Aunque el e-commerce sigue creciendo, los comercios en México siguen esquivando su adopción ante múltiples barreras.

La economista y consultora Lorenza Martínez compartió algunas cifras para entender las limitantes del desarrollo de los pagos electrónicos en México, durante el Foro Forbes Cybersecurity Summit 2018.

El primer y más grande muro que tienen los comercios para recibir pagos electrónicos es el temor a la fiscalización.

“26% de los comercios, el porcentaje más alto de los inhibidores, dijo que era el temor a la fiscalización, por otro lado
66% dijo que prefería recibir efectivo por las ventajas fiscales”, comentó la exdirectora del Servicio de Pagos Electrónicos Internacionales del Banxico, de acuerdo con múltiples estudios.

“Es un tema fundamental que no ha sido atendido de manera integral, es una preocupación no solo para México, sino para otros países”.

La segunda barrera es el riesgo al fraude. El 22% de los comercios consideran que este peligro era el mayor impedimento, aunque solo 14% ha sufrido un fraude o cargo no reconocido.

Martínez dijo que no es suficiente tener un particupantes seguros sino que cuando haya un problema, éste tenga la certeza de confianza y apoyo por parte de la institución financiera.

La tercer frontera es la percepción de altas comisiones, pues 21% de los consultados atribuyó a este punto su negativa para aceptar los cobros electrónico, y matizó que la ley fintech va atacando la generación de mayor competencia.

La exfuncionaria del Banxico agregó que la adopción de pagos electrónicos benefician a la inclusión financiera, reducción de costos de transacción, incremento del ahorro, aumento de la productividad y mejora de servicios de los intermediarios financieros.

Lee más del Cyber Security Summit:

Al día se registran 1,000 secuestros digitales en el mundo

México es uno de los países con más ataques cibernéticos

¿Quién está detrás de los hackers?

 

Siguientes artículos

china
Marco Polo y OBOR, estrategias para el comercio
Por

Hoy se habla de una guerra de comercio entre Estados Unidos y China. Pero ¿se quedará solamente en un conflicto de leyes...