Los efectos negativos de retirar presupuesto para la promoción turística ya se dejan sentir con una baja en el número de asientos ocupados en los vuelos, en los cuartos de hotel y, por consiguiente, en las utilidades de las empresas, señala Pablo Azcárraga, presidente de Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET). “Y todo ocasionado por una mala política turística”.

Pero el CNET no tira la toalla. Todavía en los pasados meses de mayo y junio, después de que el Congreso había aprobado la desaparición del CPTM, Azcárraga sostuvo reuniones con altos funcionarios de gobierno para insistir en que se vuelva a dar recursos federles a la promoción. La última de ellas, con el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, estaba programada para el martes 4 de junio, pero apareció la amenaza arancelaria de Donald Trump y no se celebró.

Se ha hablado mucho del daño que causará a la afluencia de visitantes internacionales el retiro del apoyo del gobierno federal a la promoción turística. ¿Ya se ven esos efectos?, ¿qué acciones toman las empresas para compensarlo?

Como empresarios hemos presentado una serie de estudios sobre las consecuencias de retirar ese dinero, no únicamente para la industria, sino para la economía. Nos hemos reunido con el secretario de Turismo y con Alfonso Romo (Jefe de la Oficina de la Presidencia), y después con el canciller Marcelo Ebrard. Nuestro propósito ha sido el mismo: plantear que, cuando un país, sector, industria o producto deja de promoverse, hay un efecto negativo en la demanda, con consecuencias graves.

Viendo los resultados del primer trimestre, llegamos a la conclusión de que la afectación ha sido mayor a la que estimábamos. El país ha perdido demanda, lo que se ve en la conectividad aérea, número de asientos ocupados que llegan a los destinos turísticos, en comparación con el año pasado, y en la cancelación de rutas aéreas desde algunas ciudades de Estados Unidos a playas mexicanas.

Pero también lo vemos en la ocupación hotelera, con caídas promedio cercanas a 7%. Lo peor es que, cuando hay disponibilidad (de cuartos) que no se ocupa, se buscan negocios de último momento para mejorar ese porcentaje y eso trae una caída de precios y tarifas. En el primer trimestre, esa caía fue de 15%, un golpe para las empresas turísticas en sus utilidades y eventualmente la habrá también en el EBITDA (flujo operativo) en alrededor de 20%.

Vemos cómo las empresas empiezan a ajustar sus costos operativos, y el más importante en hotelería es la nómina: estimamos que pueden venir recortes de personal. Además hay que recordar que, este año, tuvimos incrementos importantes de sueldos y de tarifas de energía, por lo que los márgenes se han apretado.

Y todo ocasionado, desde nuestro punto de vista, por una mala política turística. El turismo mundial, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT), tiene crecimientos cercanos a 5%, y vemos que este año el número de estadounidenses que sale de su país está en niveles históricos, viajando a Europa y el Caribe, o dentro de su país; es decir, hay volumen, demanda, el mercado está ahí.

También puedes leer: Aeropuerto en Santa Lucía y Tren Maya, sin atractivo para empresarios turísticos

Pero por tener detenidas completamente las campañas de promoción y publicidad, incluida el área de manejo de riesgos con que contaba el CMPT, y por no contar con las personas radicadas en las principales ciudades emisoras de turismo hacia México —que constantemente promovían el país y daban la cara para explicar problemas como el sargazo, huracanes o temblores— el daño que se hizo en la pasada temporada de invierno, que es cuando las empresas turísticas recaudan 70% de sus utilidades, difícilmente se podrá compensar en lo que resto del año, aunque nos vaya muy bien.

Hay buenas intenciones, nos reunimos, platicamos, escuchan nuestros estudios, pero nada pasa. Nuestras acciones siguen encaminadas a seguir insistiendo; esta semana tengo una reunión con el canciller y lo que pretendo es tratar de crear una mayor conciencia de que México hace 20 años implementó un mecanismo que se convirtió en una ventaja competitiva: a través del pago del derecho de no-residente (DNR), o sea, del cobro de 25 dólares a cada visitante internacional que llega por avión, recaudábamos 300 millones de dólares (mdd) anuales, que permitían llevar a cabo la promoción turística de México.

