Estados Unidos emitió este viernes lo que describió como un proyecto de reglas específico para prohibir o exigir notificación de ciertas inversiones estadounidenses en inteligencia artificial (IA) y otros sectores tecnológicos en China que podrían amenazar la seguridad nacional.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos publicó las reglas propuestas y una serie de excepciones después de un período inicial de comentarios tras una orden ejecutiva firmada por el presidente Joe Biden en agosto pasado. Las reglas imponen a los individuos y empresas estadounidenses la responsabilidad de determinar qué transacciones serán restringidas o prohibidas.

Se aceptarán comentarios públicos hasta el 4 de agosto, lo que significa que Estados Unidos está en camino de implementar regulaciones para fin de año como se anticipó.

La orden ejecutiva de Biden, que ordenó la regulación de ciertas inversiones de EU en semiconductores y microelectrónica, computación cuántica e inteligencia artificial, es parte de un impulso más amplio para evitar que el conocimiento estadounidense ayude a los chinos a desarrollar tecnología sofisticada y dominar los mercados globales.

“Esta regla propuesta promueve nuestra seguridad nacional al evitar que los muchos beneficios que brindan ciertas inversiones estadounidenses, más allá del simple capital, respalden el desarrollo de tecnologías sensibles en países que pueden usarlas para amenazar nuestra seguridad nacional”, dijo el Subsecretario del Tesoro para Seguridad de Inversiones, Paul Rosen.

El Tesoro dijo que las nuevas reglas tenían como objetivo implementar “un programa de seguridad nacional estrecho y específico” centrado en ciertas inversiones en el exterior en países de interés.

El Tesoro había trazado los contornos de las reglas propuestas en agosto. Las noticias del viernes incluyen excepciones adicionales, incluidas las transacciones consideradas de interés nacional de Estados Unidos.

Las reglas propuestas prohibirían las transacciones de IA para ciertos usos finales y que involucran sistemas capacitados para usar una cantidad específica de potencia informática, pero también requerirían la notificación de transacciones relacionadas con el desarrollo de sistemas de IA o semiconductores que no estén prohibidos de otro modo.

Te podría interesar: EU y China retoman conversaciones sobre armas nucleares después de cinco años

Inversiones de empresas estadounidenses a China serán supervisadas

Se aplicarían otras excepciones a los valores negociados en bolsa, como fondos indexados o fondos mutuos; ciertas inversiones de sociedades limitadas; compras de propiedad del país de interés; transacciones entre una empresa matriz estadounidense y una subsidiaria controlada mayoritariamente; compromisos vinculantes que son anteriores a la orden; y determinadas financiaciones de deuda sindicada.

Ciertas transacciones de terceros países que se determine que abordan preocupaciones de seguridad nacional, o en las que el tercer país abordó adecuadamente las preocupaciones de seguridad nacional, también podrían estar exentas, dijo el Tesoro.

La orden se centra inicialmente en China, Macao y Hong Kong, pero funcionarios estadounidenses han dicho que podría ampliarse más adelante.

La exfuncionaria del Tesoro, Laura Black, abogada de Akin Gump en Washington, dijo que estaba intentando definir el alcance de la norma lo más estrictamente posible, pero requeriría una mayor vigilancia por parte de las empresas que buscan invertir en China.

“Los inversores estadounidenses necesitarán realizar una diligencia debida más amplia cuando realicen inversiones en China o inversiones que involucren a empresas chinas que operen en los sectores cubiertos”, dijo.

Black dijo que las reglas propuestas por el Tesoro mantenían en la mira a los fondos de capital privado y de capital de riesgo administrados por Estados Unidos, así como a las inversiones de algunos socios limitados de Estados Unidos en fondos administrados en el extranjero y deuda convertible.

Ciertas filiales y matrices chinas estarán cubiertas por la norma, que también prohibiría algunas inversiones de empresas estadounidenses en terceros países, añadió.

Además de las inversiones de capital, las empresas conjuntas y los proyectos totalmente nuevos, la deuda impaga también podría capturarse cuando se convierta en capital.

Las regulaciones siguen las restricciones a la exportación de cierta tecnología a China, como las que prohíben el envío de ciertos semiconductores avanzados.

El objetivo es evitar que los fondos estadounidenses ayuden a China a desarrollar sus propias capacidades en esas áreas para modernizar su ejército.

Quienes violen las normas podrían estar sujetos a sanciones tanto penales, como civiles, y las inversiones podrían cancelarse.

Con información de Reuters

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

acciones Nvidia
Nvidia registra segundo día de descenso en acciones tras récord de capitalización bursátil
Por

Tras haber superado brevemente a otras tecnológicas como Microsoft y Apple, ahora Nvidia ve una caída en sus acciones.