Por Kathleen Chaykowsk

Son las 10 p.m. de un domingo de noviembre en el Aeropuerto de Burbank California, y Jack Conte, la mitad sonriente y barbuda del dúo musical de marido y mujer Pomplamoose, está recostado en una silla, con la sudadera puesta sobre su cabeza, tratando de descansar un poco. Conte, de 33 años, pasó gran parte del fin de semana en Los Ángeles interviniendo con su banda de funk, Scary Pockets, y ahora es momento de regresar a San Francisco para un tipo de concierto completamente diferente: su trabajo diario en Patreon, un sitio web y aplicación móvil donde los fanáticos pagan suscripciones mensuales para apoyar a sus creadores favoritos, desde pintores hasta podcasters, cantantes, bailarines, escritores, diseñadores de juegos y fotógrafos.

El momento capta perfectamente lo que Conte llama alegremente su “crisis de identidad”: ser CEO y fundador de una startup de 100 personas (valuada en septiembre en aproximadamente 400 mdd) sin abandonar por completo su pasión por la música, que es lo que lo llevó a inventar Patreon en primer lugar. “Muchos creadores dependen de que seamos un equipo de alto rendimiento”, dice Conte durante una entrevista en la oficina de Patreon en San Francisco. “Para mí es lo más importante en el mundo, así que hay menos tiempo para la música”.

La dedicación de Conte proviene de la convicción de que Patreon puede evitar que los creadores de contenido tengan que sobrevivir en la publicidad digital, una tarea casi imposible para la mayoría, o recurrir a campañas únicas en sitios como Kickstarter e Indiegogo. La compañía se basa en una apuesta contra intuitiva de que los fanáticos están dispuestos, incluso ansiosos, a pagar suscripciones mensuales por contenido que podrían obtener de forma gratuita, siempre que ayude a sus artistas favoritos y sea fácil de hacer. Hay razones para creer que tiene razón. Más de un millón de usuarios de Patreon están ayudando a proporcionar a unos 50,000 artistas un sueldo mensual predecible.

PUBLICIDAD

“En Kickstarter e Indiegogo, los creadores esencialmente tienen que empezar de nuevo cada vez”, dice Danny Rimer, socio de Index Ventures que es un inversor y miembro de la junta directiva de Patreon. “Es la misma razón por la que las compañías de software pasaron de software con licencia a suscripciones: ingresos predecibles y mejor servicio para los clientes”.

Desde que comenzó a Patreon hace cuatro años con su compañero de cuarto de la Universidad de Stanford, Sam Yam, de 33 años, que es CTO, la compañía ha pagado más de 250 mdd a sus artistas, 150 mdd solamente en 2017. La tracción de Patreon se ve impulsada por un sistema de promesas simples y la línea directa que abre entre artistas y admiradores, o “patrocinadores”, que tienen acceso a ventajas como sesiones de preguntas en vivo o chats exclusivos con los artistas, y videos “detrás de cámara” más informales de los que un artista puede compartir en Instagram o Facebook. Tampoco afecta que ser altruista haga que las personas se sientan bien. En otras palabras, Conte no necesitaba cambiar la naturaleza humana para que Patreon funcionara, simplemente necesitaba facilitar el intercambio entre el fan y el artista.

Si bien Patreon ya no es el único jugador en su categoría (Kickstarter lanzó un competidor llamado Drip en noviembre), sí es el más grande, y está creciendo más rápido que nunca. La cantidad de usuarios y creadores y la cantidad comprometida se duplican anualmente. Ahora Patreon está utilizando algunos de los más de 100 mdd que ha recaudado de los inversores, que incluyen Thrive Capital y Freestyle Capital de Joshua Kushner, para duplicar su número de empleados durante el próximo año.

Según algunas medidas, el éxito de Patreon desafía la lógica. El usuario promedio compromete 12 dólares por mes, más que el costo de una suscripción básica a Spotify o Netflix, que ofrece acceso a inmensas catálogos de videos y música. (Algunos usuarios se comprometen por pieza). Decenas de artistas ganan más de 30,000 dólares al mes, incluido el productor de video Blind Wave y un cantante a capella Peter Hollens, quien ganó alrededor de 400,000 dólares en el sitio el año pasado.

