Es silenciosa y de caras consecuencias: la osteoporosis

Es menos frecuente en las personas que hacen ejercicio habitualmente. (Foto: Reuters)

Una de cada 12 mujeres y uno de cada 20 hombres va a presentar una fractura de cadera después de los 50 años, y lo más probable es que esté asociada a la osteoporosis. ¿Hay forma de prevenir esta enfermedad?

 

El 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis. Probablemente alguien en tu familia tiene osteoporosis, casi siempre la abuelita o la mamá. Pero si aparentemente no les duele nada, ¿por qué hay que estar al pendiente de esta enfermedad?

La osteoporosis es una patología de los huesos poco conocida y poco diagnosticada en nuestro país, y en general en varios países de América Latina. El problema es cuando la osteoporosis tiene consecuencias, y cuando éstas resultan realmente caras, económicamente y en calidad de vida.

La osteoporosis es una enfermedad metabólica de los huesos que tiene como principal característica la disminución de la masa ósea, que provoca una fragilidad mayor, haciendo que las fracturas sean mucho más frecuentes en quienes la padecen.

El riesgo de la osteoporosis aumenta con la edad, es más frecuente en mujeres y en personas que fuman o fumaron mucho tiempo. Es menos frecuente en aquellos que no tienen padres con osteoporosis y que además hacen ejercicio habitualmente.

El problema con la osteoporosis es que, una vez instalada, el riesgo de fracturas es muy alto. Las fracturas que más se asocian a esta enfermedad son la de cadera, de vértebras y de húmero. Cuando uno de estos huesos se fractura, las más veces el tratamiento implica una cirugía, y una posterior rehabilitación. Estos procedimientos son muy caros y le cuestan mucho al país.

Se realizó un estudio en el 2010 apoyado por la Fundación Internacional de Osteoporosis con datos de personas mexicanas, en el cual se estima que actualmente 17% de las mujeres y 9% de los hombres mayores de 50 años en México tienen osteoporosis en la columna lumbar, y 16% de mujeres y 6% de hombres también mayores de 50 años tienen osteoporosis en la cadera. Esto, considerando que la población de nuestro país está envejeciendo, cada vez va a ser mayor.

Se estima que una de cada 12 mujeres y uno de cada 20 hombres va a presentar una fractura de cadera después de los 50 años, y lo más probable es que estas fracturas estén asociadas a osteoporosis.

Éste puede resultar un gran gasto para el país, ya que una persona que se fractura se va a encontrar limitada en sus actividades por un tiempo largo, lo que implicará una baja en su productividad laboral, además de que en sí la pura fractura y su tratamiento resulta carísimo. El tiempo de hospitalización después de una fractura de cadera va de los 5 a 10 días, dependiendo de la institución, y en 2006 en nuestro país se gastaron más de 97 millones de dólares en tratamientos, diagnósticos y rehabilitación por las fracturas de cadera.

El costo por evento de fractura de cadera es de entre 4,000 y 14,000 dólares, teniendo en cuenta las diferencias en las prótesis, materiales de osteosíntesis y la institución ( pública o privada) donde se realicen los procedimientos. Es mucho dinero si consideramos que para 2050 se estima que vaya a haber más de 110,000 casos de fracturas de cadera por osteoporosis.

El tratamiento de la osteoporosis, antes que resulte en una fractura, no es tan caro. Hay actualmente muchos medicamentos y terapias disponibles que pueden prevenir estos desenlaces. El diagnóstico generalmente se realiza con aparatos llamados densitómetros, que miden la densidad de los huesos de la persona en distintas zonas del cuerpo. Una vez hecho este estudio, que cuesta entre 18 y 130 dólares (según la institución donde se realice), se busca la causa (que puede ser hereditaria, o condicionada por la menopausia o en algunos casos por deficiencia de vitamina D), y se puede dar el tratamiento haciendo que el hueso vaya recuperando su densidad óptima y, por lo tanto, disminuya el riesgo de romperse.

Así que nosotros tenemos la responsabilidad de buscar que se nos realice este estudio cuando sea pertinente y, de ser necesario, llevar a cabo el tratamiento adecuado para evitar que se nos rompan los huesos en un futuro y no ser de esos 110,000 que requerirán prótesis de cadera. Para esto también es necesario disminuir los factores de riesgo como fumar y no hacer ejercicio. Y de cualquier manera, siempre es bueno acudir con el médico para programar estos estudios y aclarar nuestras dudas, porque la osteoporosis, aunque no se ve y no duele, nos puede salir muy cara.

¡Hasta la próxima!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.