El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) apunta que tres enfermedades, son el principal motivo de presión financiera por la prestación de servicios de salud, esto se debe al alto número de derechohabientes que las padecen.

Se trata de la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y una derivada de éstas, la insuficiencia renal; en 2020 el instituto reportó que el gasto estimado para atender estas enfermedades fue del orden de 58,283 millones de pesos (mdp), a precios corrientes.

Si bien estos padecimientos crónicos degenerativos son de alto impacto financiero para el IMSS que dirige Zoé Robledo, el año pasado este gasto disminuyó 25% respecto a 2019, cuando fueron 77,476 mdp.

El gasto menor se debió al control de la emergencia sanitaria por el Covid-19, pues las atenciones médicas en general se suspendieron, no obstante, el IMSS prevé que, con la reactivación de los tratamientos el desembolsó va a crecer de nueva cuenta, de acuerdo con información la institución de salud.

Te recomendamos: Así es como la Inteligencia Artificial puede ayudar a detectar diabetes y generar ahorros por 3,000 mdp

Y eso no es todo, también existe el riesgo de un aumento en el número de eventos con presencia de alguna complicación de estas enfermedades como consecuencia de la interrupción parcial del tratamiento correspondiente.

En 2019, el total de pacientes en tratamiento por diabetes mellitus, hipertensión arterial o insuficiencia renal ascendía a 8.3 millones de derechohabientes, mientras que en 2020 esta cifra fue de 6.6 millones, lo que representó una reducción de poco más de la quinta parte, apunta el IMSS.

¿Cuánto cuesta cada una?

Para empezar, si la diabetes mellitus y la hipertensión no llevan un control metabólico adecuado y suficiente, deriva en el riesgo de desarrollar complicaciones como la insuficiencia renal.

El gasto al año por paciente que padece diabetes mellitus es en promedio de 9,845 pesos, pero si hay complicaciones puede llegar hasta los 15,580, es decir, se eleva 58%.

La situación es más extrema en el caso de la hipertensión arterial, ya que el costo por paciente es de 3,913 pesos, de igual manera si existe alguna complicación, este se dispara a 73,489 pesos, un incremento de 95%.

Te puede interesar: 70% de fallecidos por Covid-19, con hipertensión, diabetes u otra enfermedad

La reina del gasto es la insuficiencia renal, la atención por derechohabiente le cuesta al IMSS cerca de 190 mil pesos, cabe destacar que esta enfermedad en comparación con la diabetes y la hipertensión ha mantenido una tendencia al alza en su costo.

Cada año se suman más enfermos

La evolución histórica del número de pacientes diagnosticados con diabetes mellitus o hipertensión arterial, muestra un incremento sostenido de la prevalencia de estas enfermedades en los derechohabiente del IMSS. En los últimos 4 años, la población con detección de diabetes mellitus incrementó de 4.2 a 4.8 millones de personas.

En cuanto a la hipertensión arterial, presenta un incremento de 7.3 a 7.9 millones de personas, con un crecimiento promedio anual de 2%, según las estadísticas del IMSS.

La presión financiera que ejercen las enfermedades crónico degenerativas resulta insostenible en el largo plazo, indica el instituto.

Por lo anterior, resulta una necesidad apremiante continuar con el desarrollo y ampliación de una cultura de atención médica basada en la prevención de las enfermedades, identificando y eliminando los factores de riesgo más significativos.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

CFE adjudica primeros contratos para rescate de cuerpos en Pasta de Conchos
Por

Los contratos ascienden a 1.2 mdp y son para asistencia técnica de la construcción de obras y desarrollo del sistema de...