Las 10 organizaciones terroristas con más dinero en el mundo

Estado Islámico. Foto: Reuters.

Este texto apareció originalmente en Forbes Israel

 

Por Itay Zehorai

Dos camiones cargados con cientos de kilogramos de materiales explosivos corrían por las calles de Mogadishu. A la misma hora, un sábado al mediodía, miles de personas llenaban una de las plazas más concurridas de la capital de Somalia, conocida por sus cafés, hoteles, restaurantes y edificios gubernamentales. Según varios testimonios, los camiones rompieron la barrera de la carretera, una de tantas que han sido construidas alrededor de la ciudad afectada por el terror.

Según una versión diferente, hubo una corta persecución entre las fuerzas de seguridad y los terroristas en sus vehículos, hasta que llegaron a un embotellamiento, causado por un transeúnte que bloqueó el tráfico en la bulliciosa calle. De cualquier manera, el resultado final fue el mismo: dos camiones infernales explotaron en el corazón de la multitud con tal fuerza que destruyeron calles enteras. Fue la explosión más grande que se había visto en la ciudad. Decenas de autos se incendiaron por la fuerza de la explosión y los edificios colapsaron sobre sus ocupantes.

Pasaron muchos días antes de que fuera posible calcular las bajas y cientos de heridos. Algunos perecieron bajo los escombros. Solo después de largas semanas salió a la luz el alcance real de la tragedia: más de 500 personas murieron en ese evento fatal que pasó a la historia como el ataque terrorista más homicida en la última década y uno de los tres ataques terroristas más letales en la historia moderna. Si bien nadie se atribuyó la responsabilidad por el ataque mortal, muchos expertos lo atribuyen a Al-Shabaab, una organización militante-islamista extrema, que ha jurado lealtad y funciona como una rama oficial de Al-Qaeda.

Apenas pasó un mes antes de que volviera el terror, en su momento más violento y cruel, esta vez en Egipto. Decenas de terroristas armados, montados en jeeps y vehículos armados, asaltaron la mezquita local en el pequeño pueblo de Bir al-Abd al norte de Sinaí durante las oraciones matutinas de un viernes y abrieron fuego indiscriminadamente contra los fieles, bloqueando las salidas con automóviles. El ataque llamativo y meticulosamente planificado fue, según los expertos, llevado a cabo por una rama del Estado Islámico en el Sinaí. Más de 300 personas fueron asesinadas y más de 100 resultaron heridas. Este letal evento fue el ataque terrorista más mortífero que jamás haya ocurrido en suelo egipcio y, similar al de Mogadishu, se encuentra entre los diez más letales de la historia.

Como tal, el 2017 resultó ser un año especialmente sangriento. En el transcurso del año, ocho enormes ataques terroristas fueron ejecutados, cada uno con más de 100 muertes. Seis de los ocho ataques más mortíferos se cobraron la vida de casi 1.500 personas este año en Siria, Libia, Afganistán, Egipto y Somalia, planeados, financiados y llevados a cabo por los talibanes, el Estado Islámico o Al-Qaeda. Según el Instituto de Economía y Paz, en 2015, estas organizaciones fueron responsables de aproximadamente el 74% de las víctimas del terrorismo en el mundo.

Portada de Forbes Israel. Foto: Cortesía.

 

La industria de la matanza

Creamos un informe único con información de la Base de Datos Global de Terrorismo de la Universidad de Maryland, una extensa base de datos que demuestra cuán dominantes son estas mismas organizaciones terroristas en la industria mundial de los asesinatos: en 2016, por ejemplo, se registraron 13,488 ataques terroristas diferentes.

Entre los ataques terroristas que se atribuyeron a organizaciones específicas, más de la mitad fueron llevados a cabo por el Estado Islámico, los talibanes o Al-Qaeda, y sus numerosas ramificaciones en todo el mundo. Alrededor de 34,700 personas fueron asesinadas por ataques terroristas solo en 2016.

Entre los que se atribuyeron a organizaciones específicas, IS fue responsable del asesinato de 11,623 personas, alrededor del 34% del número total y cerca del 46%, si se eliminan los ataques que no fueron atribuidos a una organización específica. Los talibanes, no muy atrás, asesinaron a 5 mil personas ese año, alrededor de una quinta parte del total de muertes.

