La reforma hacendaria propone un  déficit de 1.5 % para 2014,  la medida trae consigo desafíos en un entorno de incertidumbre por el retiro de estímulos de la Reserva Federal.

 

 

El incremento de 1.5% en el déficit público sorprendió y generará desafíos para la economía, advirtió Marco Oviedo, economista para Barclays.

PUBLICIDAD

En un comentario de análisis, Oviedo explica que el déficit de 1.5% planeado para 2014 implica que el déficit público total (incluyendo la inversión en Pemex) alcanzará 3.5% del PIB, el nivel más alto de déficit público desde 1989.

“Parece que el gobierno sólo está cerrando las brechas fiscales con los cambios en los impuestos y el gasto. El gasto gubernamental crecerá menos que el tamaño del déficit, de 24% en 2013 a 25.3% del PIB en 2014, además, las inversiones de capital sólo aumentarían 0.22% en ese periodo”, señala.

La alerta se enciende porque el déficit en que se incurriría resulta 35% mayor en términos nominales a lo que se planeaba para 2013, lo cual puede traducirse en dificultades ante el ambiente de incertidumbre global.

“(el aumento) podría ser bastante difícil en un contexto en el que la Reserva Federal está señalando el final del estímulo monetario, lo cual aumentará las tasas de referencia para los mercados emergentes. Por último, la reducción prevista del déficit del 1.5% en 2014, al equilibrio en 2016, podría tardar más de lo que el gobierno tiene previsto si la economía no se recupera tan rápido como se espera, por otra parte, podría ser difícil de cortar los gastos en el futuro”, añade.

 

Siguientes artículos

¿Llegó la última llamada para Apple?
Por

Algunos expertos afirman que hasta ahora sólo hemos visto el legado Jobs y que por fin empezaremos a ver la obra de Tim...