Guerrero, el tercer estado con más pobreza, recibirá menos recursos para combatir este problema social, mientras que Colima, el que tiene menos pobres, recibirá 28% más dinero para este rubro. Siete de 11 estados donde se celebrarán elecciones a gobernador y diputados recibirán más aportaciones federales el próximo año.

 

Por Francisco Muciño e Israel Pantaléon

La bolsa de recursos que los estados recibirán en 2016 será más grande, pero eso no significa que todos recibirán lo que necesitan.

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del próximo año se contempla que las participaciones federales suban 8.5% y las aportaciones federales 1.1%; esto, con todo y el recorte al gasto que tuvo que hacer el gobierno federal por la caída de 30% en los ingresos petroleros.

La razón: si aumentan los ingresos que se pueden repartir (recaudación federal participable), también se incrementan los recursos a gastar.

No obstante, en los recursos que están etiquetados para ciertos fines, como salud, algunos recibirán menos, en concreto 18 de las 32 entidades federativas, de acuerdo con un estudio del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Por otro lado, Guerrero, el tercer estado con más pobreza, recibirá menos recursos para combatir este problema social, mientras que Colima, el que tiene menos pobres, recibirá 28% más de dinero para este rubro, según datos recabados por el organismo a partir del Proyecto de Presupuesto 2016.

Mientras el reparto de recursos no es equitativo para algunas entidades, otras recibirán más de cara a las elecciones del próximo año. Siete de 11 estados donde se celebrarán elecciones a gobernador y diputados recibirán más aportaciones federales en 2016. Por ejemplo, en Baja California, donde se elegirán diputados locales y presidentes municipales, los recursos subirán 7.62%.

 

Más dinero a estados, pese a recortes…

Pese al recorte al gasto público, la reorganización del gasto en varios rubros y la caída de los ingresos petroleros, los recursos por participaciones y por aportaciones federales para las entidades federativas serán mayores respecto a 2015.

En el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, las participaciones federales, que pueden usar los estados en lo que consideren conveniente, serán de 679,350.2 millones de pesos (mdp), 8.5% más que en este año.

Mientras que las aportaciones federales, que están etiquetadas para servicios, subirán 1.1% hasta 616,523 mdp.

La razón de que estos recursos para las entidades suban, pese a los recortes planeados, es que se prevé que la recaudación federal participable se incrementará, explica Kristobal Meléndez, investigador del CIEP.

“Las participaciones van a crecer más porque están coordinadas en la Ley de Coordinación Fiscal. Entonces, si la recaudación federal participable crece, que es lo que sucede ahora que el gobierno estima mayores ingresos por impuestos, entonces el monto de las participaciones va a aumentar”, explica.

Aunque este incremento sólo se dará si se cumple la meta de recaudación, aclara Francisco Vázquez-Ahued, analista de Moody’s. “El riesgo en las participaciones es que no se cumpla lo recaudado por Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya que será el que cubra el faltante por la menor producción de petróleo y el menor precio del crudo. Si el aumento en la recaudación de 15% por ISR no se da, las participaciones no se distribuirán como se plantearon en un principio.”

 

Pero… ¿menos recursos a los más pobres?

Pese a que a nivel general subirán las aportaciones federales a estados, sólo 14 entidades recibirán más recursos, mientras que 18 recibirán menos respecto al año pasado.

Las entidades que recibirán menos son: Tlaxcala (-0.12%), Querétaro (-0.17%), Distrito Federal (-0.26%), Guerrero, (-0.51%), Yucatán (-0.56%), Nayarit (-0.63%), Zacatecas (-0.69%), Colima (-0.83%), Guanajuato (-0.90%), Morelos (-0.93%), Coahuila (-1.06%), Sinaloa (-1.10%), Durango (-1.11%), Tabasco (-1.11%), Nuevo León 1.13%), Jalisco (-1.31%), Campeche (-1.31%) y San Luis Potosí (-1.34%).

“¿Qué pasará en estas entidades que están disminuyendo sus ingresos? Tendrán que recurrir a la recaudación local o deuda, o al recorte de algunos presupuestos”, alerta Kristobal Meléndez, del CIEP.

Por otro lado, los recursos destinados al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), con el objetivo de combatir la pobreza extrema, serán mayores en los estados donde hay menores índices de pobreza.

Por ejemplo, Colima recibirá 146.5 mdp del FAIS, 28.48% más que este año, pero esta entidad es la que tiene menos personas en pobreza (58,700), según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). En el otro extremo, a Guerrero, con 65.2% de su población pobre (2.31 millones), se le reducirán 0.44% los recursos hasta 5,201 mdp.

“No hay una relación ahorita con las entidades que tienen más niveles de pobreza con la distribución. Mucho de esto se debe a que son negociaciones. Eso refleja una mala planeación del gobierno”, opina Meléndez.

 

Más recursos de cara a elecciones

Siete de 11 estados donde se celebrarán elecciones a gobernador y diputados recibirán más aportaciones federales el próximo año. Por ejemplo, en Baja California, donde se elegirán diputados locales y presidentes municipales, los recursos subirán 7.62%.

Mientras que los otros estados donde se elegirá gobernador el próximo año y recibirán más son Oaxaca (7.11%), Aguascalientes (4.12%), Chihuahua (2.36%), Puebla (1.97%), Quintana Roo (1.90%) y Veracruz (1.82%).

Los únicas entidades que también tendrán comicios el próximo año, pero recibirán menos aportaciones, son Zacatecas (-0.69%), Sinaloa (-1.10%), Tlaxcala (-0.12%) y Durango (-1.11%).

En febrero de este año, a propósito de las elecciones en nueve estados, la agencia Moody´s prevenía en un reporte sobre los riesgos de endeudamiento imprevisto en estas entidades.

“Históricamente, los procesos electorales han exacerbado las debilidades fiscales de los estados al ser acompañados, con frecuencia, de un relajamiento en los esfuerzos recaudatorios. Al mismo tiempo, es común observar un aceleramiento en el ritmo del gasto. Dichas tendencias podrán derivar en déficit mayores a los esperados en 2015, lo cual forzará a los estados mexicanos a compensar esta situación a través de un mayor endeudamiento”, opina en el reporte Francisco Urióstegui, analista asociado subsoberano de Moody’s.

Francisco Vázquez-Ahued, analista de Moody’s, coincide en entrevista: Los riesgos para las finanzas estatales para el próximo año también serán las elecciones, así como la incertidumbre sobre las participaciones y la producción de petróleo.

 

Siguientes artículos

No es tiempo de entretenimiento, es un tiempo de entrenamiento: Daniel Habif
Por

El conferencista nos insta a buscar lo mejor de nosotros en tiempos de adversidad: no es momento de quedarse quietos, es...