El nuevo primer ministro italiano impulsará una agenda de crecimiento que ayudará a activar la economía y aliviar las medidas de austeridad por las que atraviesa la zona euro actualmente.

 

Reuters

ROMA.- Enrico Letta, el nuevo primer ministro italiano, ganó el voto de confianza final a su Gobierno de coalición, antes de iniciar una gira europea para impulsar su agenda de crecimiento en lugar de la austeridad para revivir la economía golpeada por la recesión.

PUBLICIDAD

Incluso antes de partir, Letta quedó bajo presión de sus socios en el Gobierno para renegociar el compromiso de Roma de mantener su presupuesto dentro de las reglas de la Unión Europea. Esto mostró las dificultades que enfrenta como titular de una coalición dispar.

Letta, quien juró en su cargo, ganó fácilmente un voto de confianza en el Senado después de obtener una victoria similar en la Cámara baja el lunes.

Inmediatamente después partió hacia Berlín para reunirse con la canciller Angela Merkel, la defensora de las impopulares políticas de ajuste presupuestario de Europa.

Mañana, Letta viajará a París donde probablemente encuentre un aliado en el presidente francés Francois Hollande, quien también está intentando cambiar el énfasis hacia el crecimiento en lugar de la austeridad.

El mandatario también irá a Bruselas, donde planea conversar con el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso.

Letta, de 46 años, asumió el liderazgo de una economía, la tercera más grande de la zona euro, en medio de una crisis severa, con el desempleo en su punto más alto en 20 años y la recesión, la más larga desde la Segunda Guerra Mundial, prolongándose todo el año.

En una señal de la intensa presión que enfrentará, el cuatro veces primer ministro Silvio Berlusconi amenazó con retirar de la coalición a su partido de centroderecha Pueblo de la Libertad si no deroga un impopular impuesto inmobiliario.

Berlusconi, quien no está en el gabinete pero juega un rol decisivo detrás de escena, agregó que el Gobierno debe renegociar los compromisos de déficit de la UE, haciéndose eco de comentarios similares hechos más temprano por dos de los mismos ministros de Letta.

Pero la ministra de Relaciones Exteriores, Emma Bonino, una ex comisionada europea, respondió que “Italia no puede alterar sus metas”, una visión repetida por un portavoz de la Comisión Europea en Bruselas.

“Las metas, los objetivos siguen siendo los que han sido acordados”, dijo el portavoz de la comisión, Simon O’Connor.

Hablando en el Senado antes de la votación de confianza, Letta argumentó que “la necesidad de Italia de aliviar las medidas de austeridad durante la crisis económica era compartida por muchos países europeos”.

“Lo que está pasando en Italia está pasando en todo Europa”, declaró Letta

 

Siguientes artículos

Suben bolsas por esperanza en bancos centrales
Por

Las opiniones permanecen divididas sobre si el BCE bajará las tasas de interés.   Reuters LONDRES.- Las bolsas europeas...