Investing.com.- Uno de los sectores de la economía más expuestos al brote del coronavirus es el sector aéreo. El alcance del daño a esta parte vital de la economía amenaza con ser enorme, pues la gente no para de cancelar sus viajes, mientras que empresas y Gobiernos de todo el mundo ponen freno a los planes de viaje de sus trabajadores.

Las pérdidas de ingresos de las aerolíneas a nivel mundial ascenderán a 63,000 millones de dólares este año, incluso aunque se contenga el brote, y podría aumentar hasta 113,000 millones de dólares si se propaga aún más, estimaba el jueves la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) en un informe.

Lo último “podría compararse en escala a lo que experimentó el sector durante la crisis financiera mundial”, explica el organismo del sector comercial.

Como las acciones de primera línea que se llevan el primer golpe de las presiones recesivas, las aerolíneas han ofrecido una actuación muy por debajo de la del sector durante el desplome general de este mes. Desde los máximos históricos registrados en los mercados de valores el 19 de febrero, las acciones de las aerolíneas estadounidenses y europeas han caído un 21% y un 30% respectivamente a finales de la semana pasada, frente a la caída del 14% de los principales índices de ambas regiones.

Southwest Airlines (NYSE:LUV) advertía ayer a los inversores de que el brote le costará a la aerolínea estadounidense hasta 300 millones de dólares durante el primer trimestre. “En los últimos días, la compañía ha experimentado una importante disminución de la demanda de los clientes, así como un aumento de las cancelaciones de viajes, lo que se supone que puede achacarse a las preocupaciones relacionadas con los casos reportados de COVID-19”, explica la aerolínea. Las acciones de Southwest cayeron un 3,6% ayer hasta 45.28 dólares.

Valor en las acciones desplomadas

Mientras que las aerolíneas más grandes del mundo encajan el golpe de la propagación del coronavirus, hay inversores que están encontrando valor en las acciones de las aerolíneas desplomadas. Su teoría es que el miedo relacionado con el virus no puede dañar permanentemente la capacidad de estas compañías para generar ingresos y que volverán a levantarse una vez se contenga el brote.

Con los tipos de interés cayendo rápidamente y los gobiernos listos para proporcionar estímulos, algunos inversores apuestan por el buen estado a largo plazo de la economía estadounidense, que ha mantenido varios años una sólida senda de crecimiento con una bajísima tasa de desempleo.

Las acciones cerca de mínimos históricos en relación con el mercado de valores en general, las aerolíneas suponen una operación de bajo coste para aquéllos que quieran comprar en los descensos, especialmente en el caso de Estados Unidos, donde la AITA espera que el impacto del brote sea menor, y donde la mayoría de los transportistas están financieramente a salvo.

Warren Buffett, el inversor en valores más famoso del mundo, está en el equipo de los optimistas. Su gigantesco holding empresarial Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa) ha aumentado su participación de Delta Air Line la semana pasada, después de que el valor de las acciones de la aerolínea se desplomara un 20% en los últimos siete días al caer los mercados.

Berkshire adquirió más de 976,000 acciones por unos 45.3 millones de dólares, o un precio medio de 46.40 dólares, según informaba el lunes. Tras esta operación, las participaciones de Berkshire en Delta aumentaron hasta casi 71.9 millones de acciones, según el informe.

Pero si usted no es tan optimista como Warren Buffett sobre el futuro de la economía, entonces realmente no es el momento adecuado para comprar acciones de aerolíneas, ya que estas acciones podrían sufrir más pérdidas antes de tocar fondo.

Sólo para dar perspectiva, las acciones de Delta Air se desplomaron hasta alrededor de 5 dólares a mediados de la crisis financiera de 2008 para después recuperarse los siguientes 10 años hasta registrar máximos de 63.44 dólares en julio de 2019. Ayer cerraron con pérdidas de un 7.2%, en 45.01 dólares.

Las acciones de Air Canada (TSX:AC), cuyas acciones lideraron el sector de las aerolíneas el año pasado, tras subir un 87%, se desplomaron hasta 0.78 dólares canadienses en 2009. Pero esta actuación del año pasado venia después de una década de fuerte repunte, llevando el precio de sus acciones a más de 50 dólares canadienses por acción. Ayer las acciones cayeron un 8.2% para cerrar en 32.16 dólares canadienses.

En conclusión

Es difícil predecir cuánto puede llegar a empeorar la caída actual de las acciones de las aerolíneas, dadas las incertidumbres asociadas con el brote del coronavirus y su impacto en la economía global y en el sector de los viajes en particular.

Pero si quiere posicionarse a contracorriente y apostar por las acciones de las aerolíneas, entonces las acciones de las aerolíneas estadounidenses, que tienen bajos niveles de deuda, son probablemente su mejor opción. Encabezando esta lista se encuentran Delta Air, United Airlines Holdings (NASDAQ:UAL) y Southwest.

 

Siguientes artículos

recuperación económica Covid-19
Peso se hunde a su peor nivel en 6 meses; BMV reporta su segunda peor caída del año
Por

El peso se depreció a su nivel más débil de seis meses, en medio de una ola global de aversión al riesgo desatada por pe...