Si tienen muchas ganas de mudarse y 130 millones de dólares a la mano, pueden hacerse de este penthouse de tres pisos y 1,150 metros cuadrados, ubicado a un par de cuadras de Central Park.

 

Por Erin Carlyle

 

PUBLICIDAD

Con un precio de venta de 130 millones de dólares, el penthouse de tres pisos y 1,150 metros cuadrados que se planea se encuentre en lo más alto de una torre de lujo que se levantará en 520 de Park Avenue será el apartamento más caro que Nueva York haya visto en su vida, superando los 118.5 millones que actualmente se piden por tres unidades separadas que actualmente se venden juntas en la torre Ritz-Carlton, en Battery City.

Se espera que la torre de condominios de 54 pisos comience a construirse en febrero de 2015, dice Arthur Zeckendorf, de Zeckendorf Development. Ubicada en la calle 60, dos cuadras al este de Central Park, 520 Park Avenue está diseñada para competir con otro exitoso proyecto de Zeckendorf: 15 Central Park West, actualmente un enclave multimillonario y una de las direcciones más prestigiosas de Nueva York.

“Es evidente que 520 Park es el 15 Central Park West del Upper East Side”, dijo Zeckendorf a Forbes. “Ambos edificios fueron diseñados para ser edificios hermanos.” Describió que el penthouse del 520 Park tendrá techos de cuatro metros y medio, con acabados del viejo mundo y las comodidades modernas.

Los condominios de lujo en 15 Central Park West se agotaron en cuatro años. Entre sus compradores están el CEO de Goldman Sachs Lloyd Blankfein, el multimillonario de los fondo de cobertura Daniel Loeb, la multimillonaria de Spanx Sarah Blakely, el músico Sting, y el actor Denzel Washington. La torre ya inspiró un libro: House of Outrageous Fortune, de Michael Gross, que documentó una supuesta guerra por uno de sus penthouses entre Loeb y el inversionista activista Carl Icahn.

Los Zeckendorfs esperan otro gran éxito, pero está en duda cuánto lujo más es capaz de soportar el mercado de la ciudad de Nueva York. Hay otros desarrollos residenciales de lujo en marcha, al sur y al este de Central Park, incluyendo la torre One57, de Extell, en la calle 57, 432 Park Avenue de Harry Macklowe, y el superdelgado 111 West 57th Street, que tendrá sólo 60 metros de ancho. La primera de las supertorres, One57, vendió rápidamente la mitad de sus apartamentos en 2012, pero ahora tiene vendido sólo 70%, dicen fuentes a Forbes.

“Mi instinto me dice que hay una demanda limitada para este tipo de productos”, dice Ben Thypin, director de análisis de mercado en Real Capital Analytics. “One57 está viendo una reducción en esa demanda.”

Pero Jonathan Miller,  de la empresa de valuación Miller Samuel, señala el aumento de la riqueza global como una razón por la que muchas torres podrían eventualmente encontrar compradores. “Si nos fijamos en lo que está impulsando a los inversores de lujo en este mercado, muchos de ellos, al menos en el lado internacional, forman parte de un fenómeno global que se caracteriza por importantes desafíos económicos de Asia, Europa y América del Sur. Y no creo que esas condiciones vayan a alterarse significativamente en los próximos años. Creo que el flujo de la demanda continuará.”

Miller también señala que con tasas de interés bajas, los desarrolladores pueden pagar más fácilmente para construir y poner un precio alto a sus apartamentos. Y con tantos proyectos inundando el mercado, Miller cree que los compradores potenciales sienten menos urgencia, tal vez esperando a ver el resultado final de los proyectos antes de comprometerse a adquirir uno.

A la fecha, el récord del apartamento más caro jamás vendido en Nueva York está en manos de Ekaterina Rybolovleva, hija del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, que pagó 88 mdd por un penthouse de 620 metros cuadrados en el 15 Central Park West de Zeckendorf.

Robert A. M. Stern Architects diseñó la torre 520 Park Ave, que albergará 31 viviendas. Siete dúplex de 845 metros cuadrados tienen un precio de 67 mdd; el precio de sus 23 departamentos de 430 metros cuadrados, llamados “simplexes”, comienza en 16.2 mdd.

park2-e1411568612233

Así lucirá el edificio una vez terminado.

 

Siguientes artículos

Limelight, una revolución en el tiempo
Por

Con 125 años de historia, la elegancia y exactitud de los relojes Roamer, continúan ofreciendo al mundo, un diseño único...