Desde la ciudad de Salamanca, Guanajuato, un equipo multidisciplinario de ingenieros y doctores preparan lo que será el futuro de los materiales capaces de sustituir a las espumas sintéticas y el unicel con la garantía ecológica que aminora el impacto ambiental.

En un área específica de la Universidad de Guanajuato Bárbara, este proyecto encabezado por Alexis Gómez-Ortigoza, Axel Gómez-Ortigoza González Rolón, Francisco Núñez de Cáceres, cada uno desde su trinchera, trabaja en la generación de proyectos 100% mexicanos como el Fungicel, un biomaterial que a través de un proceso químico podrá convertirse en el nuevo empaque y material de embalaje que utilicen empresas trasnacionales.

Generados mediante biotecnología aplicada en materiales a través de un proceso ecológicamente y energéticamente eficiente, esta invención ofrece soluciones costo-eficientes, eco-amigables y con alta versatilidad de aplicaciones no solo para la industria sino para el uso diario.

 

Siguientes artículos

El despropósito del emprendedor
Por

El único y absoluto propósito de una empresa es generar riqueza económica y la única forma de generar riqueza económica...