¿Estados Unidos dejó de espiar a sus ciudadanos como en antaño se afirmaba? ¿Alguien en su sano juicio ‘trollearía’ a sus jefes y exjefes confiado en que jamás sería descubierto?

 

 

 

El Presidente Barack Obama no termina de recuperarse del “apagón” gubernamental y de los señalamientos de constantes espionajes a otros países, cuando sale a la luz que un empleado gubernamental fue despedido por criticar las decisiones del Presidente Obama.

¡Vaya tiempos por los que está pasando el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama! Después de que por dos semanas se suspendieran las actividades en el Gobierno norteamericano a causa del desacuerdo por el tope de la deuda y, más recientemente, por los acusaciones de espionaje a países como México, Brasil, España o Alemania, se da a conocer que un empleado criticaba, muy fuerte, las decisiones del cuadragésimo segundo Presidente de la Unión Americana vía twitter y que ha sido despedido de su trabajo.

Lo curioso es que el ahora exempleado y tuitero rebelde formaba parte del Consejo de Seguridad Nacional (NCS, por sus siglas en inglés) de la Casa Blanca, y que tenía a su cargo parte de las decisiones que se tomaban en las negociaciones del armamento nuclear de Irán. Vaya, que no era un empleado menor.

A través de la cuenta de Twitter @NatSecWonk -ahora desactivada-, Jofi Joseph publicó una serie de críticas, burlas y comentarios mordaces de la cultura estadounidense e incluso hacia el propio Presidente Obama, que por unos dos años fueron la delicia de periodistas, políticos, gente del gobierno y demás comunidad tuitera.

Lo que pareciera una broma o una ocurrencia del mundo 2.0 tenía por objetivo un pez grande de la NCS: Ben Rhodes, un asesor de alto nivel del Presidente Obama en temas armamentistas.

Jofi Joseph y Rhodes formaban parte del mismo departamento de la NCS, aunque el segundo ocupaba un rango muy superior, fue acusado por el primero de ser un filtrador de información a la prensa. Todo, claro está, desde el “anonimato” de la red social de 140 caracteres.

El asunto creció tanto, que en junio pasado el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, comenzó a programar audiencias en las que declararía el propio Rhodes y esclarecería los señalamientos de ser un “soplón” más del sistema.

Como recordarás lector, Estados Unidos ha estado en un ataque constante por las filtraciones a la prensa internacional de documentos que revelan espionajes, operaciones secretas, financiamientos al borde de la ley y golpes de Estado, a raíz de lo que en su momento documentó Julian Assange, después el también empleado del Gobierno, Bradley Manning y más recientemente Edward Snowden.

No conforme con eso, Estados Unidos se estaba enfrentando a un tuitero que, sin más ni más, afirmaba que un asesor de la Casa Blanca estaba soltando información delicada.

Las acusaciones de Joseph crecieron tanto que hasta el exVocero del Consejo de Seguridad Nacional, Tommy Vietor, tuvo que salir al paso para defender a Rhodes. Vietor declaró en el verano pasado que trabajó muy de cerca con Rhodes y aseguró que “(Rhodes) ha pasado más tiempo tratando de impedir la publicación de información clasificada de lo que puedan imaginar”.

Lo que por un momento pasó de ser un thriller político muy al estilo Hollywood, terminó en una predecible disculpa pública de Jofi Joseph, en la que aceptaba ser el creador y autor de los tuits en los que acusó una y otra vez a su exjefe.

“Lo que comenzó como un intento de parodia de la cultura de Washington se convirtió al cabo del tiempo en una serie de comentarios inapropiados y malintencionados.

“Asumo toda la responsabilidad por este asunto y me disculpo sinceramente con todos aquellos a los que he insultado”, dijo Joseph en una comunicación electrónica con el portal estadounidense politico.com.

Lo que sorprende es que ni el mismo sistema de espionaje y monitoreo de comunicaciones electrónicas con que cuenta Estados Unidos haya detectado, en un primer momento, que el autor de la parodia fatídica haya sido un enemigo en propias tierras.

Por lo que me surgen algunas dudas: ¿Estados Unidos dejó de espiar a sus ciudadanos como en antaño se afirmaba? Y peor todavía: ¿alguien en su sano juicio trollearía a sus jefes y exjefes confiado en que jamás será descubierto? Y más absurdo: ¿trollearlo cuando ambos forman parte del mismo equipo y de poderosas entidades de seguridad?

Yo creo que Jofi Joseph quiso pasar a la historia como un crítico del sistema y falló en el intento y quedó, lamentablemente, evidenciado. Solo que sin el peso de un Assange, de un Snowden y de un Manning.

Y tú lector, ¿qué opinas?

 

 

Contacto:

Sígueme en Twitter: @miguelcolunga1

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cuál es la galaxia más distante de la tierra?
Por

La luz proveniente de la galaxia, llamada por los científicos ‘z8 GND 5296’, tardó 13,100 millones de años e...