En 2014, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reveló dos datos muy interesantes (y aterradores) respecto a la cancelación de tarjetas de crédito:

  • A algunos usuarios les lleva meses o hasta un año cancelarla.
  • Al menos cinco personas al día solicitan la intervención de la Condusef para hacerlo.

Esto puede ser resultado de dos factores: que los bancos complican la salida de sus clientes, por obvias razones, o que los clientes no leen o no comprenden los procesos a los que se comprometen.

Además de lo que siempre te recomiendo –leer tu contrato, entender cómo funciona la tarjeta, qué comisiones e intereses te cobra–, otro punto que debes considerar antes de elegir un producto financiero o cualquier otro servicio es conocer cuál es el trámite para cancelarlo…

  • Primero, porque es tu derecho.
  • Segundo, porque es un indicador de la atención de la institución financiera.
  • Tercero, porque te permitirá irte a otro lado cuando ya no te convenga (ése es tu poder como consumidor).

Mientras tus cuentas estén en orden, nadie puede negarte el derecho a cancelar tu contrato. Para que tengas éxito en esta batalla, toma nota de estos consejos:

PUBLICIDAD
  1. Comunica a tu banco que quieres cancelar tu cuenta, por la vía que exige tu contrato. Seguramente tu contrato te pide que notifiques al banco por escrito o en persona. Revisa cómo debes presentar tu intención de cancelar tu tarjeta, ya que si lo haces por un medio no contemplado, quizá no te lo hagan válido.
  2. Ten claro por qué tomaste la decisión. Es probable que los ejecutivos intenten retenerte ofreciéndote beneficios (como bajarle a tu tasa de interés) o haciéndote miles de preguntas para que te hartes y desistas. Lo importante es que en ese momento recuerdes por qué te vas; cuando les explicas, rara vez tienen forma de persuadirte.
  3. Ojo con los plazos forzosos. El único requisito que te pueden pedir para cancelar tu tarjeta de crédito es que pagues todos tus compromisos: saldos pendientes, intereses, comisiones, etc., pero no pueden forzarte a mantenerla por un tiempo determinado, según la Condusef. Ya que no debas nada, tu contrato debe terminarse el siguiente día hábil. Si te amenazan con penalizarte o cobrarte una comisión por cancelar tu contrato, acúsalos.
  4. Pide un folio de cancelación. Es importante que pidas un folio de cancelación y lo guardes un rato.
  5. Pide un comprobante. Al final de tu proceso, el banco debe enviarte un documento para comprobar que tu cuenta está cerrada y que ya no le debes. Según la Condusef, esto tarda 10 días hábiles después de terminar tu contrato o hasta tu siguiente fecha de corte.
  6. Espera un tiempo y revisa tu estatus en el Buró de Crédito. Para asegurarte de que todo quedó en orden, espera tres meses y pide tu estatus en el Buró de Crédito o en el Círculo de Crédito; ahí deberá constar que cancelaste tu tarjeta de crédito y que no adeudas.

Cancelar tu tarjeta de crédito puede ser un suplicio, pero mantener un producto financiero que te cuesta y no te sirve hace más daño a tus finanzas.


También te puede interesar…

¿Formalizar a las personas o informalizar a la banca?

Evita los gastos de hoy que llorarás mañana


 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Roles o personas? Paradoja de la empresa familiar
Por

En lugar de desempeñar obligaciones operativas, los miembros de la empresa familiar pueden mejor desarrollar un rol estr...