¿El producto o servicio que estás por lanzar al mercado cubre una necesidad real de los usuarios o una necesidad creada? ¡Cuidado! La perspectiva del usuario es la que importa; sólo el usuario sabe realmente qué necesita.

 

 

 

PUBLICIDAD

Hemos visto cómo los productos y servicios allá afuera evolucionan de manera rápida y diario salen al mercado productos nuevos. Estas “novedades” buscan satisfacer de mejor manera las necesidades actuales de los usuarios. El problema es que, en algunos casos, buscan convencer al consumidor que tiene una necesidad aún no resuelta y que finalmente existe la solución a su desesperada situación. “¿Cómo he podido vivir todos estos años sin una escalera alfombrada para que mi Yorkshire se suba a la cama sin problema?” Aunque parezca increíble, hay muchos usuarios que “caen en la trampa” la primera vez, usuarios que se convencen de tener una necesidad que no había sido aún resuelta.

Tenemos que estar seguros de entender a fondo el “problema” que estamos ayudando a resolver con nuestro producto/servicio. Hay que hablar con la gente allá afuera y verlo todo desde su punto de vista. La perspectiva del usuario es la que importa; sólo el usuario sabe realmente qué necesita y aunque no lo va a expresar tal cual, es labor del investigador indagar a fondo e interpretar. Obviamente el usuario nunca va a decirnos que necesita un producto/servicio que aún no existe, pero podemos identificar situaciones, necesidades, deseos, etc. e interpretarlos, dando como resultado productos/servicios que satisfagan necesidades reales de los usuarios allá afuera.

Aunque es esencial atraer nuevos usuarios para obtener éxito en un inicio y empezar a generar negocio, son los usuarios en crecimiento los que comprarán la siguiente generación de productos y permitirán que el negocio sea sostenible a largo plazo. Dicho de otra manera: es más fácil encontrar usuarios que compren mi producto la primera vez, que encontrar usuarios recurrentes que sigan comprando mi producto después de haberlo probado. Por esta razón, es esencial entender quién puede ser ahora y quién será el usuario de segunda generación de mi producto/servicio, antes de lanzar algo nuevo al mercado. Saber quién es mi usuario hoy y quién puede ser mi usuario el día de mañana puede hacer la diferencia y permitir a mi empresa generar productos/servicios realmente diferenciados. Conforme más productos/servicios nuevos entran al mercado, más importante se vuelve la diferenciación, ya que ésta será determinante en si logro o no permanecer vivo allá afuera.

Ya que tenemos identificado a nuestro usuario de segunda generación, tenemos que pensar en interactuar con ellos de una forma significativa que vaya más allá del producto/servicio. Debemos ser capaces de generar experiencias memorables en torno a nuestros productos/servicios.  A la gente no le gusta hablar de lo que compró, sino de lo que logró al comprarlo, de lo que sintió al probarlo, de la diferencia que notó, del impacto que tuvo en él. Las experiencias son lo que permiten que los productos/servicios sigan vivos allá afuera; y son aquello por lo que  los usuarios están dispuestos a pagar; son lo que hacen que nuevos usuarios se acerquen y que los usuarios actuales “corran la voz”; son lo que visten a los productos/servicios haciendo de ellos algo único, algo deseado, algo memorable.

Por ello, la próxima vez que estés buscando innovar en algo, no olvides los siguientes pasos:

  1. Entiende la necesidad real del usuario allá afuera
  2. Identifica que diferencia a tu producto/servicio de otros que ya existen
  3. Atrae nuevos usuarios que generen negocio inicial
  4. Identifica a tus usuarios de segunda generación
  5. Genera experiencias memorables

Logremos tener en el mercado productos/servicios que hagan mejor la vida de los usuarios, experiencias que hagan la diferencia.

 

 

Contacto:

Página web: insitum.com

Facebook: Insitum (consultoría/servicios empresariales)

Twitter: @insitum

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Competencia sí, pero sin dedicatoria
Por

La nueva Cofece recibirá una gran responsabilidad con las nuevas facultades consagradas en la Constitución. Cabe esperar...