La venta de los equipos de cómputo tuvieron una caída del 10.9%, lo que representa la peor caída que ha registrado la industria en su historia, y un reto de innovación para Microsoft.

 

La falta de innovación y la creciente oferta de dispositivos distintos a la computadora por parte de sus competidores,  podrían ser las lajas sobre la tumba de la estadounidense Microsoft.

Y es que cada vez el reino de las tabletas sustituye al de las computadoras: durante el segundo trimestre de 2013, la venta de los equipos de cómputo tuvieron una caída del 10.9%, lo que representa la peor caída que ha registrado la industria en su historia, así como el quinto mes consecutivo con una tendencia a la baja en el segmento, de acuerdo con datos de la consultora tecnológica Gartner.

PUBLICIDAD

Los datos anteriores no son alentadores para Microsoft y sólo ponen de manifiesto la enfermedad que sufre la empresa: “Microsoft ha quedado retrasado respeto a muchas de las principales tendencias tecnológicas de la última década como el boom de los dispositivos móviles, la publicidad online o las redes sociales, entre otros”, dice Andrés Cardenal, analista de Sala de Inversión América, en su último reporte sobre la empresa.

Uno de los síntomas del padecimiento, lo vivió el pasado jueves, cuando la empresa reportó resultados trimestrales con cifras por debajo de las estimaciones de los analistas, situación que llevó a la empresa a vivir un desplome del 10% de sus acciones al día siguiente.

Microsoft informó que sus ingresos netos totales al 30 de junio aumentaron 29%, lo cual se tradujo en 21,9000 millones de dólares (mdd), monto que decepcionó las expectativas del mercado.

Lo anterior se explica por la recepción negativa que ha tenido su tablet Surface, la cual experimentó una reducción en sus precios de hasta 20% durante la semana pasada, mientras que la tecnológica reportó costos por 900 mdd en el último trimestre debido a la reducción de sus inventarios por el mencionado dispositivo.

“El mercado de tabletas está tomando una configuración similar a la de los teléfonos inteligentes: mientras Apple lidera el segmento de alta gama, otros fabricantes como Samsung están ganando terreno con equipos de bajo costo gracias a la popularidad del sistema operativo Android, de Google”, comenta Cardenal.

El medicamento es claro, pero no sencillo de conseguir, ya que “la compañía necesita una fuerte transformación en su cultura de innovación y desarrollo de productos para lograr recuperar parte del terreno perdido”, dice Andrés.

En este sentido, uno de los esfuerzos que ha adoptado la empresa para revitalizar el negocio, ha sido el lanzamiento de su sistema operativo, aunque la respuesta, dice el analista, no ha sido la mejor y representa una situación preocupante para los próximos trimestres.

“Si la nueva versión de su sistema operativo fracasara, la compañía podría sufrir un doble golpe: por un lado la declinación en las ventas de PCs y al mismo tiempo la pérdida de participación de mercado frente a otras alternativa”, advierte Andrés Cardenal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siguientes artículos

México y Chile intercambiarán información sobre Afores
Por

El convenio permitirá a los reguladores obtener información sobre las instituciones supervisadas con presencia en ambos...