La startup Node quiere revolucionar la construcción de casas modulares que se pueden armar en cuestión de días como si fueran Legos, de acuerdo con su creador.

La tecnología de Node, que aún está en desarrollo, utiliza materiales estándar: madera, metal y aislamiento.

Las tejas se fijan en su lugar, las paredes se unen entre sí en soportes metálicos y además no se necesitan clavos ni tornillos para el ensamblaje, de acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

Las casas están construidas con paneles solares que ayudan a que sea neutral en misiones de carbono.

Hasta ahora, sus casas con dos dormitorios y un baño, que cubren entre 400 y 1,000 pies cuadrados, se han vendido bien, dijo Chapin.

Hasta ahora, han reservado 11 ventas por valor de 2.7 millones de dólares, con márgenes del 50%, que es alto en la industria de la construcción. Las casas vendidas hasta ahora están en el rango de $ 250,000, competitivas con la construcción personalizada convencional.

En un futuro, Node planea integrar todos los materiales, como el agua y los sistemas eléctricos, en ensamblajes fabricados en fábrica, que según Chapin reducirá los costos de mano de obra en el sitio en un 90%. Eso debería traducirse en grandes reducciones de precios.

De acuerdo con la publicación del WEF, en el mejor de los casos, las viviendas prefabricadas y las tecnologías prometedoras, como la impresión en 3D, son medidas a medias cuando se trata de abordar la crisis de la vivienda en los Estados Unidos.

Te recomendamos: El futuro de las casas inteligentes

 

Siguientes artículos

Festival Internacional de Cine de Toronto: Dickens a la pantalla
Por

Uno de los títulos que busca el reconocimiento de la crítica es, The Personal History of David Copperfield, que nada tie...