Por Jhon Cisnero*

A través de la historia hemos visto como diversos países han sido víctimas de la mala administración, de errónea toma de decisiones, de guerras y devastaciones, eventos que los han encaminado a escenarios de crisis y miseria, es por ello que tenemos hoy en día el Fondo Monetario Internacional (FMI). El crecimiento de las economías para el mejoramiento de las sociedades es esencial, sin embargo, cada país es un caso único, aunque la mayoría de las veces se quiera clasificar a todos de la misma manera; lo que funciona para uno, puede que no funcione para otro.  El organismo financiero internacional últimamente ha tenido protagonismo en Latinoamérica, principalmente en Argentina y Ecuador. ¿Venezuela será el siguiente país que requiera ayuda del FMI?

Si fuese este el caso, uno de los principales debates es si se debe dolarizar como lo hizo Ecuador, o mantener la moneda nacional. El objetivo principal si se presentara este escenario es la recuperación económica del país, acabar con la hiperinflación, sin embargo, se debe considerar que si Venezuela llegase a dolarizar pierde cualquier posibilidad de realizar política monetaria. Este es un escenario sin precedente. David Lipton, el primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional señaló que «Venezuela experimenta una situación extremadamente compleja, una de las más complejas que hemos visto… es una crisis de alimentos y nutrición, de hiperinflación y un tipo de cambio desestabilizado, de capital humano y capacidad productiva física en debilitamiento y una situación de deuda muy complicada».

De igual manera Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), «Tendremos un trabajo monumental en nuestras manos, porque este es un país que no ha abierto sus puertas al FMI en los últimos 15 años”, también aseguró que se va a requerir financiamiento importante de toda la comunidad internacional.

Parecen muchas cosas malas juntas, sin embargo, el pasado jueves 7 de marzo se registró en Venezuela un apagón, haciendo sucumbir a la nación en una completa oscuridad, ocasionando grandes pérdidas en diversos sectores económicos, y hasta la vida de muchas personas. Esta situación aún sigue presentándose en muchos lugares del país.

El trabajo que hay que realizar en Venezuela va a requerir mucho esfuerzo, sólo en un principio se necesitaría aproximadamente 65 mil millones de dólares por parte del FMI para salir del espiral hiperinflacionario, y se requieren de 25 mil a 30 mil millones de dólares cada año por ocho años, para sólo recuperar el nivel de producción petrolera de hace 20 años, cuando esta era de 3 millones 500 mil barriles de petróleo al día.

El rol que desempeña el Fondo Monetario Internacional es de gran importancia en lo que respecta a la generar credibilidad y confianza, no sólo a nivel del país al que se le otorga el préstamo, sino también a nivel de la comunidad internacional como variable determinante para incentivar la inversión extranjera; estos factores son indispensables al momento de implementar medidas económicas, sin ellos cualquier plan tendrá altas probabilidades de fracaso.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jcisnero92

Instagram: jhoncisnero

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El ABC de una verdadera negociación colectiva
Por

Las lagunas en la Ley Federal del Trabajo en materia de sindicación y negociación colectiva permiten a los sindicatos em...