A pesar de que surgió hace varios años, la transformación digital no se ha convertido en un imperativo para los negocios en buena parte de las economías en desarrollo sino hasta hace muy poco, y México no es la excepción.

El concepto hace referencia a incorporación de soluciones digitales a los procesos análogos tradicionales, de manera que todos los procesos al interior y hacia el exterior de las organizaciones puedan aportar datos y convertirse en información para la toma de decisiones.

Dichos datos deben ser creados, procesados, analizados y almacenados de tal manera que garanticen una lectura lo más acertada posible, y su manejo se denomina dentro de la industria como Master Data Management (MDM), que es la especialidad de la firma danesa Stibo, que hoy abre oficialmente su oficina en México.

“Hoy los usuarios demandan no sólo una experiencia diversificada, que incluya web y apps, lo que se denomina multicanal, sino que esa experiencia sea la misma en todos ellos, eso se llama omnicanalidad y somos expertos en ayudar a las empresas a conseguirla”, dice a Forbes México Ernesto Serrano, director general para Latinoamérica de Stibo.

La firma danesa fue fundada en 1976, y desde entonces se ha consolidado como uno de los jugadores líderes en MDM, un espacio en el que compite con potencias como IBM, SAP, Informatica y Oracle.

Hoy, Stibo tiene más de 18 oficinas globales, tres de las cuales se encuentran en América Latina: Bogotá (su casa matriz), Sao Paulo y ahora la Ciudad de México.

 

Bases sólidas

“Nosotros ayudamos a las empresas trabajando con sus datos maestros para que den a sus clientes una experiencia unificada, los datos deben estar construidos de la forma más limpia y ordenada, si entra basura, sale basura”, asegura Serrano, quien afirma que Stibo ofrece el cimiento, el sustento, de la transformación digital para las empresas.

Los datos son, sin duda, un recurso sumamente valioso para todas las organizaciones. Digitalizar sus procesos les permite optimizarlos para conseguir ahorros, pero no es un tránsito sencillo.

“La transformación digital no sólo es abrir una página, lanzar una app o habilitar un chatbot, es algo que tiene que venir de dentro de la organización”, afirma Serrano. Así, se trata de un proceso cultural necesario para adaptarse al ritmo que imponen jugadores disruptivos.

Basta un Uber o un Airbnb para poner una gran presión en una industria e incluso más allá de ésta. Pensemos en el efecto que ha tenido Amazon en el servicio al cliente, o Netflix en las expectativas de disponibilidad y calidad del contenido de video en línea.

Las empresas de todos los sectores pueden aprovechar estas herramientas para impulsar la innovación, acelerar el ritmo de su negocio, bajar sus costos, mejorar el tiempo de llegada al mercado y mejorar su línea de fondo.

En México, esa transformación ya se está dando, asegura Serrano: “Las empresas mexicanas están comenzando a comprender que los datos son su recurso más valioso”.

En México, la empresa cuenta entre sus clientes a Elektra, que ha encontrado en ella a un socio para mejorar su operación y sus márgenes y sirve de caso de éxito para promover sus servicios.

Sus objetivos están lejos de ser conservadores: “Queremos crecer las ventas en 110%, la base de clientes en 50%”, dice Serrano.

 

Siguientes artículos

Viva Aerobus, en negociaciones para pedido de 40 aviones con Airbus: fuentes
Por

Airbus está en conversaciones con Viva Aerobus para un nuevo pedido de hasta 40 de sus aviones de la familia A320neo, se...