Más allá de la exuberancia natural y la generosidad de su geografía, el ecosistema biosocial de Tulum ha permitido que los proyectos enfocados en hotelería, gastronomía, ocio y tiempo libre prosperen y logren encontrarse con nichos especiales de visitantes cada vez más curiosos e interesados por redescubrir las maravillas contemporáneas del mundo maya, a través de experiencias sensoriales que impulsen las cualidades intrínsecas de la región de forma integral, única y fascinante.

Durante la última década, Tulum ha logrado posicionarse como un mercado de turismo mundial de primer nivel y como tal, las expectativas de sus clientes son cada vez mayor. Tras diversas fases de desarrollo y crecimiento, la región maya atraviesa actualmente por un punto de inflexión que apunta de forma directa hacia un mercado mucho más desarrollado y naturalmente más competido, etapa en donde el gobierno local, la comunidad y la responsabilidad social y ambiental de los emprendedores ha jugado también un papel muy importante en esta historia de desarrollo.

Es por ello que, ante este contexto, cobra especial relevancia el ejemplo de Casa Pueblo que, en menos de dos años se ha hecho de un nombre y prestigio a la altura de los mejores centros de hospitalidad de clase mundial, trascendiendo el concepto de hotel boutique, expandiéndolo hacia linderos mucho más genuinos y permanentes.

Y este éxito quizás tiene una explicación clara y luminosa como su concepto, ya que detrás de este sendero de cosechas y preferencia de sus visitantes existe también un estrecho vínculo entre su vitalidad tropical y el diseño urbano impecable de su edificación.

Fundado en enero de 2018, Casa Pueblo Tulum Pueblo (la primera propiedad del grupo) se compone de 16 suites inspiradas en el dinamismo y calidez de las haciendas, en donde la modernidad combina de forma exquisita con la luminosidad de sus paredes enlucidas y sus imponentes ventanas de piso a techo. Muchas de sus aplicaciones detonan un ineludible halo de comodidad y calidez, gracias al talento de los diseñadores Derek Klein y Mike Moser.

-Derek Klein y Omar Rodríguez, fundadores del hotel.

“Casa Pueblo se ha posicionado como una oferta única en la zona, en donde se combina la calidez de la hospitalidad con un servicio de operación de primer nivel”

Ese signo ineludible de contemporaneidad y vanguardia se funde como ninguna otra combinación similar en el mundo; en Casa Pueblo los huéspedes se encontrarán inmersos en una atmósfera enfocada en el viajante moderno, donde además todos los cuartos de baño son espaciosos y llenos de luz, con lavabos de concreto pulido, duchas tipo lluvia, amenidades naturales y una confortable ropa de cama de Parachute Home.

Además de su propuesta acogedora y destacada, y preocupada por la conservación de ese imponente entorno de flora y fauna que lo enmarca, Casa Pueblo articula un proyecto completamente responsable con el planeta, enfocando su oferta a dejar la menor huella posible y minimizando al máximo el impacto ambiental, al utilizar sólo productos biodegradables y un uso de artículos y materiales 99% libres de plástico.

Fuerza e identidad

Combinando la calidez de su hospitalidad con un servicio de operación de primer nivel, Casa Pueblo ha logrado garantizar que todos sus huéspedes y clientes se sientan como en casa pero con un estándar y procesos de calidad completamente superiores, marcando un ritmo evolutivo que no sólo los ha hecho llegar a este nivel (en donde el personal puede decir con toda confianza “our casa is your casa”), sino que mira al futuro de forma frontal y vibrante. Prueba de lo anterior se constata con los primeros premios y reconocimientos, en donde Casa Pueblo se ha hecho recientemente del premio de Condé Nast Traveler como uno de los ‘mejores 10 hoteles en el Este de México’, así como el reconocimiento de sendas publicaciones de diseño y hospitalidad como Dwell, Hospitality Design y otras que han colocado a Casa Pueblo como una de las mejores nuevas marcas de hospitalidad.

Tras su posicionamiento afortunado, en donde Casa Pueblo Tulum se ha logrado colocar como un centro de reunión fuera de la playa y a través de ahí también mostrar lo grandioso de sus alrededores (lagunas, cenotes y poblados cercanos como Cobá y Valladolid), hoy la compañía ha abierto su segunda propiedad en la playa de Tulum, Casa Pueblo Boca Paila, creciendo de forma integral al interior de una de las comunidades más evolucionadas de la zona.

www.casapueblohotels.com

 

Siguientes artículos

Ahau: comunión de arte y naturaleza
Por

Los años y el encanto mismo de Ahau han atraído un turismo muy particular, viajeros que buscan experiencias que trascien...