No es coincidencia que las organizaciones terroristas más letales del mundo sean también las más ricas. “Existe una clara conexión entre los dos factores”, coincide Maj-Gen. (Res.) Amos Gilad, presidente del Instituto de Política y Estrategia y ex jefe de la Oficina de Seguridad Política del Ministerio de Defensa, en una entrevista para Forbes Israel. “El componente financiero de las organizaciones terroristas es crítico y su indispensabilidad para los ataques terroristas es como el combustible para el automóvil”, agrega.

Es un hecho que una organización terrorista, como cualquier otra organización, necesita dinero para funcionar. Dinero para financiar operaciones, pagar salarios a operarios, administrar campos de entrenamiento, adquirir armas, explosivos, medios de transporte y equipo, así como mantenimiento continuo. Esto cuesta una gran cantidad de dinero y el alcance de los recursos necesarios para financiar organizaciones terroristas difiere de una organización a otra.

Por ejemplo, organizaciones terroristas como Hezbollah, Hamas o, hasta hace poco, el Estado Islámico, necesitan mucho más dinero que el costo de las actividades de una organización terrorista “regular”. Estas organizaciones mantienen sistemas sociales, religiosos, políticos y económicos, y requieren enormes fondos para gestionar las necesidades de una población bajo autoridad o influencia.

Además de los salarios para operadores activos y miembros de las facciones militares y políticas, los jefes de una organización deben asignar grandes sumas para construir y mantener viviendas, instituciones educativas, hospitales, organizaciones de ayuda y bienestar, a veces incluso la administración y el mantenimiento de instituciones gubernamentales tales como un banco central o sistemas legales e instituciones, transporte y seguridad interna.

De esta forma, el ingreso de estas organizaciones será significativamente más alto, ya que los medios de financiación (la población que paga impuestos, la tierra que proporciona acceso a los recursos naturales, etc.) son mayores y más variados, pero sus gastos son también inmensamente más altos que el promedio.

 

La crisis financiera del Estado Islámico

A pesar de los altos gastos, los múltiples recursos financieros de las adineradas organizaciones terroristas les otorgan ventajas significativas que explotan para aumentar su influencia y fuerza.

Un ejemplo de esto es la forma en que ciertos grupos terroristas usan el dinero a su disposición, con el objetivo de mantener su poder militar existente y reclutar nuevos miembros. Según un informe del Consejo de Seguridad de la ONU publicado a principios de año, el Estado Islámico compensaría generosamente a sus combatientes y utilizaría sus extensas fuentes de financiación para expandir y reclutar combatientes adicionales. En muchos casos, el Estado Islámico utilizó grandes sumas de dinero para tentar a los terroristas con “un antecedente de lucha y experiencia previa”.

La organización del Estado Islámico, hasta hace poco el grupo terrorista más rico del mundo, con un enorme ingreso anual, pagaba el doble de los salarios en comparación con otras organizaciones terroristas. Un combatiente de Al-Shabaab gana un salario promedio de aproximadamente 30 dólares por mes, un luchador de Estado Islámico gana 33% más –alrededor de 40 dólares, mientras que un combatiente del Estado Islámico con una familia recibe un salario casi tres veces– alrededor de 80 dólares al mes.

 

Sin dinero no hay víctimas

Para comprender la clara conexión entre las capacidades financieras y las operativas, se deben tener en cuenta los siguientes datos estadísticos: en la última década, alrededor de 20,000 personas fueron asesinadas por la organización terrorista yihadista Boko Haram. Alrededor de un tercio de ellos, más de 7,000 personas, murieron solo en 2014. A partir de ese momento y hasta el día de hoy, a causa de sus problemas financieros, se ha producido una disminución drástica de la actividad terrorista de la organización y, al mismo tiempo, ha disminuido el número de víctimas. Según los datos de la Base de Datos Global de Terrorismo, en 2016, la cantidad de actos terroristas que la organización nigeriana inició con éxito fue cerca del 56% y el número de muertes se redujo a casi un 80%.

No es sorpresa. En el informe presentado ante el Consejo de Seguridad, fuentes profesionales testificaron que la fuerte presión financiera a la que está sometida la organización homicida Boko Haram llevó a sus combatientes al borde del hambre. La incapacidad de los líderes de la organización africana para pagar los salarios incluso llevó a la deserción de sus combatientes.

