Al cierre de abril de 2019, hay más de 700,000 podcasts únicos en iTunes, con más de 29 millones de episodios. Esto es un aumento de 27% vs. los 550,000 podcasts reportados en la conferencia de desarrolladores de Apple (WWDC) de junio del año pasado.

El tren del podcast (emisión de audio descargable de internet a la cual se accede mediante una suscripción) está en pleno desarrollo, con marcas grandes, pequeñas y micros, patrocinando series y creando podcasts originales.

En México, aún es territorio de nicho, casi virgen y digno de explorar más a detalle, ya que cualquier persona, con una inversión relativamente pequeña, puede iniciar un podcast. Actualmente, los más escuchados, siguen siendo grabaciones de programas precisamente de emisiones pasadas de radio y muy pocos con contenido original y de calidad confeccionados en específico para dicha plataforma.

Iniciar un podcast es un elemento de acción en muchos planes de marketing, no solo de empresas relacionados a los medios, sino de un amplio espectro de productos y servicios.

El estudio denominado “El estado del podcasting” elaborado por Statista, de este mes, me recuerda el fenómeno de marketing de contenido que Mark Schaefer definió en 2014 como “Shock de contenido”: “la época del marketing cuando los volúmenes de contenido exponencialmente crecientes se cruzaron con nuestra capacidad humana limitada para consumirlo”. Mark pronosticó rendimientos decrecientes conforme el volumen de contenido crecía. Los podcasters pagan cada vez más los anuncios en otros podcasts, o se entrevistan entre ellos mismos, para intentar que los oyentes presten atención a sus propios podcasts. ¿Nos dirigiremos ahora hacia un “Shock de Podcasts”, particularmente en relación con las marcas y el marketing?

Según un reciente Informe de Digital News del Instituto Reuters, más de un tercio de los encuestados de 22 países han escuchado un podcast en el mes anterior a la encuesta, con un nivel de adopción que varía significativamente en los diferentes mercados donde aún y cuando no se muestra a México, en un sondeo del Capítulo México de la American Marketing Association esta cifra ronda en 15% como lo ilustra la siguiente tabla:

Tras el lanzamiento de iTunes Analytics en diciembre de 2017, los primeros datos sugieren que la mayoría de los podcasts se escuchan durante al menos el 90% de su duración, lo que desalienta la opinión de que los jóvenes tienen una capacidad de atención mínima. Con un gasto publicitario en podcasts en los Estados Unidos de hasta 220 millones de dólares, podrían ofrecer una oportunidad comercial importante para los editores, así como una ruta para atraer a los millennials que son difíciles de alcanzar en América Latina.

Los podcasts son una amenaza y una oportunidad para las radiodifusoras existentes. Permiten llegar a nuevas audiencias más allá de las fronteras nacionales, y en nuevos dispositivos, pero las bajas barreras de entrada también han abierto la competencia a una amplia gama de nuevos participantes, incluidos los periódicos y las marcas digitales. En muchos países (europeos) también están desafiando el tono relativamente neutral de la transmisión de radio al inyectar opiniones más fuertes y una mayor variedad de puntos de vista. En sociedades menos libres, están ofreciendo una plataforma relativamente abierta para el debate democrático que, al menos en teoría, es un poco más difícil de cerrar. Críticamente, la demografía de podcasting es explosiva. La generación más joven está adoptando el contenido y en un formato que funciona para ellos, una tendencia que parece poco probable que se revierta en el corto plazo.

 

Contacto:

Twitter: @CesarEnriquez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México nuevo sitio de acción de cibercriminales
Por

Estafadores se están aprovechando de la rápida expansión de la economía regional en el ciberespacio al mismo tiempo que...