El subgobernador del Banco de México (Banxico), Manuel Ramos Francia, dijo que las nuevas formas de operar de los mercados y las posiciones en grandes volúmenes contra las monedas de países emergentes, como el peso, ponen presión contra los activos, lo que requiere una política monetaria y fiscal “muy prudente”.

“Los mercados tienen una nueva forma de operar (…) y los hacedores de política monetaria tenemos que lidiar con eso”, dijo Ramos Francia en un seminario para inversionistas holandeses en el Centro de la Ciudad de México.

PUBLICIDAD

El subgobernador del banco central hizo énfasis en los algoritmos y las operaciones de gran volumen contra monedas emergentes y causan su depreciación. Ramos Francia recordó que el peso mexicano es la octava divisa más negociada en los mercados.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo el pasado 3 de abril que la fuerte depreciación del peso en los últimos meses tuvo que ver con movimientos especulativos en el mercado cambiario, que se aceleraron gracias a la aplicación de tecnologías más avanzadas.

“(El peso) no ha sido la única divisa, muchos países han sufrido la misma estrategia. La aplicación de tecnologías más avanzadas, cuando menos en el corto plazo, ha inducido mayor volatilidad y no es un hecho exclusivo en materia cambiaria”, destacó Agustín Carstens en la conferencia sobre el reporte de inflación al cuarto trimestre de 2015.

Al inicio de la jornada del martes, el peso se apreciaba 0.55% al cotizarse en 17.5 pesos por dólar.

El pasado 17 de febrero, el Banco de México anunció de manera sorpresiva que suspendía la subasta diaria de dólares y aumentaba la tasa de referencia 50 puntos base a 3.75%, como medidas para detener la depreciación del peso sobre la divisa estadounidense.

Un reporte publicado ayer por Santander mostraba que las posiciones especulativas contra el peso continúan en la Bolsa de Chicago, aunque con menores montos.

Las operaciones especulativas al 19 de abril terminaron en aproximadamente 417 millones de dólares, “comparado con el dato de la semana anterior de 1,329 millones de dólares”, señaló Salvador Orozco, analista de Santander, en un reporte.

Manuel Ramos Francia dijo que estas operaciones, sumadas a un escenario “melancólico” de bajo crecimiento y volatilidad en los mercados financieros, complican la labor de los bancos centrales.

“No queremos cerrarnos. México es una economía abierta y altamente integrada (…) necesitamos mantener el tipo de cambio flexible, pero no podemos permanecer ajenos a estos choques”, dijo Ramos Francia.

Aunque suspendió las subastas diarias de dólares, el Banco de México se guarda el derecho de intervenir discrecionalmente en el mercado cambiario.

Por su parte, Luis Madrazo, jefe de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, resaltó los fundamentales económicos del país, el compromiso del gobierno federal para apoyar con liquidez a Petróleos Mexicanos y en continuar con la implementación más profunda de las reformas estructurales.

También habló sobre aprovechar las ventajas que ofrece la depreciación del peso, como aumentar las exportaciones, expandir el consumo doméstico, desarrollar proveedores nacionales y fomentar el turismo local.

Preguntado sobre el combate a la corrupción y la falta de Estado de derecho, el funcionario admitió que estos afectan al crecimiento y las inversiones.

 

Siguientes artículos

GE nombra nuevo CEO para Oil & Gas Latinoamérica
Por

El nuevo CEO entró a la empresa en el año 2000, en áreas comerciales, ventas, servicios y operaciones.