Buffett sorprendió al mundo en 2006, cuando prometió donar casi toda su enorme fortuna. Desde entonces, Buffett ha donado más de 55.000 millones de dólares de su Berkshire Hathaway a organizaciones benéficas, incluyendo una donación de 5.300 millones de dólares a finales de junio que lo hizo bajar dos puestos en la lista de Forbes de las personas más ricas del mundo, del 8.º al 10.º puesto, su puesto más bajo en más de dos décadas. Forbes estima que su patrimonio neto es de 128.900 millones de dólares.

¿Pero qué habría pasado si Buffett, quizás el mayor filántropo de la historia , hubiera decidido quedarse con todas sus acciones de Berkshire?

Buffett poseía 474.998 acciones clase A, que entonces valían alrededor de 43.000 millones de dólares, cuando hizo ese anuncio histórico en el verano de 2006. Si todavía poseyera todas esas acciones hoy, estaría sentado sobre una pila de acciones que valdrían 292.000 millones de dólares.

Si a esto le sumamos otros mil millones de dólares aproximadamente en acciones de clase B e inversiones personales, un Buffett menos caritativo tendría una fortuna de alrededor de 293 mil millones de dólares. Eso lo haría unos 41 mil millones de dólares más rico que el actual número uno del planeta, Elon Musk (patrimonio neto: 252.400 millones de dólares); 77 mil millones más rico que el número dos, Jeff Bezos (215.900 millones de dólares); y 102 mil millones más rico que el número tres, Bernard Arnault (191.000 millones de dólares). En lugar de ser 6 mil millones de dólares más pobre que su amigo Bill Gates (135.200 millones de dólares), Buffett tendría más que dos Bill Gates juntos.

En otras palabras, si Warren Buffett no decidiera empezar a regalar su riqueza, fácilmente sería la persona más rica de la Tierra. De hecho, según las estimaciones de Forbes , estaría a un pelo de batir el récord de tener la mayor fortuna jamás registrada , establecido en 2021, cuando Musk superó brevemente los 300.000 millones de dólares. Con su fortuna teórica de 293.000 millones de dólares, Buffett podría comprar personalmente toda la McDonald’s Corporation, todas las acciones de Coca-Cola o los 50 equipos deportivos más valiosos del mundo .

En cambio, Buffett, famoso por su frugalidad, ha estado trabajando para regalar más del 99% de su fortuna, principalmente a través de una tradición veraniega de donaciones por valor de miles de millones de dólares a cinco fundaciones seleccionadas a mano de su reserva de acciones, y la donación de cada año consiste en un 5% menos de acciones que el año anterior. “Mi familia y yo no renunciaremos a nada de lo que necesitemos o queramos al cumplir esta promesa del 99%”, escribió una vez. “Seguiré viviendo de una manera que me dé todo lo que pueda desear en la vida”.

La mayoría de las donaciones de Buffett se han destinado a un fideicomiso que financia la Fundación Bill y Melinda Gates, que ha recibido acciones por valor de más de 43.000 millones de dólares en el momento de la donación. La fundación benéfica de 75.000 millones de dólares lanzada por el amigo y socio de Buffett, Bill Gates, y su entonces esposa, Melinda French Gates, en el 2000, ha destinado el dinero a iniciativas contra la pobreza y la atención sanitaria en países en desarrollo, así como a la educación y la movilidad económica en Estados Unidos. En 2010, Buffett cofundó The Giving Pledge junto con los Gates para animar a otros multimillonarios a donar también al menos la mitad de sus fortunas a causas benéficas. Buffett dejó de ser fideicomisario de la Fundación Gates en 2021. French Gates se divorció de Gates ese mismo año y dejó la fundación a principios de este mes para emprender su propio camino.

Los tres hijos de Buffett y una fundación que lleva el nombre de su difunta esposa han recibido el resto de las acciones como obsequios destinados específicamente a las organizaciones benéficas de su elección. Más de 4.800 millones de dólares en acciones (en el momento de sus donaciones) fueron a parar a la fundación que lleva el nombre de su difunta esposa, la Fundación Susan Thompson Buffett, que se centra en la atención sanitaria y la educación. (Esa suma no incluye al menos 2.900 millones de dólares donados a la fundación por los herederos de Susan tras su muerte en 2004). Y Buffett ha donado más de 8.000 millones de dólares en total (en el momento de sus donaciones) a las tres organizaciones benéficas de sus hijos: la Fundación Sherwood, la Fundación Howard G. Buffett y la Fundación NoVo.

Después de casi dos décadas de donaciones, el inversor de 93 años ha reducido su participación en Berkshire a 207.963 acciones de clase A, que todavía valen alrededor de 128.000 millones de dólares al 8 de julio. Tiene previsto seguir donando acciones a las cinco fundaciones cada año hasta su muerte. Pero, en una carta de noviembre y una entrevista con The Wall Street Journal publicada a finales de junio, dijo que ha decidido que lo que quede de la fortuna de Buffett a su muerte pasará casi en su totalidad a un fideicomiso de beneficencia supervisado por sus hijos , en lugar de principalmente a la Fundación Gates, como se creía anteriormente. Cuando todo esté dicho y hecho, Buffett y los albaceas de su patrimonio habrán transferido más del 99% de su riqueza a la caridad.

“La sociedad tiene un uso para mi dinero”, escribió en 2021 Buffett, que vive en la misma casa relativamente modesta en Omaha, Nebraska, desde 1958 y que a menudo se detiene en McDonald’s para comer y paga con el cambio exacto . “Yo no”.

Este artículo fue publicado originalmente en Forbes US.

Te puede interesar: AMLO y Sheinbaum trabajan en conjunto en la elaboración del presupuesto público de 2025

 

Siguientes artículos

hijo-India-celebridades
Hijo del hombre más rico de India contrata a Justin Bieber y otras celebridades para su boda
Por

Se estima que la familia Ambani pagó cerca de 10 mdd a Justin Bieber y aproximadamente 7 mdd a Rihanna, según la BBC.