Sentimos que si se regresa ese dinero a la promoción, que está etiquetado por ley, podríamos revertir el daño que se está ocasionando.

¿Ese daño que describe es temporal, en tanto se organizan como industria y con los consulados para continuar con la promoción?

No es temporal, puede ser permanente, e implicar el regreso a prácticas del pasado, cuando la promoción turística se hacía con poco presupuesto, se entregaba tarde y gastaba mal.

Lo que sucede es lo siguiente: todas las empresas tenemos nuestros presupuestos publicitarios y destinamos 10% de nuestros ingresos, en adición a eso los estados y las ciudades y municipios turísticos tienen un presupuesto que se suma al de las empresas; ese presupuesto de estados y municipios viene a través del impuesto al hospedaje, o sea, los empresarios volvemos a pagar los presupuestos estatales, pero además estamos pagando el IVA. Entonces, si el gobierno piensa que al desaparecer ese dinero, para hacer uso del mismo para otros propósitos, los empresarios tenemos la posibilidad de generar esos recursos en adición a los que ya pagamos, está muy equivocado.

Todos los países tienen ese mecanismo. Los mismos turistas pagan la promoción a través del gobierno federal, que se encarga de hacer una campaña publicitaria paraguas, a la que se subordinan los presupuestos individuales de las empresas. Eso hace que haya unidad, un mismo mensaje y un manejo de crisis para todos, además de que da viabilidad a las pequeñas y medianas empresas que no generan suficientes ingresos como hacer presentes sus productos en los mercados turísticos que se interesan en el país.

Es un mecanismos que funcionaba; México creció a doble dígito los 10 últimos años, duplicamos el número de visitantes nacionales de 20 millones a 40 millones y el ingreso de divisas igual.

La frustración que tenemos los empresarios es algo obvio, particularmente entre los que llevamos años trabajando en esta industria y la conocemos -a diferencia de los gobiernos que van y vienen y que no necesariamente están familiarizados con esta problemática.

El actual secretario Miguel Torruco también conoce muy bien la actividad turística; ha trabajado desde muy joven en el sector.

Yo creo que el Secretario de Turismos tiene las manos amarradas; lo que nosotros queremos hacer, como empresarios, es ayudarlo a que le quiten esas ataduras. Creo que él requiere de apoyo, de recursos, de que el turismo sea prioritario y de una mayor conciencia de los importante de la actividad turística para la economía.

¿Piensa que Torruco, en su fuero interno, estaría de acuerdo en resarcir esos recursos al CMPT?

Creo que está en un predicamento, porque por un lado tiene que seguir la línea del gobierno, pero también sabe lo que se necesita para que crezca el turismo.

¿A ustedes como industria no les seducen los proyectos de carácter turístico y social que el gobierno se propone desarrollar en el sureste?

Hay que verlos desde un punto de vista comercial: ¿qué es lo que genera ingresos? El motivo de viaje de 90% de los turistas internacionales que vienen a México son lo que llamamos turismo de sol y playa.

Hay otro tipo de turismo, uno es el cultural, al que va encaminado el tren maya; pero difícilmente el turista que viene particularmente en los meses fríos en sus países de origen va a dejar el sol y la playa para subirse a un tren a hacer turismo cultural.

Esos mismos turistas a veces ni salen de los hoteles, no van a restaurantes ni a los comercios, vienen a lo que vienen. Por eso lo que estamos tratando de hacer los empresarios es crear un mayor conocimiento del tema comercial y la mercadotecnia, y sobre cómo funcionan los mercados, a los que no se les puede dar un tratamiento simplista.

¿Ha habido resultados de las conversaciones con los funcionarios, algún proyecto iniciado?

Hay una parálisis, estamos en un limbo. Hay dispociación de escuchar, pero no hay organización, compromiso ni voluntad política para desatorar el problema en este momento.

Volviendo al CMPT, mencionó antes la ayuda de personas que están en ciudades de dónde proviene un número importantes de turistas ¿De qué tamaño era esa estructura?

