España respondió a la expulsión de sus funcionarios de la embajada en La Paz que Bolivia ordenó, al tiempo que declaró “personas non gratas” a tres diplomáticos bolivianos en Madrid.

El gobierno español señaló que estas acciones son “en reciprocidad al gesto hostil del gobierno interino de Bolivia” y ordenó que tres funcionarios bolivianos salgan del país en menos de 72 horas.

Los expulsados son el encargado de negocios Luis Quispe Condori, el agregado policial, Orso Fernando Oblitas Siles, así como el agregado militar de la embajada boliviana en el país ibérico, Erick José Castañón Aranda, de acuerdo con el rotativo El País.

“España rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos de Bolivia”, dijo el gobierno en comunicado de prensa.

Para el gobierno español las afirmaciones de la presidenta del gobierno de facto en Bolivia, Jeanine Áñez, constituyen “una calumnia dirigida a dañar nuestras relaciones bilaterales con falsas teorías conspiratorias”.

El gobierno español subrayó que se reafirma en mantener relaciones estrechas de amistad y solidaridad con el pueblo boliviano, “con pleno apoyo a que su voluntad democrática se exprese por los cauces legítimamente establecidos”.

Con información de agencias.

 

Siguientes artículos

tren maya
Tren Maya tendrá nuevas estaciones en Quintana Roo y Tabasco
Por

La entidad más oriental del país tendrá 8 de las 18 paradas mientras que el estado natal del presidente contará con una...