Por Andrés Arellano Báez*

Nada más fuerte que una idea a la que le ha llegado su tiempo, y el tiempo de la legalización de la cannabis ha llegado”. La máxima, expresada de forma contundente y enfática, demostrando una gran seguridad en su creencia, la comparte con nosotros Troy Daton, CEO de Arcview Group, empresa primordial en el proceso de establecimiento de la industria de la cannabis en los Estados Unidos… por ahora, puesto que como nos cuenta su directivo, “a medida que más países legalicen su situación, nos iremos expandiendo”. Y esto, puede ser una gran noticia para América Latina.

En definición de Bloomberg,  Arcview Group “es una empresa de inversión e investigación de la industria, la cual proporciona financiamiento para negocios y proyectos relacionados con el cannabis a través de su red de inversionistas miembros. La compañía organiza seminarios y ayuda a los participantes a recaudar fondos a través de su red, mientras ayuda a los inversores a encontrar nuevas empresas en el sector de cannabis”. Arcview Group sobresale en este negocio, en Estados Unidos, por ser quién está inyectando el dinero que la industria de la cannabis necesita. En breve, haciendo realidad su existencia.

Dayton, según nos cuenta, “comenzó en el mundo de la cannabis buscando cambiar la ley”. A lo que se refiere, y como lo dice en entrevista con DNC, es a su involucramiento en los años noventa como voluntario en el Marihuana Policy Project (MPP), organización que lucha por producir cambios en la legislación federal contra la cannabis, involucrándose un año antes de que la histórica Proposición 215 tuviera lugar en California.

PUBLICIDAD

Como líder encargado de la recaudación de fondos para el MPP, aseguraba acuerdos con “con donantes que aportaban desde 5 mil hasta 500 mil dólares al año para cambiar la ley”. Continúa explicando él que “eran personas que habían hecho sus fortunas en otras áreas, pero que eran donantes porque les interesaba la causa. Al mismo tiempo era claro para ellos que estaban creando una industria. Paralelamente, yo estaba recaudando dinero para los dispensarios; empresarios que requerían capital con tal poder llevar sus negocios al siguiente nivel, pero incapaces de comunicarse con los inversionistas”.

Troy notó lo obvio: la posición de privilegio en la que se hallaba. Una conversación son Steve D’Angelo, quien manejaba en esa época el Harborside Health Center (el dispensario de mariguana medicinal más grande del mundo) y el futuro estaba escrito. Ambos serían los fundadores del Arcview Group, una compañía que hoy, tal y como dice su página, ha logrado inversiones en la industria de la cannabis de los Estados Unidos por 200 millones de dólares, en 175 empresas del sector.

La visión de Dayton es tan sencilla como pragmática, algo que concluimos según lo que nos comparte… “si quieres que a una persona le interese tu causa, tienes que hacer esa causa una rentable. La mejor forma de cambiar la política de la cannabis, no es convenciendo a los políticos, sino demostrándoles a ellos y a las personas, que este es un negocio que ayuda a mejorar la calidad de vida de los que la usen, pero que crea empleos, que paga impuestos…”. Dado los resultados y el hecho indiscutible que, como dice Troy, esta es la “industria de mayor crecimiento en los Estados Unidos”, la misión parece venir completándose con éxito.

¿Y por qué no hacerlo? Los beneficios de la cannabis medicinal han sido más que comprobados. Pero, citando a nuestro entrevistado, “el impacto económico es enorme”. Y es que estando tan solo en sus principios, ya se siente el peso de los negocios que esta “planta” puede llegar a mover. “La lista es inmensa: agricultura, farmacéuticas, marketing, medios de comunicación, materiales de construcción, ropa”. Y aún más, porque la transformación económica es paralela a la social: “la cultura, la música, la política, el entretenimiento, todo va a cambiar”, según cree Dayton.

Tres, no obstante, parecen ser las amenazas que sobre este proceso tan positivo se ciernen.

