De regreso de vacaciones, este nuestro México se enfrenta al retorno de todos los eternos fantasmas de nuestro sistema político. A pesar de lo mucho que ha cambiado el país, los políticos se niegan a cambiar estas eternas prácticas. Yo creo que el día que ya no las apliquen, nuestros políticos van a sentir que ya no hacen política o de plano se van a dar cuenta de que ya son muy viejitos haciendo prácticas obsoletas. Ojalá logremos desterrar estos fantasmas.

Revisemos qué está de regreso.

Después de la elección de julio de 2016 y a dos años de la elección del 18, irremediablemente la jauría electoral se suelta, todos los actores políticos empiezan a sentir que se les acaba el tiempo y todos empiezan a acercarse al arrancadero, se asoman, empiezan a hacer sus escarceos. Esto implica que con estos arrancones que se dan hacen cambiar la dinámica del país, y en lugar de enfocarse en el desarrollo y cuidado de México, todo es precampaña electoral. Cualquier declaración se interpreta, cualquier cambio que se dé es enfocado al tema; a partir de ahora, como si fuera futbol, se siente, se respira y se vive para la sucesión presidencial en el país.

También estamos a un mes del Cuarto Informe de Gobierno. Tradicionalmente se piden cambios en el gabinete, obligados por la liturgia y religiosidad de la historia y tradición del viejo sistema político. Los opinadores sacan las viejas historias, desconocen las realidades y presionan para seguir con las tradiciones; es parte de la presión de los viejos grupos de poder para convertir al país en un circo electoral. Ya les urgen supuestas definiciones electorales, cuando en el fondo los grupos de poder, ante una presidencia muy debilitada –que por los efectos reformadores tiene poca aceptación ante la opinión pública–, regresan los momios, las apuestas, el circular de los nombres, no por el bien del país, sino por el bien de la sucesión presidencial.

PUBLICIDAD

Por otra parte regresan los niños a la escuela, sí, pero también –y como todos los años– regresó la CNTE a las calles y al drama de la amenaza de no iniciar las clases. También ahora con el pretexto de la reforma educativa quieren paralizar al país con bloqueos, manifestaciones, incendios, etcétera. Como ya lo mencionamos, hoy todo en México es sucesión presidencial, y ¿cómo que la CNTE no iba a aparecer en este escenario?

Este regreso de la CNTE –también un mal de nuestra historia y sistema político– no es fortuito ni coincidencia. Para los que no tengan recuerdo histórico, esta organización nace dentro del sistema político nacional, creada por políticos para (en español mexicano coloquial) madrear a quien sea necesario, ya sea gobierno federal, estatal, grupo político o funcionario en cuestión con posibilidades de llegar a ser candidato, candidato ya en campaña u oponente político. Pero llegó la alternancia, y luego las divisiones en el partido oficial y el desmantelamiento del sindicato de la educación con el apresamiento de su lideresa, y finalmente la reforma que cambia el flujo y control de los recursos de la educación, y entonces la CNTE queda libre, descabezada y fragmentada, por lo que hace que se convierta en una Hidra, no de siete cabezas, sino de muchas más, que pelea en varios frentes, con diferentes agendas y que está a sueldo del mejor postor, con relaciones extendidas desde la guerrilla hasta empresarios de todos tipos y colores, y con un monstruo de estas dimensiones no sabemos si hasta con relación con intereses internacionales.

No olvidemos el mantra del cuarto año de gobierno de nuestro sistema político. También tiene que ver con la idea de la sucesión electoral aportando a golpear a los candidatos visibles para el 18 y, de paso, hacer quedar mal al gobierno en turno.

Hace algunos días, alguien me preguntaba si esto era algo inaudito en el país, y le comentaba que no, que sólo habría que revisar el cuarto año de todos los ex presidentes, siempre es lo mismo: los grupos políticos tratando de debilitar la presidencia, ante los desbocados candidatos internos y externos del sistema. Todo se repite, todo viene de regreso.

Así que ante este eterno regreso de la contienda electoral anticipada no queda de otra más que resignarse. Es necesario aprender a leer las noticias, no dejarse llevar por los grandes titulares del día. Mucho café, mucha paciencia que las fechas fatales que nos traen a la opinión publicada en conjunción con las toneladas de memes son para generar más angustia y caos dentro de este proceso.

Y ya que hablamos de regresos, siempre vale recordar aquella frase famosa de la gran radionovela y después caricatura Kalimán, el hombre increíble, que en los momentos más difíciles de las historias semanales le repetía a su joven acompañante y aprendiz: “Serenidad y paciencia, mi querido Solín, serenidad y paciencia.”


También te puede interesar…

El amor por México supera al odio

Entre el terror y la locura mundial


 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

EPN plagió parte de su tesis, acusa investigación; ‘es error de estilo’: Presidencia
Por

El titular del Ejecutivo plagió al menos 197 de los 682 párrafos que integran su tesis de licenciatura, de acuerdo con u...