El gigante chino Mobike rentará sus bicicletas en la Ciudad de México a partir de este domingo 18 de febrero.

Su programa piloto comenzará en la delegación Miguel Hidalgo con 200 unidades, revela su general manager, René Ojeda, en entrevista con Forbes México.

“Es la primera ciudad de Latinoamérica donde van a ver de primera mano nuestros equipos”, dice.

La empresa asiática fue fundada por la periodista tecnológica Hu Weiwei durante abril de 2016 en Shanghai. Desde entonces han llegado a 14 países, como Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Japón, Singapur y Australia, con más de 200 millones de usuarios y 8 millones de bicicletas.

PUBLICIDAD

Desde entonces, ha tenido nueve rondas de fondeo en las que ha recaudado 928 millones de dólares, de acuerdo con Crunchbase. Entre sus inversionistas se encuentra la startup de mensajería Line, Tencent Holdings y Foxconn, fabricantes del iPhone.

Su apuesta es una solución dockless (sin cicloestaciones) de última milla en una de las zonas más acaudaladas de la Ciudad, donde abundan edificios corporativos. Su target son trabajadores que se bajan del transporte público, particularmente el metro y autobús, para ir a la oficina. “Vemos a la gente que camina de avenida Reforma a las Lomas de Chapultepec, ahí es donde pensamos hacer la diferencia”.

Aunque declina compartir los precios, Ojeda menciona que los costos serán 10% más baratos de lo que cuesta el transporte público. “Si una persona se sube al metro podrá acceder a Mobike”. Sus planes serán por tiempo (media hora) o por membresías mensuales, de 90, 180 días y anuales.

El sistema funciona a través de una app, donde el usuario ingresa su número, forma de pago. Después se desplegará un mapa donde hay estacionamientos (racks de las autoridades) para colocar los vehículos. Sus unidades cuentan con un candado electrónico conectado a la Nube. Entonces el usuario desbloquea la unidad, que carece de cadena, e inicia su viaje en menos de un minuto, según el directivo.

Su llegada coincide con la de otros jugadores como los locales VBike,  su rival chino Ofo quien previamente anunció sus planes de participar en el mercado mexicano, además de competir con el rey actual, Ecobici.

Al preguntarle cuál es el diferenciador de sus equipos, Ojeda recuerda que sus bicicletas hechas en China cuentan con 60 patentes, son de aluminio, utilizan un sistema interno de GPS y carecen de cadena, en cambio emplean un sistema sellado de engranaje interior.

“La bicicleta no necesita mantenimiento mayor, tienen una vida útil de cuatro años. Las llantas son a prueba de ponchaduras, utilizan rines con frenos de disco que distinguen de otros equipos”.

El directivo adelanta que ya tiene conversaciones con las autoridades de Mérida para llevar al gigante asiático a la Península de Yucatán.

 

Siguientes artículos

BHP Billiton perforará dos nuevos pozos en aguas profundas de México
Por

El plan de exploración establece tres ubicaciones potenciales de pozos, todas al oeste de los dos pozos originales Trion...