La cadena de autoservicio HEB ha comenzado a liberarse de su dependencia energética con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con energías limpias.

Su estrategia comenzó con una licitación nacional en 2017 para el suministro eléctrico de sus 65 tiendas al norte del país, que finalmente ganó una firma de origen regiomontano a 15 empresas nacionales e internacionales.

“En 2018 estaremos suministrando electricidad a sus tiendas a nivel nacional”, comentó el director general de RIC Energy, Roberto de la Garza, en entrevista con Forbes México.

El esquema de negocio de RIC  Energy con la cadena estadounidense es bajo la figura de suministrador de servicios calificados y usuario calificado dentro del Mercado Eléctrico Mayorista.

PUBLICIDAD

“Somos una especie de integrador para que el usuario acceda a tarifas más competitivas, con total transparencia y una explicación de cómo se compone lo que estamos cobrando. No jugamos con la volatilidad del mercado”.

La mayoría de los complejos comerciales están ubicados en Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, pero hay tiendas en San Luis Potosí y centro del país.

Los ahorros para las empresas bajo este esquema oscilan entre 3 y 15%, estima De la Garza, pero declinó compartir detalles del acuerdo con HEB.

Esta separación de la cadena de autoservicio y la empresa productiva del Estado se produce después de que comerciantes denunciaran aumentos de hasta 400% en el cobro de electricidad por parte de CFE en enero de 2018, de acuerdo con la la Confederación de Cámaras Nacional de de Comercio, Servicio y Turismo (Concanaco)

La electricidad representa hasta 15% de costos totales de operación de algunas empresas, agregó el gremio comercial.

El empresario adelantó que RIC Energy está cerca de presentar una plataforma de generación eléctrica que se desarrollará durante 2018 y 2019.

El proyecto consiste en una planta de gas natural que producirá 100 MegaWatts (MW) y espera aumentar su capacidad en 50% el próximo año.

 

 

Siguientes artículos

CDMX necesita 30,000 mdp y 6 años para modernizar el transporte público
Por

En la Ciudad de México faltan alrededor 6,500 autobuses que modernizar y 4,500 combis que sustituir.