Muchos han sido los temas que han centrado las discusiones del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN) desde las reglas de origen hasta el sector automotriz. Hoy en día hay un nuevo tema de batalla y es el sector salud.

La semana pasada en medios mexicanos un grupo de más de 30 empresas enfocadas al cuidado de la salud en nuestro país emitían un comunicado expresando su rechazo a un apartado del TLCAN propuesto por Estados Unidos.

Este habla de una sanción a aquel país que en sus productos inserte etiquetados advirtiendo de los daños a la salud que tiene consumir cierto tipo de alimentos.

La alianza por la salud alimentaria explica en dicho despelgado que organismos internacionales del comercio reconocen que cualquier política en pro de la salud de los países está por encima de cualquier tratado comercial.

PUBLICIDAD

Pero la discrepancia es que con este anexo propuesto por el gobierno estadounidense, con el apoyo de la Grocery Manufacturers Association y con la aceptación del gobierno mexicano, puede ocasionar que en caso de incumplirlo Estados Unidos podría tomar medidas sin necesidad de pasar por algún organismo internacional, destacó esta alianza por la salud alimentaria en su comunicado.

La prohibición de etiquetados frontales de advertencia en las negociaciones comerciales de México con Estados Unidos trastoca los derechos soberanos de cada nación para proteger el derecho a la salud de sus ciudadanos y responde a una maniobra internacional de la industria de alimentos y bebidas.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, declaró respecto a este tema que “en México hemos sido testigos de cómo la industria, a través de ConMéxico y en alianza con Cofepris, ha establecido un etiquetado que no es entendible e induce al consumo de altas cantidades de azúcar. ConMéxico y COFEPRIS se han opuesto a la sentencia de un juez que obligaría al cambio de este etiquetado. ConMéxico, por el lado mexicano, y la Grocery Manufacturers Association, por el lado estadounidense, dominan esta negociación para impedir que nuestros gobiernos puedan tomar decisiones soberanas para combatir la epidemia de obesidad”.

Desde organismos internacionales como el Healthy Food America, Jim Krieger -quien también es profesor del área de Medicina y Servicios de Salud en la Universidad de Washington- apunta que es la industria de alimentos y bebidas la que está detrás de esta propuesta, siguiendo el manual de estrategia desarrollado por la industria del tabaco.

Este plan consiste en “emplear los acuerdos comerciales para bloquear políticas de salud publico que ellos perciben como amenazas para sus ganancias”, agregó, “no se debe usar el TLCAN para restringir la capacidad de los países de proteger la salud de sus ciudadanos”.

 

Siguientes artículos

EU y Corea del Sur firmaron un nuevo acuerdo comercial
Por

Un puntos clave es el aumento en la cuota de autos que podrán exportar los fabricantes de EU. Trump habla de un "hito hi...