Por Russell Flannery

Las grietas en el modelo de negocio que ha guiado a la industria automotriz en el siglo pasado son cada vez más visibles. Las personas en el futuro tienen menos probabilidades de comprar y tener sus propios automóviles; es más probable que los compartan y los alquilen.

En los próximos años los usuarios de vehículos no serán tan propensos a estar detrás del volante, y, como resultado, podrán ser más indiferentes a las marcas elegantes. El atractivo del modelo compartido recibirá un gran impulso por la facilidad creciente de los pagos digitales. El “modelo cerrado” de una industria automovilística dominada por varios gigantes está dando paso a uno en el que las empresas de Internet jugarán un papel más importante.

Las empresas de China llevan la delantera en el mundo de segmentos clave del cambiante “panorama de la industria compartida”, explica el veterano de 30 años de la industria automotriz Bill Russo, quien hoy es el fundador y CEO de la consultora Automobility, con sede en Shanghai. Entre ellos, con su flota registrada de 20 millones de automóviles en China y más de 300 millones de usuarios registrados, la plataforma Didi Chuxing está muy por delante de su contraparte Uber; Mobike y Ofo, apoyados por inversionistas con mucho dinero, también están por encima de cualquier otra persona en el negocio de bicicletas compartidas. Las empresas financieras y de pagos móviles de China, lideradas por Tencent y Alibaba, también operan en una escala mucho mayor que sus rivales en el extranjero. Incluso el líder de búsqueda más pequeño de China, Baidu, se encuentra entre varios gigantes internacionales, incluido Nvidia, que están invirtiendo en la tecnología que operará los automóviles del futuro.

PUBLICIDAD

“La industria automotriz no quiere llamarse a sí misma una industria de servicios de transporte”, dijo Russo en una entrevista en Shanghai este fin de semana. “Están siendo arrastrados por la estrecha relación de la industria de Internet con los consumidores individuales en China”, que es el hogar del mayor mercado automotriz del mundo “. Amazon y otras compañías occidentales de Internet operan modelos de negocios muy diferentes a los gigantes chinos de Internet Alibaba y Tencent, y estas son las compañías que están invirtiendo en el futuro “de la movilidad y transporte”, dijo.

Una gran pregunta no resuelta sobre el futuro, dijo Russo:es si los consumidores optan por el transporte como servicio, ¿quién va a tener los “activos” de la industria (autos y demás) y los mantendrá?

Una posibilidad podría ser los grandes concesionarios de autos de hoy en día. En un negocio que será intermediado cada vez más por compañías digitales y en el que los propietarios de automóviles individuales serán un porcentaje menor de usuarios, los concesionarios de automóviles podrían ser “una especie en peligro de extinción”, dijo Russo. Otro posible grupo de propietarios son los “proveedores de servicios de movilidad” como Didi. Didi tiene vínculos con millones de conductores y también podría tratar de arrendar vehículos. Ya ha dicho que invertirá en estaciones de carga para vehículos eléctricos.

Otra posibilidad, sin embargo, es que los fabricantes de automóviles pasen a ser propietarios y administradores de flotas de sus propios vehículos, que a su vez serían desplegados por los proveedores de servicios de movilidad. Un ejemplo de eso sucedió la semana pasada: Geely Zhejiang, el propietario chino de Volvo y una marca nacional Geely, comenzó el 2018 con la noticia de que había recaudado 1.000 millones de yuanes, o 154 millones de dólares, en financiamiento para su plataforma de viaje compartido de vehículos eléctricos, Cao Cao, otorgando al negocio de dos años una valoración de más de 10 mil millones de yuanes. Actualmente, Cao Cao tiene una red de 12,000 automóviles ecológicos, marca Geely.

“Creo que es una movida realmente inteligente”, dice Russo. “Permite a Geely volver a incorporarse al servicio (como compañía) y vender vehículos a su propia plataforma de servicios de movilidad”. Geely, con sede en la ciudad oriental de Hangzhou y liderada por el multimillonario Li Shufu, también está ganando una mayor comprensión de los pagos financieros y un mayor firepower a través de su inversión de 300 millones de dólares para tomar el control del Saxo Bank de Dinamarca el año pasado.

Y la otra posibilidad cuando se trata de propiedad de las flotas: ninguna de las anteriores. “Podría haber una nueva clase de compañía de servicios de flota administrada profesionalmente” que surja en el espacio entre el fabricante y el proveedor de servicios de movilidad, dice Russo. En cualquier caso, parece ser un paseo salvaje para la industria del transporte, así como para sus consumidores e inversores.

 

Siguientes artículos

ford
Ganancias de Ford no alcanzan expectativas por precio de insumos
Por

Ford advirtió que precios de aluminio y acero golpearían sus ganancias, lo que costaría a la empresa unos 1,600 mdd en 2...