El verdadero desarrollo y crecimiento regional sólo será posible hasta que haya un piso parejo, real y efectivo, entre mujeres y hombres, concluyó el Foro Mujeres Poderosas de Centroamérica.

 

Por Óscar González Escárcega 

PUBLICIDAD

Durante el Foro Forbes de Mujeres Poderosas se reveló que, al paso que vamos, en 81 años se logrará la paridad en el trabajo, en 75 la igualdad en la remuneración y en 30 años la equidad en el nivel de los cargos y de puestos gerenciales dentro de cualquier organización empresarial.

Por eso, el verdadero desarrollo y crecimiento regional será posible en la medida que haya un piso parejo, real y efectivo entre mujeres y hombres tomadores de decisiones. Las cuatro etapas fundamentales en la vida de las mujeres poderosas en Centroamérica son: la formación, el desempeño profesional, el deseo por emprender y la obligación por trascender; estos puntos deben revertir las cifras vertidas durante el Foro Forbes.

Roy Alberto Mena Solano, gerente de asuntos corporativos de la empresa Sykes en Costa Rica, aseguró que la fórmula que busca todo empresario para llevar adelante su compañía se encuentra en la riqueza de la inclusión, de la diversidad y de la equidad.

“Ahí hay riqueza y como un mecanismo de sostenibilidad, las empresas deberían implementar iniciativas que permitan la incorporación de sus propias colaboradoras; hay que estimular la innovación, sensibilizando a los tomadores de decisiones para buscar una sociedad más justa y equitativa”. Subrayó que sin herramientas educativas, este tipo de emprendedurismo no existe.

Para Erika Bernal Rempening, presidenta de Grupo Bayer para Centroamérica y El Caribe, parte de la innovación consiste en atreverse a hacer cosas diferentes, nunca desistir y, sobre todo, transformar y agregar el valor que como mujeres pueden aportar a un proyecto o negocio.

Yara Argueta, CEO de Grupo Solid, recomendó “robarse las oportunidades y no esperar a que alguien se las brinde”, dijo que la mujer debe despojarse de las etiquetas y sacarse de la cabeza el tema del machismo, “es cuestión de que nos decidamos, hay que entregarse y no excusarse en el tema de ser mujer. Las mujeres tenemos más cuidado hacia el riesgo y eso se debe valorar”.

Para la integración de los equipos de trabajo, “nunca pidas algo que tú no estés dispuesta a hacer, nunca dejen de exigir, deben corregir a tiempo cada pequeña desviación y eso sí, comuniquen a todos sus planes e intenciones”, invitó a los tomadores de decisiones a compartir y repartir logros y ganancias con todos sus empleados, dijo Yara Argueta.

Por su parte y con la experiencia en medios de comunicación, Amelia Rueda dijo que uno de los cambios que la sociedad debe experimentar para llegar a una equidad de género real consiste en transformar la visión de la dádiva, de extender la mano por la de enseñar a pescar, “a eso debemos enseñar a nuestras mujeres”, añadió la periodista.

Aseguró, además, que competir entre mujeres es bastante absurdo, “debemos ser solidarias entre nosotras y eso no lo hemos logrado todavía, lo más importante es creer en nosotras mismas, que creamos en lo que estamos haciendo para no depender de los hombres”. Moisés Cohen Mugrabi, fundador y presidente de Capital Bank, organización en la que 58% de los gerentes son mujeres y el 63% de la población total de los empleados de la institución bancaria también lo son, menciona que esta composición se ha dado de manera natural, mas no como resultado una política de equidad.

“Pero conocemos la historia, encontramos que no existe nada científico sobre esto de la equidad, las mujeres tienen capacidades y especialidades que los hombres nunca vamos a tener y nos complementamos, son muy responsables, yo no veo diferencia, todos tenemos capacidad intelectual”, concluyó el banquero.

Posiblemente una de las personas con más experiencia en materia de derecho internacional y en derechos humanos es Elizabeth Odio Benito, quien se ha desempeñado como vicepresidenta del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia y actualmente es jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La también ex vicepresidenta de la República de Costa Rica se declaró feminista y advirtió que la discriminación es uno de los instrumentos fundamentales de estructuras patriarcales que ha excluido a las mujeres; sentenció que sólo en el momento en el que las mujeres tengan igualdad económica y accedan al mundo laboral de forma equitativa, el desarrollo de los países será real.

“Lo que necesitamos realmente es un cambio cultural, estructural y profundo que incluya una política de género muy clara, el continente americano es el más desigual de todos, la libertad económica es la primera, pero aún falta; la otra libertad es la física, que tiene que ver con el manejo de su cuerpo y está íntimamente ligada con el derecho a vivir sin violencia”, advirtió Odio Benito.

Para la filántropa Florencia Infante de Garza, presidenta de la Fundación Unidos por el Arte contra el Cáncer Infantil, los hechos y las estadísticas indican que en materia de los derechos de la mujer “hay un largo camino por recorrer”.

Se enfocó a la necesidad de crear políticas públicas para lograr equidad en el campo de la dignidad de la persona humana y en la salud como proyección de equilibrio social, dijo que en México, por ejemplo, el 84% de las familias son manejadas por mujeres.

“Se trata de no escindir la familia, sino de trabajar con ella. Deben crearse espacios físicos para que la familia aprenda a cuidar su salud, un mundo sin compasión ni ternura será uno generador de violencia”, advirtió Florencia Infante.

Exhortó a realizar un trabajo conjunto entre la sociedad civil, el gobierno y la iniciativa privada, hacer una alianza con el fin de crear proyectos que favorezcan a la mujer para crearle un ámbito de seguridad a ella y a su familia.

Anabelle León Feoli, socia de Impuestos y Legales de la consultora Deloitte Costa Rica, mencionó que hace 60 años las mujeres no eran consideradas como ciudadanas y, por lo tanto, no podían —entre otras cosas— votar ni ser votadas.

“Después de muchas batallas, se conquistaron derechos políticos y sociales para las mujeres costarricenses que permitieron que al día de hoy, el 38% de la Asamblea Legislativa esté integrada por mujeres, “lo que ha resultado en una legislación con perspectiva de género”, la primera en Centroamérica resaltó León Feoli.

Anabelle León concluyó diciendo que “en el pasado mujeres valientes nos convirtieron en ciudadanas. Las mujeres de esta generación nos hemos abierto camino en nuevas tareas, nuevos roles, rompiendo estereotipos. En adelante, las mujeres jóvenes tienen que garantizar esa sostenibilidad y generar nuevos avances. Ahora tenemos que trascender la igualdad alcanzada”.

El foro arrojó un compromiso entre las asistentes a dar pie a una serie de tareas que contribuyan a enriquecer y promover la cultura de género entre las instituciones públicas y privadas, así como entre los gobiernos de los países de la región.

Lara Blanco, directora adjunta de la ONU para las Américas y El Caribe, lanzó la convocatoria con el objetivo de tener métricas el próximo año para evaluar los avances.

 

Siguientes artículos

elon-musk
¿Quieres tener éxito? Evita el arrepentimiento
Por

Las personas con éxito comprobado no están libres de errores, pero hacen todo lo posible para evitar cometerlos de nuevo...