Hay varios servicios para hacer encuestas en Internet. Twitter tiene el suyo, Google+ no se queda atrás, obvio la empresa esa que quiere todos nuestros datos, para supuestamente conectarnos, también. Aunque hay empresas mucho más dedicadas al tema que utilizan encuestadores especializados para el análisis de resultados, como lo es SurveyMonkey. Puede que varios de los usuarios asiduos a Internet ya hayan contestado al menos una de sus encuestas para temas de trabajo o la organización de algún evento social.

Pues dice esta empresa que ya realiza tres millones de encuestas al día y que usuarios al azar de esa plataforma son invitados a responder todavía más encuestas sobre temas más candentes a nivel social: encuestas electorales. Me sorprende mucho que el tema de que se adopten herramientas tecnológicas en las elecciones siga siendo tabú, además de que es la clara respuesta al “es que sale muy cara una segunda vuelta”. Sin duda la tecnología va mejorando y aunque también escuchamos de hackeos, este ruido trata de sistemas que fueron advertidos de vulnerabilidades y no las corrigieron (como lo son los casos del ransomware que hemos escuchado en semanas anteriores).

El equipo de SurveyMonkey pidió a personas que votaran por su candidato favorito en las elecciones de EU así como que compartieran por quién votaría en las elecciones del Reino Unido. De estas dos actividades electorales, como toda encuesta, tuvieron un rango de error y le atinaron a algunas cosas y a otras no. Sin embargo su nivel de precisión ha mejorado y hoy en día muchos los comparan contra las mejores encuestadoras telefónicas. La gran diferencia entre los dos tipos de encuesta es que la telefónica es más tardada, más costosa y, sí, más análoga.

La realidad es que los demográficos de hoy en día ya no cuentan la historia de edad, género y preferencias basadas en geografías. Los demográficos de hoy son mucho más completos y los grupos de datos son mucho más complejos. Aunque podemos filtrar con preguntas específicas nuestras encuestas, también podremos encontrar historias graciosas detrás de las respuestas. Por ejemplo, los resultados de SurveyMonkey también pueden contar la historia de por quienes votaron los usuarios de Android Vs. iPhone o los de Windows Vs. Mac; aunque ahora que Chrome es el navegador más usado, sería interesante saber por quién votaron los de Firefox, Chrome y Explorer.

PUBLICIDAD
Fuente: Axios

Llegando al punto en el que las instituciones electorales hablan de costosas segundas vueltas para responder a la pregunta de cuál de los dos que ganaron tercios es el verdadero ganador y no quién se quedó con más del 33.3333% de unas elecciones (o 37% dirán algunos) esto sigue diciendo que 63% no votó por esa opción. Es por ello que países que entienden un poco más acerca del valor democrático sobre el valor partidista utilizan el ballotage o segunda vuelta.

Esto es especialmente relevante porque quienes corren con el costo económico de las elecciones son los ciudadanos, ya que seguimos pagando con nuestros impuestos la existencia de partidos, instituciones electorales y las fuerzas policiales que, en teoría, cuidan que las urnas no sean robadas. Tal vez la tecnología haga entender a los institutos electorales que esa opción no es tan costosa, al menos económicamente o ¿será que se referían al costo político?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Marketing de mascotas un nicho muy lucrativo
Por

Los dueños de mascotas, están prefiriendo tener más mascotas que bebés, en los autoservicios, el espacio dedicado a las...