La famosa casa embrujada McKamey Manor con sede en Summertown, Tennessee, puede parecerse mucho más a una cámara de tortura que a una casa de diversión de Halloween.

Es considerada la “casa embrujada más aterradora” en los Estados Unidos, y ciertamente hace honor a su título.

Es tal la seguridad de lo aterrador de su recorrido, que su propietario Russ McKamey ha puesto premio de 20,000 dólares o unos 400,000 pesos, para cualquiera que pueda superar el desafío en su totalidad.

La suma puede ser tentadora, pero no se emocione demasiado, ya que nadie ha logrado ganar el premio, según WFLA.

El propio McKamey se ha enojado porque no es tan bueno en los negocios, ya que los concursantes para ingresar solo deben pagar con una bolsa de casi 23 kilos de comida para perros, que el propietario luego donaría a un refugio de animales, según Harper’s Bazaar.

La lista de requisitos para comenzar uno en el recorrido ya es larga. Los participantes deben completar un “examen físico deportivo” y recibir una carta oficial del médico que demuestre que están física y mentalmente en forma para la casa embrujada.

También tienen que mostrar su seguro médico, pasar una prueba de drogas el día del recorrido e incluso firmar una exención de 40 páginas que requiere horas para leer, entre otros.

La exención incluye información sobre actividades como probarse, azotarse, verse obligado a comer insectos e incluso ponerse artilugios similares a Saw. Los participantes también son filmados durante todo el recorrido, en videos que luego se publican en línea.

Aquellos que sienten curiosidad por esta aventura retorcida pueden consultar los detalles aquí, aunque no se recomienda la participación para su salud física y emocional.

Lee también: Instituto Mexicano del Cannabis, la dependencia que controlaría tu consumo de mariguana

 

Siguientes artículos

Apple-Tim Cook
CEO de Apple revalora la decisión de dar a conocer su sexualidad
Por

Tim Cook decidió mantener su decisión e incluso reveló que recibió notas de niños que se comunicaron con él sobre sus lu...