DW.- Rayos de luz verdes y rojos brillan fuera de la sala de práctica hacia la oscuridad otoñal. Hacen que el pabellón circular en este parque en Moscú luzca casi como una nave espacial. Adentro, alrededor de 10 estudiantes de la Escuela de Lucha de Sable de Moscú están practicando sus habilidades con el sable de luz antes de una próxima actuación. Mientras el profesor grita “¡defensa!” y “¡ataque!”, los aprendices saltan a sus posiciones. Sus armas resplandecientes pintan lazos brillantes en el aire.

Esta es la primera escuela de lucha con sables de luz en el mundo. Fue fundada en el año 2000, justo después de que se lanzara la primera de las precuelas de La guerra de las galaxias. Alrededor de 50 personas entrenan aquí regularmente y las lecciones son gratis para los niños.

Así lucirá Star Wars: Galaxy’s Edge, el hotel inspirado en la saga

Dmitry Semenikhin dirige sesiones de práctica y dirige la escuela. Asegura a DW que conocer “la historia completa de La guerra de las galaxias en detalle o tener un conocimiento enciclopédico de las naves espaciales utilizadas en las películas” no es un requisito previo para aprender a manejar un sable de luz. Pero la mayoría de las personas que vienen a la escuela admiten que son fanáticos de la franquicia. Después de todo, las escenas de pelea que realizan son generalmente copias exactas de las escenas de las películas.

PUBLICIDAD

“Al tomar un sable de luz en tus manos y hacer los movimientos que realizan los personajes en las películas, puedes cumplir tu sueño de convertirte en los personajes”, explica Dmitry. Sus ojos se iluminan.

Vladimir y Daria han estado aprendiendo a luchar con sables de luz desde principios de este año. FOTO: Emily Sherwin

 

 

 

 

 

 

Entrenamiento cósmico

Daria Rusakova, de 19 años, y su compañero de duelo, Vladimir Demenshin, de 28, se están preparando para su primera pelea en el escenario. Repasan sus movimientos, cruzando sables rojos y moviéndose uno alrededor del otro en un baile iluminado con luces de neón.

“He sido fanática del universo de La guerra de las galaxias desde que era niña”, dice Daria, explicando que “primero los vio en la casa de campo familiar”. Vladimir admite que se había sentido tentado a comprar un sable de luz incluso antes de ingresar a la escuela. “Decidí que solo comprar uno sería demasiado fácil. Así que decidí ganármelo”, se ríe avergonzado.

“Solo: Una Película de Star Wars” aún no conquista la taquilla

Pero, para los que están entrenando aquí, la lucha con sable es más que una fantasía de La guerra de las galaxias. Es un estilo de esgrima, considerado un deporte oficial en Rusia desde 2008. Y aquí en la escuela, los Jedi novatos dicen que es un ejercicio real, particularmente porque las escenas de pelea que están reproduciendo son muy dinámicas. “Cuando salí de mi primera sesión de entrenamiento me temblaban las rodillas. Pensé que me iba a sentar y nunca me levantaría”, dice Daria, recordando cuando comenzó en enero. “Pero se vuelve más fácil con cada sesión”. Ahora ella dice que le encanta el desafío físico “¡y también que es La guerra de las galaxias!”

En la convención rusa de cómics, los trajes de “La guerra de las galaxias” fueron populares. FOTO: Mariana Ivanova

 

 

 

 

 

“Western galáctico”

La saga tiene un gran atractivo en Rusia y las películas han sido un éxito de taquilla. En la Unión Soviética, sin embargo, la fanaticada tuvo obstáculos. La primera película de La guerra de las galaxias fue estrenada internacionalmente en 1977. Pero el primer lanzamiento soviético de una película de La guerra de las galaxias no fue hasta 1990, aunque las versiones de VHS pirateadas ya eran un éxito en las tiendas de video antes de eso.

En ese momento, la primera película de la trilogía original, ahora llamada Una nueva esperanza, fue presentada en los cines como un “western galáctico” y promocionada con carteles soviéticos diseñados por artistas que en realidad no habían visto las películas y tuvieron que crear sus propias criaturas espaciales fantásticas.

Para los fanáticos rusos de hoy de La guerra de las galaxias, ser fiel a las películas es importante. En la convención de cómics rusa IgroMir, los estudiantes de la Escuela de Lucha de Sable de Moscú usan secuencias de las películas en su actuación y pelean siguiendo las escenas en pantalla y actuándolas. Muchos de los disfraces de los estudiantes son copias de los atuendos originales, especialmente cosidos para la escuela.

La escuela de lucha de sable realiza recreaciones detalladas de escenas de las películas de La guerra de las galaxias. FOTO: Emily Sherwin

 

En una galaxia muy, muy lejana…

Algunos en la audiencia son tan dedicados como los actores. Fanáticos en batas Jedi y trajes de stormtroopers, o disfrazados de personajes favoritos como Boba Fett y Obi Wan Kenobi, ven la actuación de sable de luz en el escenario. “La idea del espacio es muy popular en Rusia. Además, La guerra de las galaxias tiene la atmósfera de un cuento de hadas, que también nos encanta”, dice uno de los Jedi en la audiencia para explicar la popularidad de la saga.

Un hombre que mira una exhibición de Darth Vader en el pabellón de La guerra de las galaxias agrega que las películas han unido a generaciones en Rusia. “Me encanta La guerra de las galaxias desde la infancia. Mis padres vieron La guerra de las galaxias, mi tío vio La guerra de las galaxias, y ¡todos se volvieron locos por ella!”.

Para muchos aquí, ser fanático de las películas también es una forma de escapismo. “Creo que siempre he querido ver otros universos, estar en otros planetas y ver cómo es todo allí”, explica una mujer con armadura negra de stormtrooper y voz tímida.

La lucha de sable lleva a Daria a otro mundo también, y la escuela claramente le ha dado un nuevo grupo de amigos. Ella se siente emocionada cuando sale del escenario en la convención de cómics y se siente aliviada de que su duelo con Vladimir se realizó sin problemas. Han estado trabajando en ello desde el verano. “Es una gran sensación”, dice, abrazando a los otros artistas. “La lucha de sables me ayuda a relajarme. Me ayuda a distraerme de los problemas cotidianos en mis estudios, con mis padres y otros. Simplemente me sumerjo en este increíble mundo de esgrima y ​​en el mundo de La guerra de las galaxias“.

 

Por Emily Sherwin

 

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Tiroteo en casa del cardenal retirado Norberto Rivera deja un fallecido
Por

"He recibido noticias del doloroso acontecimiento en la casa del Arzobispo Emérito Norberto Rivera. Lamento el fallecimi...