La reforma tiene cuatro objetivos primordiales: impulsar a la banca de desarrollo, fortalecer al sector financiero, dar certeza jurídica e incrementar la competencia. Conoce cuáles son los beneficios esperados en tu bolsillo. 

 

 

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó la reforma financiera este jueves en la residencia oficial de los Pinos. Durante su discurso, el mandatario aseguró que la reforma  permitirá aprovechar mejor las favorables condiciones económicas que existen en 2014, para impulsar el crecimiento.

PUBLICIDAD

“Con más crédito y más barato, las micro, pequeñas y medianas empresas del país, tendrán un insumo esencial para modernizarse, crecer y generar empleos”, dijo.

La reforma tiene cuatro objetivos primordiales:

1 Impulsar la Banca de Desarrollo. La Reforma recupera el mandato de las instituciones financieras del Estado mexicano de promover el crecimiento, al crear mayores oportunidades de desarrollo en sectores económicos estratégicos. Se espera que  la Banca de Desarrollo tenga mayor flexibilidad en su operación, para cumplir con sus distintos fines sociales, como la igualdad de género y el desarrollo de Ciencia, Tecnología e Innovación.

2 Mejorar la certeza jurídica de la actividad de los agentes privados del sector financiero, a fin de que haya más crédito y que éste sea más barato.  La Reforma Financiera brinda nuevos esquemas para cumplir los contratos mercantiles, así como regímenes que facilitan el otorgamiento y ejecución de garantías.  Con ellos, las instituciones financieras tendrán mayor certeza jurídica y, al reducir sus riesgos, podrán prestar más a menores tasas de interés.

3 Incrementar la competencia en el sector financiero.  Con más competencia entre los bancos, habrá tasas más bajas, menores comisiones y mejores servicios.

4 Fortalecer la solidez del sector financiero.  Se han elevado a rango de Ley, diversas medidas encaminadas a la regulación, coordinación y sano desarrollo del sector.

Los beneficios

A partir de la implementación de la reforma se prevén beneficios directos como:

* Más oportunidad de mudar cuentas y créditos (incluso hipotecario y automotriz) de un banco a otro.

* La apertura de nuevos bancos y corresponsalías que permitan que las personas de comunidades apartadas tengan acceso a servicios financieros.

* Más facilidades de crédito para la actividad productiva a través de la banca de desarrollo.

* Baja en la tasa de interés de los créditos. Los bancos podrán ‘cobrarse’ más fácilmente con los bienes en garantía en caso de incumplimiento, esto reduce el riesgo y ayuda a que los bancos puedan prestar con intereses menores.

 

Siguientes artículos

Farmacéutica Zeller apuesta al mercado de herbolaria en México
Por

La empresa suiza tiene 150 años de experiencia en el mercado farmacéutico y busca en una primera etapa invertir en inves...