Como tal, los medios financieros son una necesidad esencial para las organizaciones terroristas. Pero los medios de recaudación de fondos son intrínsecamente limitados y se llevan a cabo principalmente a través de canales subterráneos, por debajo y fuera de la ley en el shadow economy global. En muchos casos, la naturaleza de las actividades de recaudación de fondos es notablemente similar a la de organizaciones delictivas: tráfico de drogas, armas, tabaco o humanos, a través de robos bancarios o el cobro de dinero en nombre de la “protección” e incluso el secuestro para cobrar rescates.

Además de la actividad claramente criminal, también hay una actividad abierta en la que enormes sumas de dinero cambian de manos entre los organismos de financiación y las organizaciones terroristas. Esta recaudación de fondos involucra a asociaciones, organizaciones benéficas, empresas de negocios, entidades financieras, hombres de negocios adinerados –y como se ha visto en los últimos años– gobiernos y estados de medios.

Irán, uno de los tres países definidos por el Departamento de Estado de Estados Unidos como país terrorista (junto con Sudán y Siria), es el principal patrocinador y fuerza detrás de muchas organizaciones terroristas. Su importancia en el equilibrio de las fuerzas económicas (y militantes) de las organizaciones terroristas en el Medio Oriente se ha vuelto crítica en comparación con años anteriores, y su importancia en los sistemas internos de consideraciones en los grupos terroristas se ha vuelto crucial.

“Detrás de cada organización terrorista exitosa hay un sistema financiero y en muchos casos un país”, declaró el jefe de la inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, el general de división Herzi Halevi, en una revisión de inteligencia realizada este año en la conferencia de Herzliya. “En nuestra región, Irán es el principal financiador de las organizaciones terroristas”. Y de hecho, en la comparación de los ingresos estimados de los grupos terroristas más ricos que realizamos hace tres años, una de las principales tendencias que surgen de los hallazgos es el fortalecimiento significativo de las organizaciones terroristas apoyadas por países (Hezbollah, Hamas, la Jihad Islámica) y el debilitamiento de aquellas que dependen de fuentes independientes (Estado Islámico, Boko Haram).

Irán, uno de los tres países definidos por el Departamento de Estado de Estados Unidos como un país terrorista (junto con Sudán y Siria), es el principal patrocinador y fuerza detrás de muchas organizaciones terroristas. Su importancia en el equilibrio de las fuerzas económicas (y militantes) de las organizaciones terroristas en el Medio Oriente se ha vuelto crítica en comparación con años anteriores, y su importancia en los sistemas internos de consideraciones de grupos terroristas se ha vuelto crucial.

Todo esto es posible debido a que Irán fue rescatado de las arenas movedizas financieras en las que se hundía hasta hace poco. “La firma del acuerdo nuclear y el levantamiento de las sanciones cortó la soga atada al cuello de los iraníes”,afirmó el General de División (Res.) Amos Gilad. “Los estadounidenses en realidad los salvaron del estrangulamiento económico”.

 

Utilizando el Bitcoin para evitar riesgos

La participación de otros países de la región, en particular los del Golfo Pérsico, desempeñó un papel central en la arena del terror de los últimos años. Esos países constituyen un pilar importante en la financiación del terrorismo en la región, ya sea indirectamente, al ignorar las transgresiones financieras de entidades privadas en el país, o pagar un rescate por la liberación de ciudadanos secuestrados.

A veces, como sucedió este año, las corrientes de financiamiento se cruzan, y los límites entre el dinero de la ayuda que fluye hacia las organizaciones terroristas de determinados países y los pagos de rescate se difuminan casi por completo. Como parte de la condición de la transacción de rescate por la liberación de 26 miembros de la familia real qatarí que fueron secuestrados en Irak por una milicia local chií, con el apoyo de Irán, Qatar fue “obligado” a pagar un rescate imaginario que, según un artículo del Financial Times fue de alrededor de mil millones de dólares. El pago sin precedentes que financió a varias de las organizaciones terroristas más mortíferas en Siria e Irak (e Irán mismo), fue visto por muchos como un apoyo directo al terrorismo por parte del provocador principado del petróleo; lo que llevó al famoso boicot impuesto por Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos Egipto y Bahrein.

