Héctor Ouilhet quería dedicarse al arte y la filosofía, pero su padre lo obligó a ser ingeniero  y así asegurar su futuro. Hoy es el director de diseño interactivo de búsquedas para Google en Mountain View, California.

Su biografía de Google+ dice: “estoy diseñando el futuro desde el futuro”. Entre sus responsabilidades está el proceso de interacción de plataformas como Google Assistant, Google Now, Google Search y Android TV para todas las plataformas y dispositivos, en la empresa que posee un valor de mercado de 82,500 millones de dólares (mdd).

Pero volvamos a sus primeros días como estudiante. Cuando tenía 18 años pintaba acuarelas y hacía esculturas. Simultáneamente, programaba.

“Mi mamá es artista, eso me latía mucho. Al mismo tiempo, mi papá me compró una computadora súper chafita (de mala calidad) para aprender a programar y me gustaban muchísimo las dos cosas y no sabía que había algo de las dos”, recuerda en entrevista con Forbes México.

En 1999 ingresó a la Universidad de las Américas en Puebla para la carrera de ingeniería en sistemas. Cursó dos años, pero se aburrió cuando vio que solo hacían cosas como base de datos para bancos. “A mí me gustaba hacer el interfaz que los usuarios veían”.

Durante octubre de 2002, Hewlett-Packard (HP) lo fichó como becario en el área de diseño, donde, además de participar en los aspectos visuales, creaba interfaces para el antecesor indirecto de los teléfonos inteligentes, el asistente digital personal (ipaQ, en el caso de HP), que requerían un stylus (pluma electrónica) para poder operar. “Era la primera vez que empezaba a diseñar algo sobre alguien, algo que la gente tenía para moverse”.

Fue aceptado en el Instituto de Diseño en Interacción Ivrea al norte de Italia, en donde fusionó sus dos pasiones: el arte a través del diseño y la tecnología, pues allí convivía con escritores, sociólogos, arquitectos e ingenieros donde todos generaban una solución desde cada una de sus disciplinas, y trabajaba para firmas como Hitachi.

Al volver de la maestría en Italia en 2007, se postuló para un trabajo en Google México. Pero el proceso fue tan largo, que lo fichó primero el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

En septiembre del año siguiente, pasó por todos los filtros de reclutamiento para ingresar a la firma tecnológica fundada por Larry Page y Sergey Brin, ventas por 68,500 mdd y con más de 53,600 empleados según Forbes.

Comenzó diseñar espacios publicitarios en el motor de búsqueda para publicaciones como el Wall Street Journal y New York Times. Hasta que cambió su enfoque dentro de la empresa hacia el diseño de productos móviles en Tokio, Japón.

 

¿Qué es el diseño interactivo?

Esta disciplina se enfoca en la creación de productos y entorno de servicios y sistemas digitales con los que se puede interactuar a través del entendimiento, gustos, incluso las limitaciones de los usuarios

En términos concretos, Ouilhet explica que el diseño interactivo atiende “las necesidades tienen los usuarios para poder comunicarse con la tecnología”.

Ejemplifica con una reunión de oficina. Donde una persona empleará el dispositivo. Entonces su trabajo consiste en entender y anticipar la intención del usuario y cómo se desenvuelve a través de la tecnología y los sentidos, desde el tacto hasta la voz.

El desarrollo de este tipo de plataformas interactivas no es por región sino general y se particularizan después de que se finaliza la plataforma de interacción.

“Google es global, trata de resolver todo de esta manera. Sí, tenemos por sacar productos en inglés y luego en otros idiomas porque sólo es cuestión de que la mayoría de la gente está basada en Estados Unidos, no porque así queramos, simplemente porque así está el balance, pero la posición de todos es que una vez que está en cierto idioma lo tratamos de hacer para todos”.

Pero también hay obstáculos como las sugerencias invasivas que no tienen sentido mientras se usa un teléfono inteligente.

“Trato de imaginarme a la persona que lo usa lo mejor que pueda, lo abstraigo de tal manera para decir: ´bueno, basado en esto, cada vez que una persona aterrize le vamos a mostrar ésta o aquella sugerencia, porque creemos que la mayoría de la gente después de aterrizar usualmente busca su hotel, un restaurante o un taxi, pero tratas de que tenga sentido para la mayoría de la gente. Pero siempre va a ver uno, dos o tres casos que te diga ‘yo no quiero esto, yo nada más estoy haciendo conexión”.

También revela que Google actualmente tiene el enfoque de acercarse al usuario a través de un sistema de diálogo con sus plataformas donde las sugerencias de búsqueda mejoren a través de la interacción personalizada

“Trabajamos para que con dos segundos de interacción pueda darte el resultado que más te guste. Entonces estamos evolucionando de una manera de darte información de una manera más conversacional”, explica.

 

Futuro sin fricciones entre personas y máquinas

Actualmente, Ouilhet trabaja con un equipo de 100 personas en Mountain View y, bajo la consigna de hacer la vida más fácil a los usuarios, donde la interacción se dirige a la conversación entre la tecnología y las personas.

“Espero que en unos años, mi hija y usuarios de todo el mundo puedan interactuar con un dispositivo como lo hacemos con otras personas, sin importar el sistema operativo, tamaño de pantalla, lenguaje o raza”.

El ingeniero mexicano asegura que la tecnología ha evolucionado al punto de reconocer patrones y tendencias. Por ejemplo, en Google Fotos, donde se pueden buscar la palabra perro, y la app de forma automática selecciona del archivo de imágenes aquellas fotografías con la mascota del usuario.

“Estamos construyendo la base para un futuro sin fricciones entre máquina y humano”.

 

 

Siguientes artículos

7 fundamentales de la imagen corporativa
Por

En entornos altamente competitivos, uno de los mayores retos para las empresas es seleccionar las mejores estrategias pa...