Ernesto Coppel, quien ha desarrollado destinos en el Pacífico Mexicano, piensa extender sus dominios y competir este año con los lujosos hoteles de Cancún y de Riviera Maya.

 

Por Gustavo Armenta 

 

PUBLICIDAD

La primera vez que se encon­tró con Claudia Ruiz, secretaria de Turismo, ella lo miró y señalándolo con el dedo índice, le gritó: “¡El Pacífico!”. Así identificaba la funcionaria a Ernesto Coppel, un hotelero que hoy presume tener hasta 500 millones de dólares (mdd) para invertir en otros destinos turísticos del país.

Este hombre vale más de 1,000 mdd, gracias a su cadena de hoteles Pueblo Bonito ubicados en Mazatlán, Sinaloa, y en Los Cabos, Baja California Sur. En total, el valor de sus activos asciende a 935 mdd, junto con un monto de inversiones, ya en desarrollo, por 208 mdd.

Coppel muy pronto, dejará de ser el “Señor del Pacífico”, ya que alista su arribo al Caribe, donde —adelanta— sorprenderá con una inversión de entre 350 y 500 mdd.

De ser así, se moverá en las arenas que dominan otros jefes de la hotelería mexi­cana, como José y Roberto Chapur Zahoul, propietarios del Grupo Palace Resorts, y Ale­jandro Zozaya, ceo de Apple Leisure Group, quien posee 11 hoteles de sus diferentes marcas en Cancún y Riviera Maya.

El plan es perfilar la compra de cuatro hoteles para el cierre del año, localizados en Cancún y la Riviera Maya. Todos, informa, llevarán el sello de Pueblo Bonito. Ahora está en proceso de amarrar la compra de los inmuebles buscando los mejores ins­trumentos para financiarse e invertir.

Optimista, Coppel asegura que éste es el momento para invertir; piensa que la eco­nomía en Estados Unidos está mejorando, ha disminuido la percepción de inseguridad que privaba en México y actualmente “hay muchos hoteles en venta” en todo el país.

“Estamos en un momento de oportunida­des, hay varios hoteleros que se quieren salir del negocio porque no les va bien”, acusa. “El negocio de los hoteles se está decantando y no es por la inseguridad, pero, como en todo negocio, a unos les va bien y a otros no”.

¿Acaso este personaje tiene motivos rea­les para reír? ¿Estamos frente al repunte del sector turístico, después de las pésimas cifras que se registraron el año pasado? Ernesto Coppel reconoce que su optimismo no es producto de alguna maniobra extraordinaria realizada por la administración de Enrique Peña Nieto, sino por un elemento colateral: “El leve repunte de la economía de Estados Unidos, de donde proviene la mayoría de los turistas extranjeros que nos visitan”.

Coppel, bajo este entorno, ya tiene la chequera lista para salir de compras.

resort1_buena resort11_buena

 

Siguientes artículos

El apocalipsis tecnológico se cierne sobre Wall Street
Por

El excelente desempeño de las acciones de Facebook, LinkedIn, Netflix y Tesla amenaza con repetir el estrepitoso fracaso...