La falta de educación financiera tiene un gran impacto en el ahorro de los mexicanos debido a que alrededor del 80% de la población mexicana no cuenta con un ahorro para el retiro, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Un estudio realizado por George Washington University School arrojó que el el 32% de los adultos mexicanos cuenta con educación financiera, mientras que, en países como Suecia y Noruega, el 71% de los adultos sabe y aplica conceptos para manejar su dinero.

Ante situación y con objetivo desde que el mexicano aprenda de niño la importancia del ahorro, el educador financiero Juan Pablo de León Murillo lanzó en 2016 el proyecto de la gran aventura de Güerquito, que es una plataforma de educación financiera para niños.

“Desafortunadamente he conocido adultos que han solicitado préstamos con altas tasas de interés y en ese proceso, han perdido todas sus pertenencias, principalmente por una baja cultura de finanzas personales”, relata De León.

El educador financiero explica que más de 3,000 niños y sus padres de familia se han visto beneficiados con sus talleres, la edad de los menores va de los 3 a los 12 años.

Puedes leer: 5 consejos básicos de finanzas para niños

Juan Pablo de León comenta que el éxito de poder conectar con los niños fue escribir un cuento para ellos, además de crear un personaje atractivo que los animara.

“Con el apoyo de  Escomic!, empresa mexicana de animación que ha colaborado en películas  como La revolución de Juan Escopeta, Nikté y La leyenda de la Nahuala, creamos a  Güerquito e ilustramos el cuento. El libro de “La Gran Aventura de Güerquito” comparte los consejos de Güerquito, un simpático puerquito (una alcancía) y les permite tomar conciencia sobre el valor del dinero”, cuenta.

Parte importante de este proyecto es su formación en diversas partes del mundo, relate De León Murrillo. “Durante muchos años trabajé con niños y jóvenes en campamentos de la YMCA en Estados Unidos y Europa. Ahí aprendí varias metodologías que usaban para enseñar cosas complicadas a través del entretenimiento”, agrega.

Juan Pablo considera que los hábitos se adquieren desde pequeños y se fortalecen en su crecimiento, ya que un hábito como el ejercicio o el consumo de frutas se anclan de manera sencilla con los niños en su etapa de los 3 a 6 años, debido a que en esa edad se forma la base para toda la vida. Lo mismo pasa con el ahorro.

El experto en finanzas personales comparte las cuatro claves para que los niños comiencen a ahorrar desde temprana edad:

  1. El ejemplo arrastra. Los padres deben ser los primeros en fomentar este proceso, no hay “varita mágica” para cambiar en días. Es trabajo duro.
  2. Las alcancías son el recurso ideal para iniciar. Escriban una meta para el ahorro y “denle de comer al cerdito” con esa finalidad: comprar una bicicleta o juguetes, llevar dinero para sus próximas vacaciones, etc.
  3. Diversión. Las actividades deben ser divertidas y cada experiencia cargada de música, juegos y mucha alegría. Cada vez que ahorre en su alcancía, complementa su ahorro con unas monedas extras.
  4. Entender el valor del dinero es vital. Explica a tus hijos la importancia del dinero y cuéntale sobre tu trabajo y de donde proviene el dinero para pagar su escuela , comida o ropa. ¡Que no sea un tabú o pecado hablar de dinero!
 

Siguientes artículos

Foto: David del Río/Notimex.
ONU confirma en Davos ralentización de la economía mundial
Por

El secretario general de la ONU identificó los tres principales problemas geopolíticos en su opinión que afectan a la ec...