La cuarta revolución industrial y el envejecimiento de la población serán las dos grandes tendencias que afectarán el trabajo en Latinoamérica y el Caribe, según el estudio El futuro del trabajo: ¿una gran oportunidad para la región?, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

A pesar de lo que contrariamente se cree, la población de la zona está siguiendo los pasos de Europa, ya que se encuentra envejeciendo: “Aunque existe el mito de que vivimos en una región joven, la realidad es que estamos envejeciendo más rápido que el resto del mundo”, explicó Carmen Pagés, jefa de la División de Mercados Laborales del BID.

“En Francia, Reino Unido o Estados Unidos, el porcentaje de adultos mayores sobre el total de la población se duplicó, pasó del 10% al 20% en más de 60 años, mientras que países como Nicaragua, México o Chile recorrerán ese mismo camino en apenas dos décadas”, sostuvo Pagés.

La ejecutiva del BID agregó que la población necesita acceder a las nuevas tecnologías para contrarrestar los efectos negativos que puede traer el incremento de adultos mayores a la zona.

PUBLICIDAD

Los latinoamericanos deben impulsar la Inteligencia Artificial, ya que en Latinoamérica y el Caribe llegan más despacio que en otros países desarrollados como Estados Unidos y Europa.

“Esto se debe a que la región cuenta con barreras, como la falta de infraestructuras o los bajos niveles de preparación de la fuerza laboral, que le dificultan la absorción de los adelantos tecnológicos”, indicó Pagés.

Otras limitaciones son: menor costo de la mano de obra, lo que provoca menos atractivo incorporar innovaciones tecnológicas para los empresarios; la mayoría de las compañías en la región son pequeñas, por lo que existe poco desarrollo en la innovación.

Te puede interesar: Las tres tendencias que revolucionarán el sector energético

De acuerdo con la Encuesta de Habilidades al Trabajo en Perú (NHAT), solo un 27% de las empresas han incorporado nuevas tecnologías, un porcentaje que se reduce a solo un 7% si no se consideran los servicios avanzados en redes.

Los gobiernos de América Latina y el Caribe también enfrentan bajas condiciones, tanto de financiamiento como de capacidades técnicas, para diseñar y llevar a cabo las transformaciones digitales necesarias.

“El futuro del trabajo en Latinoamérica y el Caribe no es un escenario predefinido, sino una realidad en construcción. Cómo sea el mercado laboral del mañana dependerá de cómo actuemos a todos los niveles”, explicó la jefa del BID.

“El futuro del trabajo” busca poner a discusión las oportunidades y minimizar los riesgos que pueden existir en el futuro para el mercado laboral en la región y exhorta a los trabajadores y empresas a generar oportunidades a través la tecnología.

 

Siguientes artículos

Panamá eliminará trabajo infantil en 2020
Por

La eliminación del trabajo infantil son parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, los cuales son...