Tanto en los mercados de contratos futuros como en el de opciones existen dos tipos principales de participantes: los especuladores y los que sólo buscan cubrirse (hedgers).

 

 

Un hombre de quien, por su fama de sabio, se cuentan anécdotas muy curiosas, es Tales de Mileto. Su vida transcurre alrededor del año 600 antes de Cristo en el pueblo de Mileto, en Asia Menor, en la zona que hoy ocupa Turquía. Una de las cosas que se cuentan de Tales es que algunas personas lo criticaban porque era muy sabio pero su sabiduría no se traducía en una riqueza material que lo beneficiara a él. Cansado de las críticas, Tales puso en práctica su conocimiento, y observando las estrellas y el comportamiento del clima predijo, para un año determinado, una muy abundante cosecha de aceitunas. Como no tenía dinero decidió adquirir por anticipado para ese año, y por una pequeña suma, los derechos de uso de las prensas para extraer el aceite. La excelente cosecha predicha por este sabio se materializó, y él decidió vender sus derechos por una suma muy importante, convirtiéndose en un hombre acaudalado y acallando las críticas.

PUBLICIDAD

Muchos reconocen a Tales de Mileto como el creador del concepto “opción”. Esto es aquel contrato que te da el derecho (pero no la obligación) de comprar (o vender) un bien o servicio.

Así, un instrumento adicional que puedes adquirir en una bolsa de futuros es una opción. Un contrato de futuros te provee una enorme ventaja si deseas cubrirte en contra de las variaciones de precios de ciertos productos (como lo vimos en el blog publicado el 19 de mayo). Sin embargo, es probable que no tengas el tiempo de estar dando seguimiento a los movimientos del precio de tu contrato de futuro y de lo que ocurre con tu saldo en la cámara de compensación. Por ello, el mecanismo muy conveniente para adquirir coberturas disponibles en las bolsas de futuros son las “opciones”. Dicho en palabras muy sencillas, una opción es un seguro que te cubre en contra de variaciones súbitas de precios y en que pagas una prima de riesgo por tener acceso a un bien, en un futuro determinado, a un precio previamente establecido.

Tales de Mileto pagó por adquirir el derecho de usar las prensas de aceitunas ese año a un precio preestablecido. Sin embargo, él no estaba obligado a usarlas. Si sus predicciones no hubieran sido certeras, no hubiera ejercido su derecho y hubiera perdido el pago que realizó. Por fortuna para Tales, sus predicciones se cumplieron y ejerció su derecho.

En un mercado de futuros, si tú, al pagar una prima, adquieres el derecho pero no la obligación de comprar un bien determinado a un precio establecido, se dice que estás comprando una opción “call”. Por el contrario, si tú, al pagar una prima, adquieres el derecho pero no la obligación de vender un bien determinado a un precio preestablecido, se dice que estás adquiriendo una opción de tipo “put”. Por ejemplo, usando esta terminología diríamos que Tales de Mileto adquirió una opción call. Tenía el derecho pero no la obligación de comprar el servicio de uso de prensas de aceitunas.

Tanto en los mercados de contratos futuros como en el de opciones existen dos tipos principales de participantes: los especuladores y los que sólo buscan cubrirse (hedgers). La participación de los especuladores en estos mercados siempre es bienvenida debido a que éstos le proveen de liquidez. Esto es: si deseas vender, muy probablemente te encuentres con un especulador que te quiera comprar. Si deseas comprar, muy probablemente te encuentres con un especulador que te quiera vender. Sin embargo, ser especulador es riesgoso. En los mercados de futuros se ha observado que malas experiencias han surgido cuando individuos que participan como hedgers (que originalmente buscan sólo cubrirse) deciden cambiarse a ser especuladores.

Mejor, si eres sabio como Tales de Mileto, ¡usa las opciones a tu favor!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected] y [email protected]

Facebook: manuel salceda

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

¿GM busca sacrificar a su nueva CEO?
Por

Hay teorías de la conspiración que afirman que existe un complot masculino al interior de GM para hacer de Mary Barra el...