La era de la personalización ha llegado y dominará la escena industrial y del mercado en este siglo. Con innovación.

 

 

Nunca había sido tan fácil construir un avión, un carro de carreras o un robot utilizando piezas de Lego como ahora. Te sugiero que entres a esta página de Lego, donde podrás bajar un programa que te ayudará a construir el objeto que prefieras. Una vez que hayas terminado lo envías a la fábrica de la empresa, donde unos robots en producción lo construyen para ti y en una semana lo tienes en tu casa.

PUBLICIDAD

BMW te ofrece algo similar, permitiéndote diseñar tu propio automóvil, con los interiores, los exteriores, los elementos de seguridad y comodidad que prefieras.

Lo mismo sucede con Nike, ya que puedes personalizar tus tenis con los colores, la suela, el diseño que gustes; hasta puedes insertarles tu nombre.

 

 

 

 

 

 

 

La era de la personalización ha llegado y dominará la escena industrial y del mercado en este siglo. No solamente autos, juegos y tenis hechos a tu gusto, sino computadoras, muñecos de peluche, ropa, muebles y hasta vinos. La empresa Elite Vinters te permite crear tus propias combinaciones de uvas para agregar a un pedido especial de vinos que hagas. Puedes combinar por porcentajes de Syrah, Merlot, Cabernet y otras uvas que deberán contener las botellas de vino que ordenes, así como la levadura, el roble y cantidad de alcohol que lleven.

¿Porqué es posible hoy la personalización? El mass-customization, como también se le conoce a la personalización de productos y servicios, es posible hoy gracias a la tecnología flexible que se ha integrado a los procesos de diseño, prototipo, producción y distribución. Desde hace mucho tiempo, los servicios eran personalizados, ya que permitían que las manos que participaban se adaptaran a las necesidades del cliente; sin embargo, cuando se requiere producir bienes, la personalización es mucho más compleja por los inventarios, programación de máquinas, manejo de materiales, empaque, etcétera. Uno de los pioneros en la personalización de productos y en transformar la producción para adaptarse a los gustos del cliente fue Dell, que a principios de los noventa comenzó a permitirle al cliente seleccionar las características (disco duro, memoria RAM, pantalla, sistema de audio y otras) de sus computadoras, a través de su página web, y en 14 días la recibías en tu oficina o domicilio. Y mientras muchas empresa siguieron al líder y le aprendieron, éste re-enfocó su estrategia a menos personalización más masificación y comenzó a perder mercado.

 

Cinco beneficios de involucrar al cliente en el diseño y fabricación de los productos:

  • Mayor satisfacción de necesidades y deseos: debido a que cada cliente decide las características de su producto o servicio, existe una mayor posibilidad de satisfacer las expectativas de cada cliente en particular.
  • Co-responsabilidad en el diseño: al involucrar al cliente en la selección de características del producto estás haciéndolo co-responsable de la creación del mismo y, por ende, las devoluciones son mucho menores, así como las quejas y reclamos.
  • Menores inventarios: siendo que la empresa produce los bienes que han sido diseñados y aceptados por los clientes, los inventarios empiezan a descender, ya que no son necesarios.
  • Inteligencia de mercado: la empresa tiene una mucho mejor información en cuanto a lo que el mercado desea, por lo que puede adaptar mejor sus campañas de marketing, así como crear adecuadamente las nuevas líneas de productos hacia el futuro. En el pasado se utilizaban los métodos de prueba y error, encuestas, entrevistas, focus groups, y el más nuevo eran los laboratorios de usabilidad; sin embargo, para conocer lo que el cliente desea, los sistemas de personalización están haciendo obsoletos estos métodos.
  • Vinculación emocional del cliente con la marca: cuando se le permite al cliente participar en el proceso de diseño y producción del producto que utilizará, la vinculación de éste para con la marca y la empresa aumenta sensiblemente, ya que no se siente como un consumidor más, sino como un creador o innovador en ella.

 

Sin embargo, no siempre el cliente se puede involucrar en el diseño y producción de un bien, aunque cada vez se generan más posibilidades para esto.

 

Algunas características que sí permiten y cuando es importante que el cliente se involucre son:

  • El cliente tiene suficiente información.
  • Existen características flexibles en el producto que puedan ser intercambiables por el usuario.
  • Hay muchas interacciones cliente-proveedor lo que hace valiosos los sistemas de personalización para evitar el método de prueba y error.
  • La satisfacción de deseos del cliente depende de la subjetividad del cliente, es decir, cuando hay muchos nichos de mercados, como en el mercado de las computadoras, la ropa, los alimentos, los autos, los juguetes y hasta las casas.
  • Se permite el uso de la tecnología en las etapas de diseño, prototipo o producción.
  • La estandarización no ha resultado en el pasado y, al contrario, ha mantenido insatisfechos a los consumidores.

 

Con la revolución industrial, el número de diseños o formatos de los productos cayó dramáticamente. Comenzó la era de la estandarización, ocasionando una caída en los precios de los productos, pero al mismo tiempo en la satisfacción de los deseos de los consumidores, ya que por ser un producto estándar se satisfacían de manera promedio las expectativas o deseos de los clientes. Pero con la introducción de la tecnología flexible en los procesos de diseño, producción y logística, el número de formatos del mismo producto aumentó, impactando positivamente en la satisfacción de deseos de los consumidores, manteniendo costos aún bajos, por lo que el valor agregado que las empresas ofrecen a los usuarios es significativamente mayor.

La personalización de productos, que equivale a un conjunto de innovaciones que permiten adecuar los productos y servicios a las necesidades y deseos de cada uno de los clientes, ha permitido ya a muchas empresas incrementar su capacidad de agregar valor a sus mercados. En tu empresa, ¿cómo has pensado introducir esta tendencia de involucrar al cliente en el diseño y producción de su producto?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: rperret1

Twitter: @ricardopeer

Páginas web: Ricardo Perret – Socio Mindcode & BrainscanMindcode

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Conflictos sociales y economía: primero lo primero
Por

Lo primero es superar los conflictos sociales que impactan de manera negativa la economía global, pero que sobre todo af...