La renta de paneles solares permite que los usuarios ahorren entre 30 y 50% del pago del recibo de luz, el costo de generación de energía solar se ha reducido tres veces en los últimos años.

 

Las energías renovables están expandiendo su espectro de mercado al grado de llegar a casi todas las actividades de la vida cotidiana. Caso concreto es el de la energía fotovoltaica que, además de instalarse fácilmente en techos, muros y áreas abiertas, se está convirtiendo en una alternativa económica cada vez más viable para los consumidores.

La utilización de este tipo de energía, que se vale de la radicación solar como insumo, se ha convertido en una opción de valor en el mercado que ha incrementado su actividad en 1,200% en los últimos cuatro años, según datos de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

PUBLICIDAD

El valor de mercado de la generación distribuida, es decir, aquella que se produce en el lugar donde se consume, supera los 8,000 millones de dólares y generaría hasta medio millón de empleos directos en los siguientes seis años en el mundo, indica la ANES en su página web.

En la actualidad, la energía solar es más benigna, estabilizada y con altos potenciales que permite a los usuarios hacer uso de ella sin dañar el medio ambiente, comenta Luis Roberto Pérez Aguirre, co fundador del Proyecto Terra, empresa de energía solar dedicada entre otras cosas a rentar paneles solares.

Pérez Aguirre destacó la importancia de la energía solar y platicó sobre cómo su empresa ha incursionado en el sector para crear una alternativa para los consumidores finales con un modelo que permite la viabilidad de la inversión en activos de energía renovable.

Proyecto Terra se ha enfocado al negocio del suministro de paneles solares que permiten a los consumidores ahorros económicos inmediatos de entre 30 y 50% en su factura por consumo de electricidad.

La empresa dirige sus expectativas a atender a altos consumidores de energía en el ramo residencial que reciben el suministro de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Los paneles instalados por Proyecto Terra son propiedad de la empresa, no del cliente y éste sigue pagando el consumo de electricidad a la comisión, pero con ahorros superiores al 30%.

De hecho, el usuario no paga ni un centavo durante el primer mes. Los costos de instalación y del activo los cubre Proyecto Terra. A partir del segundo mes los usuarios cubren un monto por concepto de renta de los paneles que no se compara con los pagos elevados que tendrían que cubrir a la CFE.

Otro aspecto que considera la organización de Luis Roberto es la participación de empresarios interesados en invertir en activos de energía renovable para obtener beneficios por arriba de lo que otro tipo de activos les pueden dar. Las rentas de los consumidores van a un fondo de inversión y, con el paso del tiempo, el dinero regresa a manos de los capitalistas, quienes no tienen nada que hacer,  ni negociar la importación del contenedor del panel, sólo tienen que firmar el contrato donde vienen especificados los flujos que van a recibir.

Proyecto Terra es un ejemplo más de la magnitud que está tomando la energía fotovoltaica en nuestro país, sobre todo si se toma en cuenta que el costo de los paneles solares se ha reducido en más del 60% en los últimos tres años. En 2010 el costo de producción por kilowatt era de 1.81 dólares, en la actualidad se ubica en 0.60 dólares por kilowatt.

Contacto:

Twitter y Facebook: @earzate2003

E-mail: [email protected]

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

peso
Hacienda destinará 1,200 mdp para Chiapas, Guerrero y Oaxaca
Por

Estos recursos forman parte del Plan para el Desarrollo del Sur del país, indicó la Secretaría de Hacienda y Crédito Púb...