La incomodidad paraliza a los individuos hasta que los asfixia y torna autómatas. Su contraparte ‑la comodidad‑ los ayuda a ser mejores. Lo mismo pasa en el uso de la tecnología.

 

 

Por Humberto Bortoni, Blue Coat. 

PUBLICIDAD

 

En 1964 se registró el suicidio de un hombre que se aventó desde su departamento –ubicado en el doceavo piso de un edificio. Lo singular del asunto consiste en que el hombre decidió arrojarse del edificio porque se encontraba incomodo. Me explico: al sujeto en cuestión se le había hecho tarde para encontrarse con su mujer en una tienda departamental y comprar un regalo. Antes de salir de su departamento, se dio cuenta que hacía frío y decidió ponerse un suéter. Ahí empezó su problema. Ponerse el suéter resultó una pesadilla, sus manos y cabeza pasaron grandes dificultades antes de salir por los agujeros correspondientes, la tela le apretaba la nariz y la boca casi sofocándolo; para respirar tenía que tragar pelusas de lana. Fue tan incómodo el proceso de meterse el suéter y tan larga su ejecución, que cuando por fin logró sacar la cabeza y volver a sentir el aire fresco en su rostro, una nueva angustia lo hizo suyo, a tal grado que no supo que hacer consigo mismo, decidió volver a meter la cara en la tela y se dejó caer del doceavo piso.

La historia es un cuento que aparece publicado en la segunda edición de Final del Juego, de Julio Cortázar. Es ficción, desde luego. Sin embargo, el tema que desarrolla es absoluta y catastróficamente real: la incomodidad paraliza a los individuos hasta que los asfixia y torna autómatas. Su contraparte ‑la comodidad‑ los ayuda a ser mejores.

Un estudio a nivel mundial, que se realizó entre líderes de negocios, reveló que cuando las organizaciones les dan a sus empleados la libertad de elegir la tecnología con la que se sienten cómodos (BYOD, Almacenamiento de Nube, Redes Sociales, etc.) para hacer su trabajo, la eficiencia del negocio aumenta en 84%, y –de la mano con la eficiencia‑ se da un aumento de un 24% en los ingresos y un 23% en las ganancias. 68% de las compañías de mayor crecimiento en el mundo confirmaron esta información. Sin embargo, 76% de los encuestados consideran que la seguridad es la principal barrera para la autonomía tecnológica. En otras palabras, consideran que dificulta la innovación y –en consecuencia‑ disminuye su potencial de crecimiento.

Para evitar esto, para evitar que el potencial de una organización se vea disminuido por la inseguridad o por soluciones de seguridad que fungen como cadeneros que no dejan pasar a nadie, es necesario que estas organizaciones cuenten con una tecnología que asegure el negocio, que le brinde continuidad, agilidad y gobernabilidad, distinguiéndose con seis principales características:

  1. Arquitectura abierta que le permita integrarse con las mejores soluciones que existen en el mercado y no lo haga dependiente de un solo proveedor y sus limitantes.
  2. Estructura híbrida y flexible que se adapte a sus necesidades.
  3. Red global de protección de amenazas, que le aporte el conocimiento del panorama mundial de la web y le faculte para protegerse de aquello que hace falta protegerse y sacar provecho de aquello que debe sacarse provecho.
  4. Calificación dinámica en tiempo real, que le brinde la certeza de que esta navegando en sitios seguros en todo momento y que le impida exponer su red a vulnerabilidades indeseadas.
  5. Una buena experiencia de usuario que, al no afectar el desempeño de la red, los haga sentir cómodos en su navegación y trabajo a través de ella.
  6. Recopilación de datos y análisis avanzado de la información que garantice que la razón de ser de la organización no se vea afectada por motivos ajenos a ella y pueda sacar provecho de la información que sus propios usuarios generan para llevar a todos al límite de su potencial.

 

 

Contacto:

E-mail de contacto:

[email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México toma el cuarto puesto como receptor de remesas en el mundo
Por

Un informe del Banco Mundial arroja que los principales receptores de remesas para 2013 son: India, China, Filipinas, Mé...