Desde el principio, Patreon ha recortado un 5% de cada contrato. Ese es el mismo recorte adoptado por Kickstarter e Indiegogo, pero mucho menos que los programas de socios de YouTube y Apple iTunes, que mantienen el 45% y el 30%, respectivamente. “La misión es enviar tanto dinero como sea posible a los creadores”, dice Conte. Las comisiones generaron un estimado de 8 mdd en ingresos el año pasado.

Los “patrocinadores” se registran en “niveles”, generalmente de 1 a 10 dólares, aunque algunos pagan mucho más, por el acceso a los beneficios de los artistas. La intérprete de ukelele Cynthia Lin, que ofrece a los fanáticos lecciones en vivo, obtiene aproximadamente la mitad de sus ingresos de Patreon y aumentó su número de admiradores de 400 a 1,400 el año pasado. Con videos de “sketchbook tours” y chats, la ilustradora chilena Fran Meneses gana más de 4,000 dólares al mes, lo que complementa los ingresos de su tienda Etsy y su presencia en Instagram.

Los creadores se unen a Patreon de forma gratuita y no tienen que prometer exclusividad. El sitio les ofrece instrucciones sobre cómo usarlo de la manera más efectiva. También proporciona una lista creciente de herramientas administrativas, como análisis y administración de correo electrónico para ayudar a los creadores a ejecutar campañas de membresía basadas en modelos de las estaciones de radio en Estados Unidos. Por ahora, Patreon está diseñado para creadores que ya tienen seguidores establecidos pero que no son conocidos. A largo plazo, Conte espera ayudar a financiar nombres más grandes y demostrar que la tecnología puede ayudar a restablecer las bases financieras para los creadores de contenido que el Internet ha erosionado en gran medida.

La ideología inicial de los primeros artistas de Patreon puede parecer lucrativa para algunos, pero viene con trampas, especialmente en un mundo donde los modelos de negocios digitales cambian con frecuencia. “Los creadores necesitan diversificar sus ingresos tanto como sea posible para que no se les pueda quitar la alfombra”, dice Laura Chernikoff, directora ejecutiva de Internet Creators Guild.

Para Conte, la misión es personal. Creció en el bohemio y chic Marin County, justo al norte de San Francisco, y se enganchó a la música desde los 6 años, cuando su padre le enseñó la escala de blues. Mientras estudiaba música y composición en Stanford, comenzó a hacer videos de YouTube con su entonces novia, Nataly Knutsen, en 2007. (Los dos se casaron en 2016). En 2013 agotó su cuenta de ahorros, agotó dos tarjetas de crédito y pasó tres meses haciendo un video musical electrónico, enteramente con robots y una réplica de la cabina del Millennium Falcon. A sus fanáticos les encantó el video, que obtuvo más de un millón de reproducciones de YouTube en su primer año. Sin embargo, Conte se embolsó solo 54 dólares de los ingresos publicitarios durante el primer mes del video. Hasta la fecha, ha generado alrededor de 1,000 dólares. Sin incluir el tiempo de Conte, costaba más de 10,000 dólares. “Este fue mi momento más bajo como creador”, dice Conte. Sabía que había creado algo de valor, pero que nunca le pagarían por eso. “Esa discrepancia condujo directamente a la creación de Patreon”, agrega.

Conte discutió su idea con Yam, quien programó el sitio en meses. Entró en funcionamiento en mayo de 2013, y en cuestión de minutos, más de 100 admiradores prometieron más de 700 dólares al mes para apoyar el trabajo de Conte. En cuestión de meses, Patreon tuvo inversores.

Conte ahora está considerando una cantidad de oportunidades de crecimiento. Primero es la expansión al extranjero: el sitio está en inglés y solo cobra en dólares, sin embargo, el 40% de los clientes se encuentran fuera de los EE. UU. Con el tiempo, Conte imagina características más inmersivas, como conciertos de realidad virtual. Más allá están las nociones borrosas de convertir a Patreon en un proveedor de servicios para pequeñas empresas, que incluye venta de entradas y comercialización, para ayudar a los artistas a convertir sus pasiones en profesiones. “Los artistas no tienen que morir de hambre”, dice Conte.

 

Siguientes artículos

petroleo-plataforma-Ronda
Subsidiaria de Petronas obtiene 30% de campo en aguas profundas de México
Por

Para quedarse con el bloque, China Offshore ofreció una regalía adicional de 15.01% y un factor de inversión adicional d...