Los delitos asociados a los seguros son vistos por la sociedad como hechos “audaces”; mientras, la delincuencia organizada ha extendido sus redes al sector asegurador de manera preocupante.

 

El tema de la actividad delictiva que afecta al sector asegurador es uno que merece la atención inmediata tanto de autoridades como de las compañías de seguros y sus clientes debido a su incremento preocupante en fechas recientes. Expertos concuerdan en que hay simulaciones de accidentes automotores, incendios provocados, homicidios, asociación ilícita, falsificación de documentos, uso de documentos falsos con ocasión de estafa, falsedad ideológica, robo con violencia, etc.

Para abordar este tema platiqué con mi amigo costarricense Edwin Granados Ríos, experto criminólogo especializado en temas antifraude y prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en materia de seguros, quien me expresó sus ideas sobre temas muy interesantes que nos deben hacer a todos reflexionar sobre esta problemática, mismos que le comparto en la presente colaboración.

PUBLICIDAD

Para Edwin Granados, los índices de criminalidad asociados a los seguros son difíciles de establecer y especialmente contar con elementos sólidos de prueba, lo cual deriva en una gestión altamente técnica y compleja, así como la necesidad de participación de diferentes actores, investigadores especializados y autoridades públicas diversas, los cuales tienen diversa visión del tema constituyendo, en muchas ocasiones, una seria limitante.

Asimismo, Edwin comenta que los delitos asociados a los seguros han sido motivo incluso de producciones cinematográficas; lamentablemente, este tipo de delitos son vistos por la sociedad como hechos “audaces”, lo cual hace pensar a muchos que es de “genios” lograr engañar a la poderosa compañía de seguros.

Otro dato muy interesante es que los delitos de seguros son inherentes a la vida misma del seguro; no obstante, el tema ha ido creciendo a un nivel epidémico, con porcentajes que rondan entre el 30% y hasta casi un 50% en algunas líneas de seguros, por ejemplo el seguro de automóviles, que resulta ser el más grande dolor de cabeza de cualquier aseguradora. Este tipo de fraude varía según línea y regiones; así, no ocurre lo mismo en Europa que en América, aun cuando los modus operandi son muy similares.

Definitivamente coincido en que el problema ha dejado de ser local y de control actuarial, obligando a las aseguradoras a buscar soluciones concretas, mecanismos de formación para minimizar el impacto, en algunos casos agremiándose para trabajar y compartir información clave que permita la identificación de asegurados y organizaciones criminales dedicadas a la extracción de dinero limpio de las aseguradoras.

De acuerdo con fuentes periodísticas, de enero a septiembre de 2014 el sector asegurador en México pagó 132,997 millones de pesos en siniestros, entre los que se detectaron diversos fraudes, que ya son el 10% de las reclamaciones de pagos de seguros y que se dieron principalmente en los rubros de automóviles y salud.

Así tenemos que este tipo de conductas han pasado de ser delitos comunes a delincuencia organizada y compleja, sumándose el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, lo cual complica más el panorama, pues la suma de éstos hacen necesario toda una especialidad para su combate, y en este contexto, bajo la organización de Edwin y un excelente equipo, se llevó a cabo el primer Congreso Panamericano sobre Delitos de Seguros en la ciudad de Bogotá, con gran éxito abriendo el camino para el segundo evento a realizarse en octubre próximo en la Ciudad de México.

Como aquí lo he mencionado, la delincuencia organizada ha extendido sus redes al sector asegurador de manera preocupante para –a través de mecanismos delictivos, en ocasiones sofisticados– obtener dinero limpio de empresas aseguradoras, situación que amerita un fortalecimiento urgente de sus áreas de cumplimiento regulatorio y antifraude, a fin de estar por encima de sus esquemas fraudulentos. Una de las formas más eficaces de combatir a la delincuencia es que tanto autoridades como empleados de las empresas cuenten con la capacitación y sistemas automatizados de punta que permitan detectar y detener a tiempo operaciones delictivas como son las del fraude en materia de seguros. ¿Qué opinas, estimado lector?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GarciaGibson

Página web: García Gibson Consultores, SC

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

3 modelos para evaluar la comunicación interna de tu negocio
Por

Es un paso necesario, que ayuda al logro de los objetivos de negocio, entonces ¿por qué las organizaciones no evalúan su...