Además de los medios “tradicionales” de financiamiento, ya sean legales o criminales, las organizaciones terroristas siempre están perfeccionando sus formas de recaudar y transferir capital de una variedad de fuentes de financiamiento, mediante el uso de cualquier medio tecnológico a su disposición. El Wall Street Journal informó recientemente que el FBI había expuesto una red internacional gestionada por el Estado Islámico que utilizaba cuentas falsas de eBay y Paypal para transferir fondos a operarios en los Estados Unidos. Desde hace un tiempo Google y Youtube se han convertido en la plataforma preferida de las organizaciones terroristas para compartir videos de propaganda que, gracias a su popularidad, les ha otorgado no solo exposición y penetración en nuevas audiencias, sino también generosas regalías de los anunciantes. Algunas veces los grupos terroristas usan los métodos más avanzados, como el sistema de transferencia de dinero creado por IS que usa criptomonedas como Bitcoin para evitar las transferencias bancarias tradicionales y el riesgo que conllevan.

El rápido crecimiento en los últimos años del comercio de monedas virtuales, que usa un sistema financiero global alternativo y se caracteriza por el completo anonimato del usuario, otorga a las facciones terroristas muchas posibilidades nuevas y seguras para recaudar y transferir fondos, opciones que no existían hasta hace muy poco. Joseph Fitsanakis PhD., experto global en inteligencia y seguridad nacional del Coastal Carolina University, afirma, “a través del uso de criptomonedas y una plataforma del “dark-net”, las organizaciones terroristas de hoy pueden recaudar y ganar dinero de manera creativa. Esto incluye, entre otras cosas, las ventas de música pirata, películas o juegos en línea o la venta de imitaciones y marcas falsas en una variedad de productos de indumentaria, productos electrónicos y gadgets. Las facciones terroristas incluso venden medicinas, boletos para espectáculos y eventos deportivos falsos. Todo este comercio se lleva a cabo mediante el uso de criptomonedas, principalmente a través de la dark-net.

 

Ingresos asesinos 

En un contexto de baja transparencia de la información y la alta sensibilidad de seguridad, la compilación de estimaciones de los ingresos de las organizaciones terroristas fue complicada. Incluso la definición básica de lo que es una organización terrorista puede estar sujeta a interpretaciones diferentes y a menudo está determinada por intereses de seguridad. Esta clasificación se basa en las definiciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, que publica y actualiza la lista de organizaciones terroristas internacionales cada año.

Con el propósito de estimar los ingresos, se realizó una investigación minuciosa e integral que incluyó la recopilación y el análisis de información de una variedad de fuentes distintas. Muchas de estas fuentes se basan en informes, estimaciones y datos estadísticos de entidades gubernamentales y de seguridad, organizaciones intergubernamentales y extra gubernamentales, universidades e institutos de investigación y estudio, así como investigaciones de importantes periódicos y medios de comunicación. Para completar la imagen, realizamos entrevistas exhaustivas con expertos militares y de seguridad, investigadores terroristas y profesionales que se ocupan de la guerra financiera de organizaciones terroristas de todo el mundo.

Elaboramos el primer ranking hace tres años. Desde entonces, el tiempo transcurrido y el material acumulado nos han permitido crear una actualización confiable y cualitativa de las estimaciones de ingresos de las organizaciones terroristas. Pero además de examinar los medios financieros a disposición de los grupos terroristas vigentes y las formas en que cada organización financia sus operaciones, la investigación actual permite una visión tras bambalinas de la forma en que operan estas organizaciones: qué tendencias caracterizan las actividades de grupos terroristas, cómo ha cambiado el mapa de sus intereses, quiénes son los financieros detrás de ellos y cómo ha cambiado el equilibrio de poder en la arena del terror global en los últimos años.

Éstas son las 10 organizaciones terroristas más adineradas del mundo:

  1. Hezbollah 1,100 mdd
  2. Taliban 800 mdd
  3. Hamas 700 mdd
  4. Al-Qaeda 300 mdd
  5. Estado Islámico 200 mdd
  6. PKK – Partido de los Trabajadores de Kurdistán 180 mdd
  7. Kata’ib Hezbollah 150 mdd
  8. Yihad Islámica Palestina 100 mdd
  9. Lashkar-e-Taiba 75 mdd
  10. Ejército Republicano Irlandés (IRA) 50 mdd