Documentos incautados dieron información sobre cómo el Estado Islámico ha desarrollado una burocracia compleja para administrar flujos de ingresos, desde petróleo saqueado hasta antigüedades robadas, y controlar a una población.

 

Reuters

PUBLICIDAD

El Estado Islámico (EI) ha establecido departamentos para gestionar “botines de guerra”, entre ellos esclavos, y la explotación de recursos naturales como el petróleo, creando atributos de gobierno que le permiten administrar grandes áreas de Siria e Irak.

La burocracia jerárquica, en la que hay pocas rivalidades entre responsables, y los códigos legales en forma de fetuas religiosas se detallan en una serie de documentos tomados por las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos en una operación en Siria que mató al principal responsable financiero del grupo, Abu Sayaf. Reuters ha visto algunos de estos documentos.

Los responsables de Estados Unidos dicen que los documentos han ayudado a profundizar su conocimiento de un grupo cuya habilidad para controlar el territorio ha sorprendido a muchos. Arrojan luz sobre cómo un pequeño grupo insurgente ha desarrollado una burocracia compleja para administrar flujos de ingresos – desde petróleo saqueado hasta antigüedades robadas – y controlar a una población sometida.

“Esto realmente lo saca relucir. El nivel de burocratización, organización, ministerios y comités”, dijo Brett McGurk, presidente de la misión especial de Barack Obama para la coalición contra el Estado Islámico, a Reuters.

Por ejemplo, un ‘diwan’, casi equivalente a un ministerio de un Gobierno, administra los recursos naturales, entre ellos la explotación de antigüedades de antiguos imperios. Otro procesa los “botines de guerra”, entre ellos los esclavos.

“El Estado Islámico dedica a la imagen de Estado y el Califato más que cualquier otro grupo yihadista. De modo que una organización formal, además de ser práctica cuando controlas tanto territorio contiguo y ciudades grandes, también refuerza la imagen de Estado”, dijo Aymen al Tamimi, del ‘think tank’ Middle East Forum y experto en la estructura del grupo.

Los documentos también muestran lo “meticuloso y proclive a los datos” que es el Estado Islámico (EI) para administrar el sector del gas y el petróleo, aunque no con operaciones sofisticadas, dijo Amos Hochstein, principal responsable del Departamento de Estado estadounidense para asuntos de Energía.

Los responsables estadounidenses dicen que los documentos han ayudado a la coalición contra el EI a localizar debilidades. Estados Unidos y sus aliados han realizado ataques aéreos para debilitar la infraestructura petrolera del grupo y con sus principales responsables como objetivos.

Los documentos muestran que el EI no es inmune a las rivalidades y choques de personalidades que existen en todo sistema burocrático. Una carta del 21 de noviembre de 2014 del Diwan de Recursos Naturales enfatiza que Abu Sayaf sea el responsable de gestionar las antigüedades.

“El motivo es que es muy conocedor de este campo que Abu Yihad al Tunisi es un mentecato que no puede dirigir la división”, dice.

 

Amabilidad y crueldad

Reuters no pudo verificar independientemente la autenticidad de los documentos que obtuvo, que suponen una pequeña parte del material obtenido en la operación en Siria. Las fuerzas estadounidenses se hicieron con una gran cantidad de datos en forma de discos duros y otros soportes digitales de información y papeles.

Gran parte del material incautado son fetuas, o edictos religiosos que cubren asuntos desde la violación de prisioneras y el tratamiento de esclavos con menores hasta cuándo se permite a un hijo que robe a su padre para financiar el viaje para hacer la yihad o guerra santa.

Reuters reveló la semana pasada una norma del comité de fetuas de EI que castiga la recogida de órganos humanos. La fetua aumenta la preocupación de que el grupo extremista pueda haber estado traficando con órganos.

Un folleto titulado De las normas del creador sobre capturar prisioneros y la esclavitud establece leyes para esclavizar mujeres de “infieles” vencidos. El documento de octubre de 2014, visto por Reuters, busca asentar sus bases en la ley islámica.

Citando al profeta Mahoma, el folleto pide amabilidad y crueldad para los reos por parte de los combatientes del Estado Islámico. Las mujeres esclavizadas no deberían ser separadas de sus hijos, dice, pero las normas también permiten a los combatientes tener relaciones sexuales con las esclavas.

Tamimi, del Middle East Forum, dijo que las fetuas buscaban reforzar la reivindicación de EI de que es un Estado legítimo.

Las normas no se aplican sólo a territorio conquistado en Irak y Siria, sino a las provincias autodeclaradas en África, el Sinaí y Asia del Sur. Cubren asuntos incluso mundanos.

En los documentos hay una norma con el procedimiento adecuado para rellenar los datos personales de los futuros combatientes: nombre, género y medio de contacto – teléfono, telegrama, Skype o el servicio de mensajería móvil WhatsApp.

 

 

Siguientes artículos

3 escenarios negativos del nuevo gasolinazo en 2016
Por

La dificultad para bajar los precios, una eventual alza por encima de lo establecido y la falta de competencia efectiva...