Por Auxiliadora Rosales

Mónica Sofía Porras, de 31 años, es ingeniera civil y gerente propietaria de Ecovida. Se prepara para lanzar al mercado nicaragüense su reciente creación: un vinagre de flor de Jamaica con el que ganó el LEADS Mujer 2018, un concurso de emprendimiento a nivel de Centroamérica organizado por INCAE y Mastercard.

El negocio comenzó como una empresa familiar que se dedicaba al cultivo orgánico de la planta en La Finca Ecovida, la cual está ubicada en el municipio de la Paz de Carazo. En un inicio la suministraban a granel en ferias, mercados y con vecinos, y el paso siguiente fue fabricar mermeladas y empacar la flor.

“¿Por qué vinagre y no vino?”, preguntó el jurado calificador del concurso realizado en Costa Rica. La espigada morena respondió sonriente: “porque el vinagre es un producto cotidiano y masivo y en mi país se consumieron tres millones de litros de vinagre químico en el 2017 y yo quiero potenciar las propiedades nutritivas y medicinales de la flor de Jamaica y aportar con un producto que brinde salud”. Esto bastó para ganar el certamen y un premio de 7,500 dólares.

PUBLICIDAD

Ahora Porras trabaja para lanzar el vinagre de Jamaica antes de que termine el año. Con base en el estudio de mercado realizado durante la mentoría recibida de parte de INCAE en la tercera fase del programa LEADS Mujer 2018 se determinó una demanda mensual de introducción de 2,450 unidades del producto en presentación de 500 mililitros a un precio sugerido de 2.2 dólares, las cuales podrían ser comercializadas en los supermercados de Managua.

Puedes leer:  Los chefs de Nicos recibirán el Diners Club Lifetime Achievement Award

Sin embargo, la empresaria sabe que tiene que buscar nuevos nichos de mercado para superar el freno económico que generó la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde el 18 de abril:  “Sé que vivimos un momento donde pocos ven algo positivo, pero yo soy así, me gusta enfocarme en lo positivo y creo que la exportación  debe darse a corto plazo y se dará porque tenemos que explorar otros nichos de mercados. Es una meta que debemos alcanzar en el 2019”, asegura la gerente de Ecovida.

En esta búsqueda, la empresa también trabaja en el desarrollo de capacitaciones técnicas, investigación y desarrollo a mujeres cabeza de familia de zonas rurales que cultivan la flor de Jamaica, comenzando por la comunidad cercana a la finca y con perspectivas de convertirlas en aliadas en la producción de materias primas.

“Desde que Ecovida nació formalmente en 2013 apostamos a la creación de una línea de productos saludables que se pudiera llevar a mercados internacionales. Trabajamos para diversificar nuestro portafolio con productos elaborados a partir de materias primas locales”, asegura.

 

 

Siguientes artículos

Remesas de El Salvador alcanzan 3,604 mdd hasta agosto
Por

En el mes de agosto se recibieron 451.5 mdd por ingresos bajo este concepto, creciendo 9.5% respecto al mismo mes del añ...