Una, es el retorno de un muy marcado conservadurismo político a nivel global, que podría estar a favor del regreso a la lucha contra la mariguana en su vertiente más tradicional. Dayton no le teme al futuro en ese sentido. “Hay muy poca gente realmente seria que esté en contra de la legalización de la cannabis hoy”, responde seguro del futuro el ejecutivo. “La lucha a favor de la prohibición desde una posición moral de superioridad es algo que pierde cada vez más. Las encuestas demuestran que incluso los Republicanos, en su gran mayoría, están en contra de la ilegalidad de la cannabis”.

En época de noticias falsas, y recordando que la prohibición de la cannabis provino única y exclusivamente de una campaña de propaganda negra, el creciente y certero conocimiento del público sobre esta industria es esencial. Por eso, Arcview Group “está abierto a financiar todo tipo de iniciativa relacionada con la cannabis”. En Estados Unidos estamos viendo el nacimiento de empresas de publicidad, firmas de abogados y consultores, todos enfocados en apoyar a los productores y distribuidores a crear una industria “seria y responsable”, características esenciales que debe tener si quiere establecerse con seguridad.

La otra amenaza, tiene que ver con el aspecto económico. Es común escuchar, y nuestro entrevistado lo repite, que “la cannabis es una industria tan dinámica como lo fue la de la dot.com”. La contraparte de tan positivo escenario, por supuesto, es vislumbrar la posibilidad de concluir todo este boom tal y como sucedió con el referido: en una burbuja. Troy ve este como un escenario posible, pero algo positivo, puesto que será “una corrección del mercado”. No obstante, hay una diferencia radical, según nos explica él. “La fuerza motora del dot.com fue la innovación y el cambio de hábito en los consumidores. De ambos hay en la industria de la cannabis; pero no son la fuerza que impulsa esta expansión. La fuerza que sí mueve esta industria es el cambio de la ley, transformar un mercado subrepticio, pero que ya existe, en uno legal”. La diferenciación es bastante pertinente de cara a su situación en el futuro.

Una tercera amenaza, más sutil, es qué podrían realizar los directos afectados con la legalización del producto en su parte medicinal y recreativa. Las farmacéuticas y la industria de los licores son dos grandes ejemplos de industrias que se han mostrado reticentes al fenómeno. Pero Troy tiene una visión bastante tranquilizadora. “Es inteligente para ellos participar en la industria. Deben hacerlo. Es como las energías renovables: al principio las grandes compañías petroleras se opusieron, pero hoy son ya de los más grandes inversores. Todo es un cambio muy positivo para la sociedad y ellas deberán llegar a esta industria”.

Uno de los aspectos más interesantes de lo expuesto por Troy, es su creencia de que la legalización de la cannabis traerá un cambio fundamental en el sector público. No solo es que habrá más impuestos, sino que hoy “desgastamos las instituciones solucionando un problema inexistente”. La enorme cantidad de recursos públicos malgastados es enorme. “Eso hará el Estado más eficiente y cambiará las relaciones de los ciudadanos con él”. Un punto que pesa en América Latina.

Troy, que ha estado en Colorado, se ha dado cuenta que con la legalización de la cannabis el impacto en la cotidianidad del ciudadano es mínima, por lo que las amenazas de que va a ver un descontrol después del cambio en su situación legal son, honestamente, ridículas. La historia del alcohol dice lo contrario: la legalización disminuyó su consumo. Pero, como vemos, en demasiados sectores, económicos especialmente, sí se siente el cambio, siendo éste uno profundamente positivo.

Muy difícil no coincidir con nuestro entrevistado, quien testifica que “invertir en cannabis es hacerlo en una industria que creará un mundo más libre, más compasivo y seguro”. América Latina tiene mucho por ganar y muy poco por perder en establecer la legalización de la cannabis. Es una apuesta casi segura que, adicional, podría encontrar en una empresa como Arcview Group (ya con presencia en España) un gran aliado para la consecución del capital… Troy así nos lo asegura.

*Escritor, Profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales

 

Contacto:

Twitter: @andresarellanob

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La química, motor de un mundo más conectado
Por

Además de su contribución a la evolución del IoT en sectores diferenciados, la química intervendrá en el proceso para qu...