Tras el anuncio hecho ayer por Motorola, platicamos con el creador del teléfono modular, su visión del equipo y el alcance de su colaboración con la compañía. 

 

Por Parmy Olson

 

Ayer Motorola hizo público un proyecto que había mantenido en secreto durante el último año. El Proyecto Ara para construir un smartphone modular personalizable resultaba tan poco ortodoxo que rayaba en el ensueño. ¿Los consumidores querrían un teléfono con componentes que podrían intercambiar? ¿No lo haría parecer torpe? ¿No sería el precio una pesadilla?

Motorola consiguió su voto de confianza el mes pasado después de que su atención fue captada por un video concepto animado hecha por el diseñador holandés David Hakken, que había acumulado millones de visitas en YouTube. Hakken propuso un smartphone hecho de “Bloks” que se pueden intercambiar  cada vez que se dañen o haya una actualización. La idea no era nada nueva a la luz del concepto de Xtrud de Sony o el trabajo de Bug Labs.

Sin embargo, la idea elegantemente empaquetada de Hakkens tocó una fibra sensible en el público de una manera incomparable. Hoy su video se acerca a 17 millones de hits, y aunque lleva el sello de un hit viral a corto plazo Motorola le ha pedido construir una comunidad de seguidores en torno a su Project Ara, ya en desarrollo, para ayudarlo a ir más lejos. “Hemos hecho una profunda labor técnica”, dijo Motorola. “David ha creado una comunidad.” Hablamos con Hakkens desde su casa en Eindhoven, Holanda, para conocer más detalles sobre la asociación y sus planes.

FORBES: ¿Vas a trabajar con otros fabricantes de dispositivos o tu asociación con Motorola es exclusiva?

HAKKENS: No. Es una forma muy abierta de trabajar juntos. Pero creo que Motorola, como Google, es el socio adecuado para establecer la base. No creo que en este momento tengamos otros socios, pero si alguien quiere colaborar siempre estaremos muy abiertos a eso. Cuanto más, mejor, pero si no llegan, continuaremos trabajando.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Motorola?

Lo bueno es que ellos querían colaborar conmigo, así que me contactaron. Yo pensé “Ok. ¡Bien!” Les pregunté qué tenían en mente, entonces me hablaron de su idea. Me gustó mucho la visión que tenían. A partir de ahí seguimos hablando de las diferentes formas de trabajar juntos. Y su primera opción era llevarme a trabajar con ellos, pero tuve esta sensación de que si ellos tomaban la dirección equivocada, entonces yo no tendría influencia en esa dirección. Así que acordamos que yo me encargaría de la comunidad y ellos en la parte técnica. La comunidad puede mantener el control de la dirección que tome el proyecto.

¿Has hablado con Google también, o sobre todo con Motorola?

Principalmente Motorola.

¿Cuál será tu papel en la construcción de esta comunidad?

Hicimos un acuerdo, vamos a construir este proyecto de manera abierta, por lo que la gente podrá participar enviando comentarios, sugerencias, consejos y discutiendo nuestras propuestas. El papel de Phonebloks será gestionar ese contacto. Estamos pensando en la creación de una plataforma en línea donde la gente puede publicar preguntas específicas e incluso podrá votarlas. Las mostraré a Motorola como portavoz de la comunidad. Nunca se ha hecho nada de esta magnitud con una compañía tan grande.

¿Qué significará “abierto” para Motorola?

Ellos continuarán desarrollando pero compartirán su trabajo en línea, por lo que la gente también podrá revisarlo y dar su opinión. Motorola podrá hacer preguntas sobre aspectos en los que se sientan empantanados, por ejemplo, cuestiones técnicas sobre protocolos o un nuevo nombre. En realidad, no se ha hecho antes, así que no estamos seguros de cómo será.

¿Se puede cuantificar el tipo de respuesta que has estado recibiendo, más allá de la popularidad de tu video?

He recibido más de 6,000 mensajes de correo electrónico, hasta antes del anuncio de Motorola. Tenemos 960,000 seguidores en Thunderclap y hoy todos enviaron un mensaje o tweet sobre Phonebloks, y de esa manera llegamos a 370 millones de personas.

¿Motorola te financió de algún modo?

No queremos depender de Motorola para el financiamiento. En estos momentos estamos construyendo una plataforma en línea para que las personas colaboren. Si en dos meses Motorola vira en una dirección completamente diferente y no me gusta, podemos decir que nos bajamos del barco. Queremos ser independientes. No creo que vaya a suceder.

¿Cuál es el mercado objetivo de este tipo de teléfono?

Cuando comencé este proyecto pensé que iba a personas que se preocupan por el medio ambiente. Pero luego todo un grupo de Internet se acercó, amantes de los teléfonos personalizables, que no quieren tirar nada. Cuando reviso mi email no encuentro un perfil definido. Ésa es la meta que nos fijamos: que sea un teléfono para todo el mundo.

¿Te imaginas a los desarrolladores de hardware usando impresoras 3D para crear sus propios componentes?

Sí, eso es definitivamente algo en la lista que vamos a explorar, que los desarrolladores puedan crear sus propios bloques en su casa, o producirlos localmente.

¿Correrá en Android?

Android es la opción obvia, pero no estoy seguro todavía. No lo hemos decidido. Eso es algo que discutir con Motorola y Google, pero eso es lo que me gusta de este proceso. Si Motorola dice que vamos a correr en Android y luego la comunidad dice que no, eso tendrá un peso. Motorola no podrá simplemente ignorarlo.

Así que otras plataformas de código abierto como Firefox OS o Ubuntu sería una opción.

Por supuesto. No lo hemos decidido. Por el momento todo se trata del hardware y tenemos que ver cómo funciona.

¿Qué piensas del prototipo Ara de Motorola cuando te lo mostraron?

Se ve muy bien, pero yo estoy más interesado en su visión y su plan. No me importa si el modelo se ve bien, porque lo vamos a desarrollar en conjunto y podrá lucir diferente. Aunque que es modular, se sentía bien para mí.

¿A quién ves realmente como un disruptor entre los fabricantes de dispositivos?

Cuando publiqué Phonebloks en línea recibí una gran respuesta por parte de los fabricantes de componentes, las personas que hacen bocinas y escáneres, que están dominados por Apple y Samsung. Están abiertos y dicen que quieren construir componentes [para el teléfono modular]. En primer lugar tenemos que construir una estandarización para dar las especificaciones de cómo interactúan los componentes. Eso es lo que vamos a hacer con el Motorola y tan pronto como lo hagamos podremos involucrar a otras compañías.

¿Cuál será el mayor desafío en la creación de un teléfono inteligente modular? ¿El precio, la  ergonomía, etc.?

Todos pueden ser superados. Si es caro puedes decidir comprar bloques más baratos. El desafío es hacer que realmente funcione. Esa es la clave. Realmente debería funcionar perfectamente.

[youtube id=”oDAw7vW7H0c” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

¿Quién pierde y quién gana con el maíz transgénico?
Por

La decisión de la autoridad para aprobar la siembra de maíz genéticamente transgénico se encuentra en el aire.   La...