México tenía alrededor de 35 oficinas por todo el mundo, pero teníamos un equipo de gente que, insisto, estaban promoviendo todos los días la generación de turismo hacía el país. El turismo se impulsa con promoción y publicidad, pero también con personas, con relaciones públicas, con dar la cara y confianza al viajero de que hay un equipo de personas que le dan formalidad a la actividad turística, es una práctica común.

Supongo que la mayor parte de esa estructura estaba en Estados Unidos.

Muchos en Estados Unidos, pero también en Europa, Asia y Latinoamérica.

¿Hay trabajo de promoción por parte de la propia industria?

Tenemos muchas acciones. Hay destinos que han salido menos afectados, como Los Cabos o Puerto Vallarta, por ejemplo, y se siguen haciendo esfuerzos a través de la promoción. Pero cuando se quita la campaña paraguas queda al descubierto el esfuerzo de promoción turística nacional, dejamos de promover la marca México, pero dejamos de manejar las prácticas de manejo de crisis que son cruciales en este momento para el país, se deja de construir imagen.

Claramente, el turista tiene muchas opciones donde gastar su dinero y se va a ir donde considera que la va a pasar bien. Si vemos los crecimientos del Caribe, República Dominicana, Jamaica , Aruba, Puerto Rico (con todo y el huracana que vivieron), tienen crecimientos cercanos a 20%. Lo que está perdiendo México lo están capitalizando allá.

Dice usted que el turismo de sol y playa que viene a México sólo viene a eso, ¿puede ser sólo venga a eso porque es la única oferta que hay, ¿no es algo que se puede cambiar?

A ver, difícilmente los gustos y preferencias del consumidor se pueden cambiar de un día para otro.

Pero puede ser que, desde que el viajero decide su viaje, elija México en función solo de lo que hay.

Hay gente que viaja por razones culturales y hay gente que viaja por otras razones, y tienen muchas opciones. El que viaja al sol y playa no únicamente tiene la opción de venir a México, sino de muchos lugares.

Torruco ha dicho que cuando el turista sale del hotel hace un gasto mayor, además de que dispersa los beneficios a las comunidades del entorno. Y ha calificado como aberrante el desarrollo turístico de México, que tiene sitios maravillosos y grandes hoteles al lado zonas muy deprimidas.

Esa es una equivocación muy grande. Lo que se ha generado alrededor de la ciudades turísticas es a raíz del éxito del turismo, porque hay una emigración muy grande de gente de todo el país que va en busca de trabajo y no todos lo consiguen, pero se están quedando en un número importante en los destinos.

Es un gran error pensar que el turismo es injusto. El turismo es una industria verdaderamente justa, que paga muy por encima de la media nacional, que emplea principalmente a mujeres en 60% y ese es el marcador más importante de jóvenes en la economía de México. Cuando hay mujeres y hombres que trabajan en una industria, se genera un doble ingreso familiar, entonces no tiene sentido pensar que hay miseria en las ciudades turísticas.

Si vemos el Índice Nacional (de pobreza) por estado, los estados turísticos están muy por debajo del promedio. Creo que son las clásicas confusiones que hay en un discurso vacío que, de alguna forma, genera confusión y puede afectar la toma de decisiones. Esta es una industria que ha generado riqueza, si no fuera por el turismo, la gente tendría otra forma de vivir, se confunde a la opinión pública.

¿Cómo se podría abordar ese problema de la marginación al lado de las zonas turísticas, desde su perspectiva?

Nosotros estamos proponiendo que se asigne un porcentaje de lo que se recauda a través del DNR (derechos no-turísticos) a asistencia social en las ciudades turísticas.

¿Ante quienes es la propuesta?

Ahora lo estamos haciendo con el canciller.

¿Hay algún compromiso?

Estamos en eso, todavía no tengo respuesta porque la reunión la tengo la semana que entra.

 

Siguientes artículos

Fabricación de culpables detona 4,550 denuncias contra jueces y agentes en Edomex
Por

En la gestión de Eruviel Ávila, agentes del Ministerio Público del Estado de México se dedicaron a fabricar culpables pa...