Se ha hablado sobre las casas inteligentes durante años y el progreso ha sido lento, sin embargo cada vez es más común escuchar sobre avances en la materia.

 

Por Aaron Tilley

 

PUBLICIDAD

En el clima seco y árido del desierto de Utah, hace una semana una nueva casa fue “encendida” por primera vez. Los constructores afirman que será la primera en su tipo: una casa inteligente que produce más energía de la que consume, y a un precio comparable al de las casas convencionales.

Nombrada la “Casa Cero”, está equipada con paneles solares y un sistema de administración de energía que incluye un termostato inteligente y análisis del consumo energético, así que la casa puede relacionar la producción de energía solar con el consumo del inmueble. También incluye una estación de carga para vehículos eléctricos. Toda la tecnología es proporcionada por la empresa de domótica (el conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda) Vivint, y construida por Garbett Homes.

La casa de tres pisos logró una calificación de -1 en el Sistema de Energía Residencial (HERS, por sus siglas en inglés), que es el sistema de puntuación del Departamento de Energía de Estados Unidos para medir el rendimiento de energía en los hogares. Las casas estándar suelen tener una calificación HERS de 100.

El precio de referencia de esta casa es de 400,000 dólares. No es barata, pero sigue siendo el mismo precio de una casa “tonta” en este desarrollo residencial en Herriman, Utah, dijo Rene Oehlerking, gerente de mercadeo de Garbett.

“No debería haber más casas nuevas que no fueran construidas de esta manera”, me dijo el CEO de Vivint, Todd Pedersen, el día antes de la inauguración. “¿Por qué no aprovechar las ventajas de la tecnología actual que ofrecen facilidad de uso, ahorro y un cambio de hábitos de los consumidores? ¿Por qué no se han construido más casas como ésta?”

“Queremos cambiar la industria de la construcción de viviendas. Nuestra intención es ganar participación de mercado. No podemos ser el único constructor. Es por eso que hemos deconstruido el hogar y lo hemos abierto. Queremos que esta casa sirva como modelo para la construcción de viviendas del futuro”, agregó Oehlerking.

El analista de IDC, Jonathan Gaw, ve la Casa Cero más como un proyecto modelo para la automatización del hogar y menos como un producto fácilmente replicable en otras partes del país.

“Es más fácil hacerlo en un lugar muy soleado en el que no tiene grandes necesidades de refrigeración, eso es claramente parte del truco”, detalló.

El paisaje sin árboles que rodea a la Casa Cero hace la producción solar mucho más fácil de lo sería en una típica casa suburbana.

Y aunque Vivint y Garbett afirman que no habrá gastos energéticos para la casa, es probable que la casa deba permanecer conectada a la eléctrica para contar con un respaldo, advierte Matt Feinstein, analista de Lux Research.

“Si sólo se tiene un sistema solar sin respaldo, ¿entonces qué pasa hay una serie de días nublados?”, pregunta Feinstein.

Se ha hablado sobre las casas inteligentes durante años y el progreso ha sido lento. Los sistemas de automatización pueden ser difíciles de instalar y los beneficios no son suficientes para inspirar a los consumidores. Sin embargo, recientemente algunos grandes jugadores han saltado a la cancha en Estados Unidos, especialmente en la industria de banda ancha con empresas como AT&T, Comcast y Verizon.

Actualmente, Vivint es el mayor proveedor de servicios de automatización de hogar en la región de América del Norte, con 800,000 unidades instaladas. Y Vivint ha tenido una agresiva expansión en el sector solar durante el último año. Vivint Solar, que arrancó operaciones apenas el año pasado, ya es el segundo instalador residencial más grande en EU.

Los gadgets como el termostato inteligente Nest son bonitos, pero son productos aislados que no interactúan con cualquier otra cosa.

Los agentes financieros también están prestando mucha atención a las oportunidades de esta industria. Apenas el año pasado, el gigante de capital Blackstone Group adquirió a Vivint por 2,000 millones de dólares.

smarthouse_full

Foto: cortesía Vivint.

 

Siguientes artículos

¿Quién hizo la peor película del verano?
Por

A pesar de que El llanero solitario provocará una pérdida a Disney de 190 millones de dólares, hay otros títulos que pro...