Andrés Rodríguez Y Juan Vera, fundadores de BlueMessaging, son originarios de Cali, Colombia, y amigos desde la infancia. Fundaron su primera compañía a finales de los años 90 en Colombia. Dos años después, la crisis financiera en Colombia los llevó a la quiebra.

Decidieron emprender proyectos distintos. Andrés estudió una maestría en ciencias de la computación en la Universidad de Stanford y trabajó como investigador en el departamento de inteligencia artificial de Standford Research Institute.

Juan fue cofundador de Sysgold, una compañía de software especializada en optimizar las operaciones de fuerzas de ventas a través de cómputo móvil, propuesta muy avanzada en una época donde aún no existían los smartphones. En 2007 se reencontraron en México: Andrés, por haberse casado con una mexicana, y Juan, para expandir las operaciones de Sysgold.

Puedes leer: El hombre que conectará tu refrigerador a internet

PUBLICIDAD

Mientras continuaban con sus respectivos trabajos, se reunían para experimentar con algoritmos de reconocimiento de lenguaje natural simulando conversaciones vía sms y analizando la experiencia de personas que interactuaban con los algoritmos.

Tras año y medio de exploración y aprendizaje, decidieron invertir sus ahorros y renunciar a sus empleos para iniciar BlueMessaging.

Silvanna Valencia, de origen salvadoreño y quien se encargaría de administrar las finanzas y los recursos humanos de la empresa, se convirtió en la tercera cofundadora.

 

Oportunidad de negocio

BlueMessaging inició operaciones a principios de 2010 con el propósito de atender a millones de consumidores frustrados por la calidad tan irregular en la comunicación con las marcas de los productos que consumen o que les prestan servicios.

La plataforma se basa en un motor de inteligencia artificial (de hecho, de aprendizaje automático o machine learning) que atiende las solicitudes del consumidor en lenguaje natural, incluyendo abreviaturas o modismos, llevando a cabo miles de conversaciones personalizadas y sociales entre las marcas y sus consumidores.

Si todo sale de acuerdo a lo planeado por sus creadores, para 2024, BlueMessaging será una empresa que conecte a más de 1,000 millones de personas por medio de millones de conversaciones entre marcas y consumidores.

La plataforma es capaz no sólo de escuchar y dialogar amigablemente con los consumidores, sino también de disparar la ejecución del proceso de negocio adecuado a las circunstancias.

Los emprendedores tenían claro que para que BlueMessaging “valiera la pena” debían diseñar un modelo de negocio escalable basado en una plataforma (propiedad intelectual de la empresa y por ende, una fuente importante de su ventaja competitiva) lo suficientemente elástica que les permitiera crecer aceleradamente y competir internacionalmente.

 

Inicio de la aventura

A seis meses de su fundación, BlueMessaging ya contaba con dos grandes clientes de soluciones hechas a la medida. Uno fue el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) para el que desarrollaron una solución de gestión de cobranza.

El otro fue Cinemex, para quien implementaron el servicio de la cartelera de cine a través de sms.

Estos proyectos fueron determinantes para que la entrada al mercado de BlueMessaging fuese exitosa. Cinemex les brindó una gran exposición mediática y un premio en innovación por la Mobile Marketing Association en Estados Unidos, en la categoría de Mejor uso de marketing móvil de América Latina.

Infonavit les dio la visibilidad necesaria para adquirir más clientes en el sector financiero.

Sin embargo, tal vez más importante fue que la empresa aseguró los ingresos necesarios para mantener una operación rentable y financiar el crecimiento de la empresa con recursos propios (bootstrapping) prácticamente desde el primer día.

Tras un crecimiento de más de tres dígitos en los siguientes dos años, el reto fue cómo sostener esa expansión.

La respuesta fue el desarrollo de productos sobre la misma plataforma tecnológica que atrajeran nuevos clientes en nichos específicos.

El primer desarrollo fue BlueMessaging Interpreters (BMI), el cual ofrecía respuestas inmediatas a preguntas de usuarios y realizaba tareas en línea, como solicitar la activación de un producto financiero, un aumento de saldo, redimir puntos de un programa de lealtad, hacer una reservación, etc.

El segundo producto fue BlueForms Multicanal (BMF), que ayudaba a instituciones financieras y agencias de cobranza a automatizar y estandarizar sus procesos de gestión de cobranza por múltiples canales: virtuales, telefónicos y/o domiciliarios.

 

El siguiente paso

Después de múltiples investigaciones y la socialización de sus productos, la compañía se enfocó en dos iniciativas: Nimblr.ai y SmartChat.

La primera inició con la mudanza de la empresa a Silicon Valley, desde donde se pronostica que las aplicaciones llamadas messaging bot tendrán un crecimiento acelerado en los siguientes cinco años, por el bajo costo y enorme alcance que pueden permitir.

Dichas aplicaciones serían un punto de inflexión en cómo las marcas podrían acceder a millones de actuales o potenciales consumidores.

Por ejemplo, BlueMessaging ha apostado a la automatización de citas en el sector salud. En Estados Unidos, aproximadamente 30% de las citas de profesionales de la salud son canceladas o reagendadas, derivando en una pérdida de ingresos de más de 14%.

Nimblr.ai, la nueva marca de BlueMessaging, es una aplicación capaz de chatear con los pacientes vía SMS, ya sea para confirmar su cita o reagendarla conectado en línea con el calendario del profesional en cuestión.

Para el mercado latino, Smart-Chat es una plataforma de autoservicio genérica con la cual los clientes pueden configurar en minutos su chatbot (robots basados en algoritmos de inteligencia artificial que simulan una conversación inteligente) con consumidores.

Para Silvana, Andrés y Juan, su aventura empresarial se da en un momento en que comienza a emerger la cuarta generación de internet.

 

Siguientes artículos

¿Por qué pertenecer a Cerveceros de México si eres un productor artesanal?
Por

Cerveceros de México es la casa de todos los que disfrutamos las cervezas hechas en México. Si eres un productor artesan...